En España viven unos trece millones de animales (de compañía), la mayoría de ellos, perros y gatos. Considerando el crecimiento del número de personas veganas en España, es muy probable que muchas de ellas estén conviviendo con uno o varios perros o gatos cuando se hacen veganas; o que al poco tiempo adopten uno.

©Bueno y Vegano. Daisy 13 años comiendo vegano

¿Debes seguir alimentando a los animales de compañía con piensos que contienen productos animales?

En estos casos es frecuente que la persona vegana se enfrente a un dilema ético importante: ¿debe seguir alimentando a su perro o gato con piensos que contienen productos animales o directamente con carne u otros productos animales preparados en casa? Para muchos veganos éticos, alimentar a su perro o gato con productos animales se hace progresivamente más y más intolerable.

Aunque las personas no veganas argumentan que perros y gatos en estado natural comerían otros animales, lo cierto es que estamos hablando de animales domesticados sobre los que nosotros tenemos la responsabilidad de proporcionar el alimento. Este alimento por tanto no va a ser un animal salvaje cazado por el perro o gato de forma limpia, sino un trozo de carne procedente de un animal estabulado y sacrificado en el mismo matadero donde se produce la carne para consumo humano. La pregunta normal es: ¿si para mí no es aceptable, lo es para el animal que vive conmigo y del cual soy responsable?

El dilema no es solo ético

Las dudas sobre la calidad y el impacto en la salud de los piensos para animales no dejan de aumentar. Sabemos que su ingrediente principal son subproductos de la industria alimentaria. Todos los restos de los mataderos que el ser humano no considera “apetecible” comer, se destinan, entre otros usos, a producir piensos para animales de compañía. Como alternativa, en años recientes se han popularizado las dietas de alimentos crudos para perros y gatos, conocidas por su acrónimo ingles BARF (Biologically Appropriate Raw Food). Estas consisten en un porcentaje mayoritario de carne, huevos y pescado crudos y una pequeña proporción de verduras crudas, junto con diferentes suplementos. Sus defensores argumentan que esta es la dieta más similar a la que tenían los caninos y felinos salvajes, y que aporta importantes beneficios como un mejor pelaje, mayores niveles de energía, mejor digestión, y menos enfermedades.

Riesgos de las dietas BARF

Sin embargo, ninguno de estos reclamos ha sido probado en estudios científicos y este tipo de dietas conllevan riesgos importantes, tanto para el animal como para los humanos. El principal, y muy serio, es el riesgo de producir infecciones en el perro, y de que incluso estas salten a los humanos que viven con ellos. La carne y los huevos crudos contienen bacterias, principalmente Salmonella, Enterobacterias, Listeria, Campylobacter, Escherichia coli, Brucella o parásitos como el Toxoplasma gondii. Muchos de estos microorganismos además, debido a que proceden de la ganadería industrial, se han hecho resistentes a los antibióticos, por lo que pueden dar lugar a infecciones graves imposibles de tratar. En el momento actual, manipular y alimentar a un animal doméstico con carne, pescado y huevos crudos supone un riesgo enorme para el animal y para los humanos que viven con él y con los que pueda entrar en contacto. Está desde luego absolutamente desaconsejado en aquellos hogares donde vivan niños pequeños o personas inmunocomprometidas.

Además, este tipo de dietas se han asociado con desequilibrios en los aportes de calcio y fósforo y deficiencias de vitaminas. No siempre es fácil respetar las proporciones que se indican en las recetas, el contenido nutricional  entre una pieza de carne y otra puede ser muy variable y además muchos nutrientes se aprovechan mejor cuando el alimento está cocinado.

©Bueno y Vegano. Daisy y Lars jugando en plena forma.

Otro factor que entra en consideración al plantearnos alimentar a nuestros perros y gatos con productos animales son sus consecuencias medioambientales. Un investigador de la Universidad de Los Ángeles, California, publicó en 2017 un estudio que mostraba que los productos animales contenidos en los piensos suponen un 25-30% del impacto ambiental (uso de tierras fértiles, de agua, de combustibles fósiles, emisión de fosfatos y de plaguicidas) de la ganadería industrial global; y son responsables de la emisión de hasta 70 millones de toneladas de metano y óxido nitroso cada año.

¿Existen alternativas?

Hasta hace unos años, sugerir siquiera que un perro o gato podía no solo sobrevivir, sino mantenerse sano y activo con una dieta 100% vegetal, era considerado una herejía. Las reacciones oscilaban entre considerar el argumento ridículo y acusar al dueño de “maltrato animal”.

Pero esto está cambiando y la posibilidad de alimentar a nuestros animales de compañía con dietas vegetales es cada vez más aceptada.

Perros

Los perros, como los humanos, son animales omnívoros. Esto significa que pueden aprovechar y obtener nutrientes tanto de productos vegetales como de productos animales. Respetando la proporción de proteínas, hidratos de carbono, fibra y grasas que los perros necesitan en su alimentación, se pueden conseguir piensos completamente vegetales, en donde las proteínas proceden principalmente de la soja, el guisante y diversas semillas. Estos piensos 100% vegetales se suplementan con vitaminas y minerales de la misma forma que los piensos animales.

Respetando la proporción de proteínas, hidratos de carbono, fibra y grasas que los perros necesitan en su alimentación, se pueden conseguir piensos completamente vegetales

Los piensos veganos se llevan utilizando ya décadas en la alimentación de muchos perros, con muy buenos resultados. Los estudios realizados hasta el momento muestran que estos perros tienen un estado de salud y unos niveles de nutrientes en sangre comparables a los de los animales alimentados con productos animales, sino mejores. Por supuesto, la dieta debe estar bien equilibrada, y si escogemos un pienso, este debería ser de la mejor calidad y con ingredientes mayoritariamente ecológicos. Afortunadamente cada vez hay más donde elegir.

Gatos

Se consideran carnívoros obligados, pues necesitan nutrientes, como la taurina, que solo se encuentran en los productos animales. Esto ha hecho durante años descartar la idea de que pudieran alimentarse con dietas vegetales. Sin embargo, los progresos en la elaboración de los piensos y la posibilidad de añadir a éstos los nutrientes que antes solo se encontraban en tejidos animales pero que ya se pueden obtener en laboratorio, está cambiando el panorama, y como en el caso de los perros, se están observando buenos resultados en gatos alimentados con piensos veganos, siempre que estos sean de excelente calidad y cumplan todos los requisitos en nutrición felina.

Se están observando buenos resultados en gatos alimentados con piensos veganos

Tanto en perros como en gatos el cambio de alimentación debe hacerse de forma progresiva y bajo supervisión veterinaria. Cada vez hay más veterinarios abiertos a estos temas y vale la pena encontrar a un profesional que nos asesore bien.

Como vemos, no son los supuestos peligros de alimentar a nuestros animales con piensos veganos lo que debería preocuparnos, sino las consecuencias sobre su salud, sobre la nuestra y medioambientales que acarrea el seguir haciéndolo con piensos animales.

Referencias:

  • Davies RH et al. Raw diets for dogs and cats: a review, with particular reference to microbiological hazards. J Small Anim Pract 2019;60:329-339.
  • Okin GS. Environmental impacts of food consumption by dogs and cats. PLOS ONE 2017;12: e0181301.
  • Knight A, Leitsberger M. Vegetarian versus Meat-Based Diets for Companion Animals. Animals (Basel) 2016;6:57.

Autora: Miriam Martínez Biarge, Médico Pediatra
Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Mayo 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here