Nos hemos acostumbrado a relacionar vejez con enfermedades, medicamentos, hospitales, pérdida de capacidades y dependencia. Pero no tiene por qué ser así. Como nos muestran los habitantes de las zonas azules del planeta, vejez no es sinónimo de enfermedad ni de deficiencia. Una vejez activa junto con una alimentación adecuada son las claves.

Vejez activa y sana: cómo prepararla y vivirla desde el veganismo

El problema es que en la vejez salen a la luz las consecuencias de décadas de malos hábitos y de maltrato a nuestro cuerpo. En otras palabras, en la vejez recogemos lo que hemos ido sembrando a lo largo de una vida de no cuidarnos de forma adecuada.

Vejez activa y sana

Por supuesto esto no quiere decir que todas las enfermedades sean consecuencia de nuestros hábitos. Otros factores, como la genética, la contaminación ambiental o las infecciones, entre otros, también pueden hacernos enfermar. La enfermedad es parte de la vida y hagamos lo que hagamos antes o después vamos a tener que convivir con ella. Aun así, la forma en que nos cuidemos puede disminuir las molestias y las complicaciones que todas las enfermedades conllevan.

Si te fueras a pasar un fin de semana a Loma Linda, en California, ¿qué verías? Verías a personas muy mayores, de 90 o más años, conduciendo su coche, jugando al tenis, practicando yoga, haciendo la compra, cuidando su jardín o paseando con amigos. Verías gente que aunque mayor, sigue viviendo activamente y participando en su comunidad.  Loma Linda es una de las cinco regiones del mundo con mayor porcentaje de centenarios. Sus habitantes viven una media de 9-10 años más que el resto de ciudadanos de Estados Unidos.

La alimentación es la clave

Uno de los factores comunes a todas las zonas azules y que se cree que es clave para favorecer una vida larga y con pocas enfermedades crónicas es una alimentación total o predominantemente vegetal. La ausencia de sustancias cancerígenas presentes en la carne y la abundancia de fibra y antioxidantes de los vegetales es una de las razones por la que este tipo de dieta es capaz de prevenir un buen número de enfermedades. Si eres vegana o vegano ya partes con ventaja a la hora de tener una buena vejez, pero aun así no debes descuidar tu alimentación. Las personas veganas mayores de 60 años tienen necesidades nutricionales especiales que debes conocer:

Debes aumentar tu consumo de proteínas

Con los años la utilización de proteínas es menos eficiente y necesitamos comer más para lograr los mismos resultados. Las proteínas son esenciales para mantener tu masa muscular y tus huesos en buena forma y prevenir dolores, caídas y fracturas. Las legumbres, el tofu, el tempeh y el seitán son las mejores fuentes de proteínas vegetales, cómelos a diario, en las dos comidas principales. Las hamburguesas, albóndigas, salchichas y otros productos veganos elaborados con ingredientes de buena calidad y bajos en sal también son una fuente excelente de proteínas y pueden incluirlos en la dieta 2-3 veces por semana.

Debes asegurar un alto consumo de calcio

Si tomas leche y yogures de soja, estos deben estar enriquecidos con calcio. El tofu y el tempeh son una buena fuente de calcio, así como muchos alimentos vegetales ricos en calcio, como el brécol, la col verde rizada, las coles de Bruselas, las hojas verdes de ensalada, las almendras, el sésamo, las naranjas y el pan integral. Además, para que el calcio se absorba necesitas tener buenos niveles de vitamina D en sangre. La mejor forma de obtener vitamina D es con la exposición diaria al sol, durante al menos una hora. Si vives en una región con poca luz solar, o durante el invierno, puede ser recomendable tomar un suplemento de vitamina D.

No descuides los suplementos de DHA vegetal

Procedentes de aceite de microalgas, pueden ayudar a mantener tu cerebro en buen estado. Aunque no está claro si las personas sanas se benefician de tomar estos suplementos, sí es una buena idea tomarlos si empiezas a sufrir pérdida de memoria o deterioro cognitivo, o si has tenido o tienes síntomas de depresión.

No te olvides de las nueces y otros frutos secos

Sus grasas insaturadas, su vitamina E y sus sustancias antioxidantes son vitales para la salud del corazón y del cerebro. Además, son una fuente muy buena de proteínas que se añaden a las que aportan las legumbres y los derivados de la soja.

Uno de los factores clave para favorecer una vida larga y con pocas enfermedades crónicas es una alimentación total o predominantemente vegetal

Si eres varón, los mejores alimentos para cuidar tu próstata son los ricos en licopeno como la salsa de tomate y los tomates frescos, además de los productos de soja.

La luteína y la zeaxantina, otros dos antioxidantes de la familia de los carotenos, pueden proteger los ojos frente a las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad. Sus mejores fuentes son las verduras de hoja verde como espinacas, acelgas y col verde rizada. A continuación, los guisantes, la calabaza, las coles de Bruselas y el brécol también aportan buenas cantidades.

Debes seguir tomando suplementos de vitamina B12

Los niveles bajos de esta vitamina dan lugar a una elevación de la homocisteína en la sangre, una sustancia con efectos dañinos en el cerebro, en el corazón y en los huesos. Para las personas mayores, veganas o no, los suplementos son la mejor forma de obtener suficiente vitamina B12, pues con la edad la absorción intestinal de esta vitamina de los alimentos disminuye.

Ejercicio físico

Tan importante como la alimentación es el ejercicio físico. Ser físicamente activos va a conservar durante más tiempo nuestra masa muscular y la densidad de nuestros huesos, previniendo o retrasando la osteoporosis y disminuyendo el riesgo de fracturas óseas. Además el ejercicio potencia la coordinación y el equilibrio, que también son factores protectores frente a las caídas.

Muchas personas creen que cuando se jubilan ya ha terminado su contribución a la sociedad. En la antigüedad, los ancianos y ancianas eran respetados por su experiencia y sabiduría, pero nuestra cultura tiende a relegar a las personas mayores a sus casas o a residencias y a no contar con ellos más. Esto es un desperdicio de talento y habilidades que no nos podemos permitir y además contribuye al envejecimiento prematuro del cerebro en la vejez. Aunque ya no vayas a trabajar, es mucho lo que puedes aportar.

Tener el cerebro ocupado y asumir desafíos intelectuales es la mejor forma de retrasar el deterioro cognitivo y la pérdida de memoria que asociamos con edades avanzadas

Seguro que hay decenas de cosas que puedes enseñar a otros, más allá del ámbito familiar. Hay muchas organizaciones en las que puedes participar como voluntario y donde tu experiencia laboral y vital puede ser de gran utilidad. También puedes aprovechar estos años para explorar facetas creativas que antes no habías tenido tiempo de desarrollar, como escribir, pintar, interpretar, o cualquier otra actividad artística. Tener el cerebro ocupado y asumir desafíos intelectuales es la mejor forma de retrasar el deterioro cognitivo y la pérdida de memoria que asociamos con edades avanzadas.

Por último, muchos centenarios nos cuentan que siguen vivos porque tienen un propósito en la vida, una razón para levantarse por las mañanas. Este propósito puede ser cuidar de un miembro de la familia o de un animal, o terminar un libro, o pasar más tiempo con la pareja. Para muchos veganos y veganas el propósito también puede ser trabajar por los derechos de los animales y por el medio ambiente de una forma más activa de lo que podían hacerlo cuando tenían otras obligaciones. ¿Qué mejor forma de pasar los últimos años de la vida que contribuyendo a crear un mundo más vegano?

Autora: Miriam Martínez Biarge,  Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Enero 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here