Una decoración vegana del hogar es esencial, y es que pensar que el veganismo se reduce a una decisión alimenticia es erróneo. Es una filosofía de vida que va mucho más allá. Se trata de ver el mundo desde otra perspectiva, renunciando al uso y consumo de productos de procedencia animal, promoviendo el bienestar general y la protección del medio ambiente. vivir en un lugar honesto y alineado con nuestros valores es importante, y el veganismo se materializa también en la decoración de nuestro hogar.

Interiorismo sin sufrimiento animal: las claves de una decoración vegana
123rf Limited©hopre. Jardin con pallets

Un hogar agradable y sostenible con una decoración vegana

Un hogar vegano aboga por componer un espacio agradable y sostenible, sin incorporar elementos vinculados a la muerte o el sufrimiento animal. No es un estilo decorativo, sino una fuente de inspiración que se sustenta en los pilares de la ética vegana. La base es clara: apostar exclusivamente por muebles, textiles y accesorios cruelty free, a la vez que ecológicos, reciclados, reutilizados y respetuosos con el medio ambiente. Veamos algunas de las claves para conseguir crear un hogar vegano, sostenible, agradable y, además, sin renunciar al estilo.

Echa un vistazo a las etiquetas

El primer paso y esencial es elegir aquellos productos y materiales acorde con el estilo de vida vegano. Una decoración vegana descarta automáticamente las pieles, las plumas, el cuero y otros materiales de origen o explotación animal como la seda, la lana, el marfil o la cera de abeja, que, además, a menudo son tratados con químicos y sustancias tóxicas.

Vivir en un lugar honesto y alineado con nuestros valores es importante

Estos materiales pueden encontrarse con frecuencia en los textiles del hogar, como la ropa de cama, cojines y almohadas, edredones, alfombras, cortinas, tapizados o fundas de sofá, por lo que identificarlos y evitarlos es necesario. Ahora bien, saber reconocer si un material es de origen vegetal o animal, en ocasiones puede ser un auténtico quebradero de cabeza. Mirar detalladamente las etiquetas de los productos puede ayudarnos a identificarlos con rapidez.

Materiales veganos

Si apostamos por un interiorismo vegano, podemos sustituir fácilmente estos materiales por una multitud de alternativas de origen no animal. El algodón ecológico o reciclado, el cáñamo, el yute o el lino son algunas de las más apreciadas y más fáciles de mantener. También podemos contar con el poliéster, la viscosa, la arpillera, el nailon o la piel artificial o, incluso nuevos materiales, como el piñatex (elaborado a base de hojas de piña), el ardil (fibra de cacahuete) o fibras naturales a base de bambú o cactus, por ejemplo, que se están convirtiendo en una auténtica tendencia.

Las fibras sintéticas también entran en la lista de materiales aptos. El orlon, thinsulate, microfibra o thermolite son opciones válidas que, además de ser cómodas, no suponen un golpe para nuestro bolsillo. Sin embargo, cabe prestar especial atención a las fibras artificiales, ya que estas pueden ser obtenidas mediante una síntesis de proteínas vegetales, pero también animales. Por lo que no todas ellas son veganas.

Reducir, reciclar y reutilizar

Lo mismo ocurre con los muebles y otros elementos decorativos. Podemos encontrar materiales reciclados y naturales que, además de ser sostenibles, son de calidad y estéticamente bonitos. Corcho, bambú, madera reciclada, neumáticos… La lista puede ser extensa.

Por otro lado, reducir, reciclar y reutilizar son también tres maneras válidas de transformar nuestra casa sobre los pilares de la filosofía vegana. Siempre es preferible recuperar una pieza, ya sea dándole un nuevo uso o restaurándola, que comprar una nueva. Así evitamos generar residuos innecesarios, a la vez que contribuimos a reducir nuestro impacto ambiental.

Podemos encontrar materiales reciclados y naturales que, además de ser sostenibles, son de calidad y estéticamente bonitos

Reduce la exposición a productos tóxicos

Muchos de los materiales que configuran nuestros objetos, textiles y elementos decorativos contienen sustancias tóxicas, especialmente si son de origen animal (ya que se tratan con productos químicos), a las que nos exponemos a diario y que, sin darnos cuenta, van penetrando en nuestra piel y nuestro organismo. Al utilizar materiales ecológicos, un hogar vegano reduce la exposición a tóxicos.

Un ejemplo son las pinturas de pared. Muchas contienen plomo y disolvente, elementos contaminantes y perjudiciales para nuestra salud. Gran parte de ellas incorporan, además, caseína de origen animal a modo de sellador. No obstante, los avances tecnológicos nos brindan la posibilidad de encontrar pinturas veganas y ecológicas con múltiples acabados y gamas de colores, ideales para decorar nuestras paredes.

123rf Limited©4595886. Sofa vegano y ecológico

Presta atención a las velas

Quizás nuca te hayas preguntado cómo se producen las velas decorativas. Pues la gran mayoría de las que encontramos en las tiendas de decoración están hechas de estearinas, un conjunto de grasas naturales, que pueden ser de origen animal, vegetal o una combinación de ambos. Si el etiquetado no es claro, será mejor descartarlas.

Al utilizar materiales ecológicos, un hogar vegano reduce la exposición a tóxicos

También son habituales las velas de parafina, un subproducto de la industria petroquímica, compuesto por restos de petróleo. A pesar de que no llevan trazas de origen animal, sí que contienen sustancias químicas como la acetona, el benceno, el tolueno o el tetracloruro de carbono, que según la EPA (Environmental Protection Agency), pueden llegar a ser peligrosas para nuestra salud.

Si no queremos renunciar al ambiente acogedor que crean las velas en nuestra casa, siempre podemos optar por alternativas naturales, respetuosas con el medio ambiente y, en definitiva, más saludables. Las velas de cera de soja, por ejemplo, son veganas, renovables, de larga duración y a menudo se enriquecen con aceites esenciales. Y lo más importante: rehúyen de la cera de abeja y todo lo que conlleva su proceso de obtención. Por lo tanto, la cera vegetal también se una a la lista de materiales aptos para nuestro hogar vegano.

Crea un entorno agradable con una decoración vegana

En nuestro hogar buscamos tranquilidad, paz y descanso, por lo que crear un ambiente sano y agradable, donde podamos relajarnos y sentirnos a gusto es fundamental. La decoración vegana también puede echarnos un cable en este sentido.

El sol no es solo una fuente de vida, sino que ayuda a sintetizar la vitamina D y estimula nuestras defensas. La luz natural juega un papel importante. El interiorismo vegano apuesta por espacios abiertos y ventanas a través de los cuales pueda pasar la mayor cantidad de luz posible. Así podemos conseguir un hogar más sano y sostenible, al reducir la factura de la luz e incluso de la calefacción o el aire acondicionado.

Además, invitar a la naturaleza dentro de casa favorece el estado anímico y consigue un entorno más saludable. Las plantas permiten sentirse en contacto con la naturaleza y son, además, grandes purificadores naturales: filtran el monóxido de carbono, ayudan a reducir la humedad y tienen propiedades antialérgicas. Algunas, incluso permiten absorber la contaminación electromagnética. Siempre con medida y sentido común, las plantas son bienvenidas para dar un toque de vida a cualquier estancia de nuestro hogar.

A priori, puede parecer que “veganizar” nuestra casa es un proceso largo y difícil. Pero la verdad es que no resulta tan complicado si tenemos claras algunas de las bases fundamentales, prestamos atención y somos conscientes de nuestras decisiones.

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Septiembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here