El uso y negocio de la piel para la fabricación de prendas de vestir lleva muchos años siendo un tema controversial en el negocio de la moda, y los avances que se han producido en todo este tiempo son más bien discretos, o al menos no tan notables como quisiéramos.

El negocio de la piel de animal

La demanda ha fluctuado a lo largo de las décadas, ligada más que nada a las crisis económicas, pero hasta ahora ha ido remontando con éxito y con sustanciosas ganancias económicas.

Negocio con piel

Cada año se capturan más de 80 millones de animales de diferentes especies, que se apartan de su hábitat y se sacrifican para confeccionar distintos tipos de vestimenta. Muchas de estas especies están en gravísimo riesgo de extinción, y otras se han extinguido ya a causa de esta práctica como es el caso del tigre persa o la foca monje. Por otro lado, alrededor de 40 millones de animales se crían en granjas peleteras para proveer al sector de la moda, en su mayoría visones, zorros, mapaches y chinchillas, pero también coyotes y linces.

La producción masiva de artículos de piel comenzó a mediados del siglo XIX, incentivada por las clases altas, que utilizaban este tipo de prendas como símbolo de lujo y de estatus. Pero en la década de 1960 la reflexión ética empezó a tomar protagonismo y el uso de pieles ya comenzaba a tener cierta connotación negativa. Greenpeace patrocinó la primera campaña en 1977 con la colaboración de Brigitte Bardot, enfocada específicamente a denunciar la matanza de focas. Desde entonces el activismo no ha descansado nunca y el mensaje ha tenido cierta repercusión en la industria. Poco a poco, marcas de prestigio y diseñadores se van sumando a la decisión de desterrar las pieles de sus creaciones.

Abandono progresivo

Por otra parte, algunos países ya están abandonando también esta práctica, y en muchos se ha prohibido la actividad de las granjas peleteras. En Reino Unido, Croacia, Alemania, Suecia, Holanda o Japón, las granjas de pieles son ilegales. Otros países han restringido la prohibición a la cría de visones, como Irlanda, Dinamarca, Eslovenia, Luxemburgo, Bélgica, Austria o República Checa. Otros como Lituania, Estonia y Polonia se están planteando sumarse a esta prohibición. En Estados Unidos también se están produciendo avances, siendo el estado de California el primero en prohibir el comercio de pieles. Los Ángeles y San Francisco también han iniciado el procedimiento para prohibir la venta de artículos de piel, exceptuando en todos los casos el cuero de los animales domésticos.

En Estados Unidos también se están produciendo avances, siendo el estado de California el primero en prohibir el comercio de pieles

Cómo ha afectado el Coronavirus

También la pandemia derivada del coronavirus SARS-CoV-2 ha puesto en jaque a la industria peletera, debido a los constantes brotes aparecidos en granjas de todo el mundo, especialmente en las de visones. La propagación de las infecciones ha provocado que millones de animales hayan sido ejecutados preventivamente, para contener los contagios y estudiar las posibles vías de transmisión, una acción que los virólogos veterinarios denominan ‘vaciado sanitario de granjas’. Además de sacrificarse a los animales en las granjas afectadas por los brotes, la medida se ha ampliado a todas las que se encontraban hasta 8 km a la redonda, aunque fuesen negativas. En España, el problema del coronavirus llevó al sacrificio de una granja entera de visones, la más grande del país, ubicada en La Puebla de Valverde, en la provincia de Teruel.

Sigue siendo un negocio que muevo mucho dinero

Ante este panorama, parecería que la industria peletera está llegando a su fin, sin embargo, es un negocio que sigue moviendo al año unos 30.000 millones de dólares, más del doble que hace 10 años. Según datos de la Spanish Fur Association (SFA), el 70% de la producción mundial tiene lugar en China, seguida por Corea, Rusia, Estados Unidos y Europa. Europa representa un papel de gran importancia en la cría de animales para la moda, ya que cuenta con casi 5.000 granjas en las que se producen hasta 42 millones de pieles anuales. Las más comunes son las de visones y las de zorros, y entre los países productores se encuentran países como Finlandia o España. Cada año, en China se asesinan 125 millones de conejos y 45 millones de visones, zorros y mapaches, para proveer a fábricas textiles y clientes de todo el mundo; en la UE la cifra ronda los 32 millones al año.

La industria peletera va a ser difícil de desmontar. Se apoya en el importante sector de la moda, por lo que es un negocio muy potente y lucrativo. Aun así, muchas asociaciones animalistas, como la Fur Free Aliance (FFA) trabajan sin pausa y sin rendirse para terminar con el comercio de pieles. Por el momento se ha conseguido que algunas marcas de lujo o personajes públicos (como Roger Federer) se posicionen dejando de emplear la piel de animal en sus artículos, entre las que se encuentran prestigiosas firmas como Chanel, Versace, Hugo Boss, Furla, Burberry, Stella MacCartney, Ralph Lauren, Calvin Klein, Gucci, Donna Karan, Michael Kors, y más recientemente Jean-Paul Gaultier, Prada y Adolfo Domínguez. Es especialmente significativo que este tipo de marcas descarten las pieles para sus diseños, porque contribuye a romper ese vínculo entre la piel, y el lujo, la elegancia y el estilo. Los consumidores más jóvenes están apostando por firmas comprometidas y que ostenten valores éticos de respeto con los animales y el medioambiente.

Poco a poco, marcas de prestigio y diseñadores se van sumando a la decisión de desterrar las pieles de sus creaciones

Por supuesto, aún hay un buen número de clientes que se resisten, como diseñadores de moda que se acogen a lo políticamente incorrecto para atraer la atención, músicos de moda e influencers que apuestan por una estética ostentosa y/o se venden al mejor postor, y nuevos ricos de países como Rusia, China o Corea del Sur. Además de la piel de animal con pelo que se utilizan habitualmente, también se ha experimentado un repunte del tráfico de pieles exóticas como la de caimán, cocodrilo, pitón o boa.

Concienciar a la población

La solución pasa por seguir concienciando a la población, que, en muchos casos, ni siquiera es totalmente consciente del sufrimiento que implica la fabricación de esa prenda de piel que lleva puesta. Educar es la clave para reducir la demanda de pieles, porque es la única forma de lograr que el solo hecho de vestirlas sea visto automáticamente como algo cruel y reprobable. La presión social y el temor a ser señalado, es finalmente el mejor disuasorio para que la gente deje de adquirir esta clase de artículos.

Francisco Tarjuelo, presidente de la federación Fur Spain dice, totalmente convencido, que la peletería ‘nunca se va a acabar’ porque siempre habrá demanda. Pero mientras por un lado la mala imagen de una persona vistiendo pieles provoca cada vez más rechazo, por el otro, la oferta de moda hecha de materiales veganos ha crecido un 180% en el Reino Unido y un 41% en Estados Unidos. Los hábitos de consumo han cambiado en los últimos años y las marcas han decidido dar respuesta a esta nueva conciencia social. Aquí ya no estamos hablando solo de prendas de pelo, también del cuero, un material mucho más aceptado socialmente pero que poco a poco también está comenzando a ser visto con malos ojos.  El último reto es ir mejorando las propuestas alternativas a los tejidos de origen animal, para producir nuevos materiales biodegradables y sostenibles. Algo que ya se está comenzando a conseguir con la utilización de fibras vegetales que se parecen a la piel animal, pero libres de crueldad y respetuosas con el medioambiente.

Autora: Noemí Alba, Activista por los derechos de los animales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Enero 2021

1 COMENTARIO

  1. Que se hace con las pieles? Falleció un familiar y encontramos abrigos de piel. Si se entierran, contaminan con todo el producto q tienen? Hay una forma ecológica de deshacerse de las pieles?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here