Como muchos de los productos industriales, la crema pastelera suele ser un compendio de almidones, azúcar y grasas poco recomendables. Pero es un producto muy sencillo de elaborar con ingredientes más saludables, por lo que merece la pena dedicarle unos 15 minutos y gozar de un elemento de repostería que al mismo tiempo nos aporta nutrientes y antioxidantes.

Cómo hacer crema pastelera vegana

Existen muchas maneras de hacer la crema pastelera sin lácteos ni huevos. En realidad sólo se necesita una bebida vegetal, un espesante, un endulzante y aromas como vainilla, canela o limón. Como que la calidad de cada ingrediente cuenta en el resultado final, en esta propuesta se prima el kuzu por encima del almidón de maíz, que suele ser transgénico. El kuzu es un espesante natural que equilibra la flora intestinal y estimula el sistema inmunitario.

El xilitol de abedul aporta el sabor dulce, y es uno de los polialcoholes más recomendables, aunque también se puede usar estevia, mejor que cualquier tipo de azúcar o sirope. Cada persona puede usar su leche vegetal predilecta, la de avena es deliciosa, pero también la de arroz, si queremos una crema sin gluten. Para que la consistencia quede más homogénea se le añade lecitina de soja ecológica, que además aporta fosfolípidos que favorecen el sistema nervioso, y aceite de coco, altamente antioxidante. De este modo, una vez fría quedará compuesta y flexible, apta para cualquier cobertura o relleno. Un puntito de cúrcuma dará el toque de color amarillo y propiedades antiinflamatorias.

Ingredientes

  • 500 ml de leche vegetal
  • 25 gr de kuzu (o 50g de almidón de maíz eco)
  • 50 gr de xilitol de abedul (o 10 gr de estevia)
  • 2 cucharaditas de lecitina de soja
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 rama de canela
  • Piel de medio limón eco
  • 1 pizca de cúrcuma
  • 1 cucharadita de aceite de coco (opcional)

Elaboración

  1. Disuelve completamente el kuzu en 100 ml de leche vegetal fría.
  2. Pon a hervir el resto de la leche vegetal con la vaina de vainilla, la ramita de canela y la peladura de limón.
  3. Cuando hierva, apaga el fuego, déjalo en infusión durante cinco minutos y luego cuela los aromatizantes.
  4. Regresa la leche vegetal al fuego, muy lento, y añade el xilitol y el resto de la leche con el kuzu, remueve con las varillas hasta que comience a hervir de nuevo y se espese.
  5. Una vez fuera del fuego añade la lecitina, el aceite de coco y la cúrcuma. Revuelve bien para que se mezcle de manera uniforme.
  6. Deja enfriar la crema a temperatura ambiente y luego en la nevera, antes de usarla.

Autora: Mercedes Blasco. Nutricionista, Máster en Nutrición y salud | bonavida099.blogspot.com

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Abril 2020

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here