En invierno o en épocas frías es posible que las ensaladas no te apetezcan tanto como en verano. Para solucionarlo podemos añadir algunos ingredientes cocinados que harán que la temperatura del plato se eleve un poquito a la vez que convierten nuestra ensalada en un plato mucho más completo.

ensalada de kale
©Estela Nieto

Equilibrar los sabores

Agregar algunas verduras cocinadas al vapor para suavizar su textura como en el caso del brócoli o incluir alguna fuente de proteína son ejemplos sencillos de incorporar. En este caso, unos garbanzos salteados con especias harán que nuestra ensalada se convierta en un plato mucho más aromático y nos brindará la oportunidad de disfrutar de las hojas verdes que esta época del año nos ofrece como es el caso de la col rizada o kale.

El kale tiene un sabor intenso, ideal para combinarlo con vinagretas y aliños con un toque dulce. Está repleto de vitaminas y minerales, pero con menos oxalatos que en el caso de la espinaca y la acelga. Anímate a disfrutarlo con esta deliciosa ensalada templada.

  • Tiempo de preparación: 10′
  • Tiempo de cocción: 5′

Ingredientes (2 raciones)

  • 300 gr de garbanzos cocidos.
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo.
  • ½ cucharadita de tomillo seco.
  • 1 cucharada de salsa de soja o de tamari.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 4 o 5 hojas de lechuga.
  • 8 hojas de col rizada o kale.
  • 6 – 8 tomates Cherry.
  • Sésamo tostado al gusto.
  • Cebolla roja al gusto.

Para la vinagreta

  • 1 cucharadita de sirope de agave.
  • 1 cucharadita de mostaza.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharada de vinagre de manzana.
  • Sal al gusto.

El kale tiene un sabor intenso, ideal para combinarlo con vinagretas y aliños con un toque dulce

Elaboración

  1. Escurrir los garbanzos y calentar el aceite de oliva en una sartén. Cuando esté caliente incorporar los garbanzos y dejar que se sequen por completo. Cuando comiencen a tomar color, añadir la cebolla en polvo y el tomillo seco. Cocinar un minuto y agregar la salsa de soja.
  2. Remover para que no se quemen y se impregnen del aliño de manera uniforme. Apartar de fuego y reservar.
  3. Lavar las hojas verdes y escurrir por completo para eliminar todo el agua. Cortar en trozos cómodos de comer. Con el kale o col rizada es necesario eliminar el tallo central de la hoja ya que es demasiado duro.
  4. Colocar todos los ingredientes del aliño o vinagreta en un bote pequeño y agitar hasta emulsionar la salsa.
  5. Montar la ensalada en una bandeja grande o en raciones individuales.
  6. Comenzar por colocar las hojas verdes y sobre ella, disponer los tomates Cherry y la cebolla roja picada en juliana muy fina.
  7. Colocar los garbanzos templados sobre la ensalada y regar con la vinagreta de mostaza.
  8. Por último, decorar con el sésamo tostado.

Truco

Si notas la hoja de col rizada demasiado fuerte por su textura o sabor, puedes cortarla en juliana fina y añadir en un bol aparte dos cucharadas del aliño. Masajea con las manos las hojas con la vinagreta. El efecto del aceite hará que la hoja se ablande y quede más tierna, suave y con todo el sabor del aliño de mostaza.

AutoresIván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Febrero 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí