El consumo de bebida vegetal (o leches vegetales) ha aumentado en los últimos años. De consistencia y uso similar a la leche animal, se presentan como alternativas a este producto. Existen diferentes tipos de bebidas vegetales y grandes diferencias entre unas y otras.

Leche vegetal: no todas son iguales

¿Qué hay detrás de la bebida vegetal?

“Lo primero que tenemos que decir es que las bebidas vegetales no son un sustituto de la leche de vaca a nivel nutricional, son alimentos completamente diferentes, sustituyen el hábito de tomar un líquido blanco en el desayuno, merienda… pero que nadie piense que está tomando los mismos nutrientes, son alimentos distintos”, afirma el nutricionista Álvaro Vargas en su libro Nutrición práctica. Para tu día a día. Aún así, se pueden usar para elaborar muchas recetas igual de sabrosas y saludables.

Detrás de la compra de leches vegetales hay motivaciones de salud, medioambientales y animalistas. Están las personas intolerantes o alérgicas a los lácteos, quienes no quieren contribuir al impacto medioambiental de la industria ganadera en el mundo, y las personas veganas que renuncian al consumo de productos lácteos por motivos éticos.

Una oferta muy variada

En las estanterías de los supermercados podemos observar un amplio abanico de bebidas vegetales. A rasgos generales, diferenciamos cuatro grandes grupos según la materia prima con la que se elaboran. Puede ser legumbres -soja-, cereales -arroz y avena-, frutos secos -almendras, avellanas, nueces- o semillas -cáñamo o sésamo-. Se obtienen exprimiendo estos productos y añadiendo otros, así que el valor nutricional dependerá de la materia prima y sus propiedades, del porcentaje de agua, del azúcar añadido y de si está enriquecida con vitaminas, minerales, etc.

Bebida de soja

La leche de soja es la bebida vegetal más completa por su aporte de proteínas y es similar a la leche de vaca, siempre y cuando esté enriquecida con calcio y vitamina D. “Es una buena fuente de proteínas y si está enriquecida con calcio, también de este mineral”, afirma la médica pediatra Miriam Martínez Biarge en su libro Mi familia vegana. “El calcio con el que se fortifica la leche de soja se absorbe muy bien, en una proporción similar que el calcio procedente de los productos lácteos”, añade.

Tal y como explica Martínez Biarge, “las leches pueden fortificarse añadiéndoles sales de calcio (fosfato o carbonato cálcico) o un alga marina llamada Lithothamnium calcareum que es naturalmente muy rica en calcio. Generalmente las leches vegetales de producción ecológica usan esta alga”.

La leche de soja es la bebida vegetal más completa por su aporte de proteínas

El resto de las bebidas vegetales tiene una composición bastante diferente a las elaboradas con soja. “La mayoría tienen una cantidad muy baja de proteínas y algunas tienen mucho azúcar. Su valor nutricional en general es bajo y se pueden considerar más un refresco que una leche”, explica la facultativa.

Bebida de arroz

Así, por ejemplo, la bebida de arroz prácticamente no tiene proteínas y sí una considerable cantidad de hidratos de carbono, muchos de ellos en forma de azúcar libre. “Por este motivo y porque el arroz es un alimento muy contaminado con arsénico, esta leche es la menos recomendable para los niños y tampoco aporta nada de interés en la alimentación de los adultos”, expone la doctora Martínez Biarge.

Bebida de almendras

“Otra bebida interesante sería la de almendras, por su calcio y vitaminas, pero hay pocas marcas con una buena cantidad de fruto seco. La de avena no está mal, aunque muchas marcas hidrolizan esta avena, esto quiere decir que separan también su fibra, por lo que habría azúcares libres, pero no sería una cantidad grande, la dejaría como buena opción. Si optáis por la de arroz o espelta, lo importante es que sean integrales. También están bien las de quinoa, alpiste, avellanas… aunque se disparan un poco de precio”, explica Vargas.

¿Cómo elegir la mejor opción?

A la hora de comprar una bebida vegetal es importante leer bien las etiquetas y fijarse en la composición y la forma de preparación. Como regla general, elige las que tengan la lista de ingredientes más corta -una recomendación válida para todos los productos- e idealmente que sólo contengan el fruto seco, el cereal, la legumbre o la semilla en cuestión y agua.

Además, evita también las grasas añadidas de mala calidad. Y, por supuesto, huye del azúcar añadido y de cualquier otro endulzante tipo siropes, jarabes o miel. Si lo tienen que sea en una cantidad pequeña – menor a 5 gramos por cada 100 mililitros de líquido, una proporción parecida a la de la lactosa en la leche de vaca-.

“Constatamos que todas las grandes marcas habían añadido azúcares, por eso mucha gente rechaza este tipo de leches, por considerarlas demasiado dulces. Cuando las compras en tiendas ecológicas o en herbolarios, sin azúcares añadidos y con una buena proporción de cereal, te das cuenta de que el sabor es completamente distinto, ni que decir que todavía son más ricas y sanas las realizadas en casa”, dice Vargas.

A la hora de comprar una bebida vegetal es importante leer bien las etiquetas y fijarse en la composición y la forma de preparación

En esta línea, Martínez Biarge destaca que “la bebida de avena es naturalmente dulce y prácticamente ninguna marca añade azúcar, mientras que la de almendras es más amarga y es más común encontrar variedades con azúcar”.

La proporción importa

Otro punto muy importante a la hora de comprar una leche vegetal es la proporción: cuanta más cantidad de materia prima tenga, mejor. “Observamos que la mayoría contenían únicamente un 2% de soja, de avena o de almendras y prácticamente el resto era agua, cuando lo habitual de una buena marca es que contenga entre un 10 y un 15%”, afirma Vargas. Si en el etiquetado no se indica el porcentaje, puedes guiarte por el orden en que se enumeran los ingredientes, puesto que van según la cantidad empleada.

También es recomendable analizar si están o no enriquecidas. Fíjate en el contenido de calcio, vitamina D y si llevan o no vitamina B12 -especialmente a tener en cuenta las personas veganas. Con estas recomendaciones ya podrás comprar una buena bebida vegetal. O si lo prefieres, siempre puedes prepararla en casa.

PATROCINADO POR
Amandín. La opción más saludable

Amandin

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Enero 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here