La demencia senil, la enfermedad de Alzheimer, la pérdida de memoria asociada con la edad o simplemente la disminución de nuestras capacidades intelectuales es algo que preocupa a la mayoría de personas a medida que nos vamos haciendo mayores. ¿Es inevitable perder facultades mentales al pasar de una cierta edad? ¿Es el “precio” que debemos pagar por vivir más años? ¿Se pueden evitar estas enfermedades?. El veganismo y sus efectos sobre la memoria a examen.

Veganismo y memoria: protegiendo la salud de nuestro cerebro en todas las etapas de la vida

Estilo de vida y memoria

Tras varias décadas de estudios, hoy sabemos que sí, que aunque la herencia sea importante, nuestro estilo de vida parece serlo más y puede contribuir a evitar o al menos retrasar la pérdida de memoria y otras capacidades mentales.

De acuerdo con el Instituto Nacional del Envejecimiento de los EEUU, la dieta es un pilar básico en la prevención de la enfermedad de Alzheimer. Esta institución recomienda la adopción de la dieta MIND (mente, en inglés), una dieta predominantemente vegetal y rica en antioxidantes que ha mostrado beneficios en la prevención y la ralentización de esta enfermedad. Se cree que el estrés oxidativo y las sustancias pro-inflamatorias (incluyendo las grasas saturadas y el colesterol) juegan un papel importante en el deterioro intelectual. La dieta MIND incluye entre otras cosas al menos seis raciones de verduras de hoja verde a la semana, frutos rojos al menos dos veces por semana, cocinar con aceite de oliva en cantidades moderadas, y optativamente, un máximo de un vaso de vino al día.

Diversos estudios han mostrado que aquellas personas que consumen frutos secos regularmente tienen mejor memoria

¿Pueden algunos alimentos específicos ayudar a conservar y mejorar nuestra memoria?

Posiblemente. Aunque no hay una evidencia absoluta acerca de esto, sí hay indicios de que determinados antioxidantes contenidos en algunos alimentos, cuando se toman regularmente  pueden ayudar a mantener joven nuestro cerebro. Vamos a ver los más importantes:

Arándanos

Tienen un elevado poder antioxidante y anti-inflamatorio, debido sobre todo a los compuestos que les dan su color azul característico: las antocianinas.

Café y té

Las personas que beben café regularmente tienen menor riesgo de padecer Alzheimer y Parkinson. La cafeína aumenta la concentración y la alerta y mejora el estado de humor al elevar los niveles de serotonina en el cerebro. El café es además rico en antioxidantes. El té verde, además de cafeína, tiene polifenoles y otros antioxidantes que también han probado su efecto protector frente al Alzheimer y al Parkinson. Aunque el té verde también aumenta la alerta al igual que el café, sin embargo al mismo tiempo estimula la producción de ondas alfa, relajantes, en el cerebro, por lo que puede ser de elección en las personas a las que el café “les pone nerviosas”.

Frutos secos

Su riqueza en vitamina E y otros antioxidantes protegen a las neuronas frente al daño por radicales libres. Diversos estudios han mostrado que aquellas personas que consumen frutos secos regularmente tienen mejor memoria que aquellas que no los comen.

¿Y el pescado? ¿Es bueno el pescado para el cerebro?

Es una idea popular que los ácidos grasos del pescado son buenos para el cerebro, y el Instituto Nacional del Envejecimiento recomienda una ración de pescado a la semana como parte de la dieta MIND. Sin embargo los estudios al respecto son contradictorios y no todos han encontrado un beneficio claro. Aunque el pescado es rico en DHA también tiene altos niveles de mercurio y pesticidas, que pueden contrarrestar los efectos beneficiosos de los omega-3.

La suplementación con vitamina B12 es la mejor forma de asegurarnos unos buenos niveles y esto es algo que ningún vegano debería descuidar

Los veganos y la memoria

Como hemos visto, una dieta vegetal es una de las mejores formas de prevenir el deterioro intelectual asociado con la edad. De acuerdo con esto las personas veganas tendrían menos riesgo de presentar estos problemas. Sin embargo para que esto se cumpla es esencial que no haya deficiencia de vitamina B12, pues esta vitamina es imprescindible para una función cerebral normal. La suplementación con vitamina B12 es la mejor forma de asegurarnos unos buenos niveles y esto es algo que ningún vegano debería descuidar.

Es aconsejable que aquellas personas que tengan riesgo alto de padecer enfermedades neurodegenerativas (por genética u otros motivos) tomen un suplemento diario de 250 mg de DHA de origen vegetal (aceite de microalgas).

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here