PATROCINADO POR
Amandín. La opción más saludable

El veganismo es una forma de vida que trata de evitar, en la medida de lo posible, todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales, incluyendo el uso de animales para la alimentación, la ropa y el calzado, la cosmética y cualquier otra actividad que cause su muerte o sufrimiento, como los circos, zoológicos y carreras de caballos.

El veganismo se opone al uso de animales en investigación médica y militar y promueve la búsqueda de alternativas más seguras, eficientes y humanas a estas prácticas.

En cuanto a la alimentación, la persona vegana sigue una dieta 100% vegetal, es decir, una dieta en la que se excluyen todos los tipos de carne, el pescado y el marisco, los productos lácteos, los huevos y la miel.

Aunque para la mayor parte de las personas que viven en los países occidentales y que basan su alimentación en productos animales, esto suena restrictivo, lo cierto es que una alimentación 100% vegetal puede y de hecho suele ser mucho más variada que la dieta occidental típica. Esto es así porque las personas veganas incluyen en su dieta muchos alimentos vegetales que, habiendo formado parte de la alimentación tradicional durante siglos, han sido recientemente relegados en favor de los alimentos animales.

dieta vegana

Lo que la dieta vegana incluye, además de toda clase de frutas y verduras, es:

Cereales integrales. No solo pan, arroz y pasta. Otros cereales y pseudo-cereales  como la avena, el maíz, el mijo, el amaranto, la quinoa o la cebada forman parte habitual de la dieta vegana. Del gluten del trigo se obtiene el seitán, una “carne” vegetal rica en proteínas y minerales que ha formado parte de la alimentación asiática durante siglos.

Legumbres. Además de los garbanzos, alubias, lentejas y guisantes, las dietas veganas incluyen soja y sus derivados (tofu, tempeh, miso, leche y yogur de soja), alimentos ricos en proteínas, minerales y vitaminas y con un perfil de grasas mucho más saludable que los productos de origen animal. Los cacahuetes pertenecen también a la familia de las legumbres y lejos de ser un mero aperitivo o tentempié, son parte de la cocina tradicional asiática, además de ser la base de la famosa mantequilla de cacahuetes, con la que se pueden preparar sándwiches, batidos y muchos postres.

Frutos secos y semillas. Nueces, almendras, avellanas, anacardos, piñones, nueces de macadamia, nueces del Brasil, semillas de calabaza y de girasol, sésamo, lino, chía…alimentos olvidados en la dieta actual y que sin embargo son nutricional y culinariamente muy interesantes, además de tener efectos muy beneficiosos sobre la salud.

Setas. Toda clase de champiñones y setas comestibles son habitualmente incluidas en una alimentación vegana, proporcionando sabor y nutrientes a los platos de arroz, pasta, sopas, ensaladas y empanadas.

Algas. Las algas son las verduras del mar y han formado parte de las tradiciones culinarias de muchos pueblos costeros, como los japoneses, los irlandeses o los gallegos. Aunque es difícil encontrarlas en los restaurantes convencionales, las algas tienen su hueco especial en la cocina de las personas veganas por su sabor característico y por sus propiedades nutricionales.

¿Quién puede seguir una dieta vegana? ¡Cualquier persona!

Así lo ha reconocido una vez más la Academia Americana de Nutrición a finales del año pasado. Una dieta vegana bien planificada “es adecuada en todas las etapas de la vida, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, adolescencia, vida adulta y vejez, así como para los atletas”.

Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra
Bueno y Vegano Mayo 2017

4 COMENTARIOS

  1. Eso no es tan así hay que acondicionarse antes de ser tan estricto con una dieta ,sea esta netamente carnívora o vegetariana

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here