Cuando una persona decide ser vegana, suele empezar su transición por evitar ingerir alimentos de origen animal. Pero, como es bien sabido, el veganismo es más que elegir comida: una vez hemos conseguido una nevera y cocina limpias de carne, pescado, productos lácteos y miel, toca poner el foco en el resto. Compartimos una serie de consejos e ideas para hacer que tu hogar sea 100% vegano.

hogar
123rfLimited©nikahgeh

A priori, veganizar tu casa puede parecer un proceso abrumador, por ello, lo ideal es ir poco a poco y familiarizarse con los materiales no veganos que podemos encontrar en una vivienda.

Los más obvios y extendidos son las pieles, el cuero -que es la piel de los animales curtida que queda lisa y sin ningún tipo de pelo-, la lana -que se consigue tras explotar y maltratar a ovejas y corderos-, las plumas -arrancadas de gansos y patos mientras están vivos o después de ser sacrificados- y la seda –obtenida tras cocer al vapor o gasear vivos a las mariposas o gusanos de seda-.

Encontramos pieles de animales en alfombras -como las de piel de cordero y de becerro-, artículos de decoración y ropa de cama -mantas-. El cuero se utiliza en zapatos, cinturones, bolsos, maletas, en objetos decorativos -bandejas, cajas o jarrones, entre otros, que pueden estar revestidos o tener detalles del citado material-, en muebles -sofás, sillas, sillones y bancos-, en accesorios de mobiliario -cojines, reposapiés…- y artículos de almacenamiento -cestas, baúles…-.

La lana, conocida por su capacidad de retener el calor, se utiliza en alfombras, edredones, cojines y mantas, así como en ropas y prendas ¿Cómo hacer que tu casa también sea vegana? de vestir. También se emplea como fibra aislante en la construcción de edificios. Mientras que las plumas de patos y gansos se usan sobre todo en los rellenos de edredones y almohadas, y en ropa de abrigo.

La seda se cuela en nuestras casas en forma de cortinas, sábanas, fundas de almohadas, prendas de vestir y en proyectos de artesanía. Y la cera de abejas se utiliza en abrillantadores de suelos y es un ingrediente común de cosméticos y velas. Éstas, además de cera, incluyen otras sustancias que pueden ser de origen animal, como la estearina. Es el caso de las conocidas velas de la multinacional sueca IKEA.

No siempre podemos detectar los elementos de origen animal a simple vista

Una vez detectados los artículos de origen animal que tienes en tu hogar, puedes deshacerte de ellos rápidamente, o decidir aprovecharlos hasta gastarlos y/o poder reemplazarlos por alternativas veganas. Todas las opciones son válidas. Eso sí, si quieres conseguir una vivienda vegana, opta por materiales libres de sufrimiento animal en tus próximas compras. Puedes encontrar fibras naturales como algodón, lino, corcho, cáñamo y bambú; y fibras sintéticas como el poliéster -obtenido por síntesis de productos derivados del petróleo -, el nailon, el rayón o la viscosa, el acrílico y las microfibras. También hay en el mercado objetos hechos a partir de piel de manzana o de uva y el piñatex, elaborado con restos de hojas de piñas desechadas.

Cabe destacar que la demanda de cuero vegano no deja de aumentar: el mercado del cuero vegano alcanzará los 89.600 millones de dólares en 2025, con una tasa de crecimiento anual compuesta del 49,9%, entre 2019 y 2025, según un informe de la firma de consultoría empresarial e investigación de mercado Infinium Global Research recogido por Vegconomist.

hogar
©Bueno y Vegano. Abrillantador para lavavajillas vegano y ecológico

El difícil reto de un hogar vegano

No siempre podemos detectar los elementos de origen animal a simple vista. Por ejemplo, si bien la mayoría de las pinturas comerciales contienen ingredientes sintéticos, todavía podemos encontrar en algunas de ellas productos animales como la goma laca -obtenido a partir de la secreción de la cochinilla de la laca-; la caseína -la proteína principal de las leches de origen animal-; la hiel de buey -generalmente de vacas-; la cera de abeja; o que han sido testadas en animales. También puede ser complicado desgranar la fórmula en los productos de limpieza: algunos suavizantes y jabones contienen ácido esteárico, derivado del sebo animal. La buena noticia es que hay oferta 100% vegana y ecológica en el mercado.

¿Sabías que los pintalabios, esmaltes de uñas y polvos para el rostro de color rojo intenso que llevan el ingrediente E120 o CI75470 han sido elaborados con cochinillas? Los artículos de belleza y aseo personal -geles, champús, acondicionadores y cosméticos- tampoco se libran del sufrimiento animal. Éstos pueden incluir sustancias de origen animal como el ácido caprílico, el esteárico, el colágeno, la gelatina y la miel, entre otros.

Vegano y ‘cruelty-free’ no son sinónimos

Por ello, si abrazas el veganismo, optarás por aquellos que no tienen ingredientes de origen animal y, a la vez, que no han sido testados en ellos porque vegano y ‘cruelty-free’ no son sinónimos: el primer término hace referencia a que el producto no contiene ni ingredientes de origen animal ni derivados; mientras el segundo significa que no ha sido testado en animales, pero no dice nada sobre el origen de sus componentes.

Si queremos tener una casa vegana, también tenemos que mirar dentro de los armarios. Elige ropa, calzado y accesorios de moda hechos de materiales sintéticos o vegetales y evita la seda, la lana, el cuero y otras fibras de origen animal. Existen otros elementos que pasan desapercibidos como es el caso del pegamento que se utiliza en el calzado y que, en muchos casos, contiene derivados animales, y la cera, presente en artículos resistentes al agua. Otros productos no veganos se emplean en el proceso de elaboración como tintes y pigmentos de origen animal.

Lo mismo para la ropa de cama –sábanas, edredones o fundas nórdicas y mantas-, las almohadas y ¡los colchones! Resulta que muchos colchones, a menos que sean intencionalmente veganos, pueden no serlo: bien porque tienen lana y/o plumas o bien porque algunos de sus materiales han sido testados en animales. Asimismo, hay que tener especial cuidado con las camas para los animales con los que convivimos.

Si tienes un jardín, o estás aprovechando tus espacios interiores, ventanas o balcones para cultivar plantas, elige materiales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente; abono vegano -vegetales o compostaje de residuos vegetales para nutrir tus plantas en lugar de abonos que contengan estiércol animal-; y esquiva el uso de pesticidas y herbicidas artificiales.

Puede ser complicado desgranar la fórmula en los productos de limpieza: algunos suavizantes y jabones contienen ácido esteárico, derivado del sebo animal

La organización animalista People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) otorga los Vegan Homeware Awards (Premios de artículos para el hogar veganos, en español) para apoyar e impulsar a marcas comprometidas con el respeto a los animales. A modo de muestra, en 2023, galardonaron a la manta de algodón de Piglet in Bed; al sofá de la gama de Snug; a los edredones hechos de TENCEL, una celulosa de pulpa de madera derivada de fuentes sostenibles, de Devon; y a las sábanas de seda de Touché. Asimismo, reconocieron el trabajo de la diseñadora de interiores Chloe Bullock, quien emplea materiales veganos.

Sin ninguna duda, conseguir un hogar totalmente vegano es una tarea complicada, como consecuencia de la falta de información en las etiquetas de los productos y de su poca trazabilidad. No obstante, podemos intentarlo, empezando por no asumir que los artículos básicos del hogar están libres de sufrimiento animal y preguntando a los fabricantes en el caso de tener dudas sobre la cuestión. Y, siempre y cuando se pueda, apostando directamente por marcas veganas o certificadas con sellos veganos que nos ofrezcan totales garantías

Autora: Cristina Fernández, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Febrero 2024