10 patés vegetales para incorporar a tu cocina

Los patés vegetales son ideales para tomar como tentempiés o meriendas o para rellenar bocadillos o pitas. Un paté es una pasta, sólo necesitamos combinar unos tipos de ingredientes característicos. 

  • Un alimento base: Como setas, alcachofas, berenjena, pimiento, entre muchas otras posibilidades.
  • Un componente proteico: Generalmente legumbres como garbanzos, alubias o tofu.
  • Un componente graso: Suelen triunfar los frutos secos y semillas, que además complementan las proteínas de las legumbres: sésamo, nueces, cacahuetes, avellanas o pipas. También aceites vegetales como el de oliva, o bien, aguacate.
  • Condimentos: Al gusto, muchos llevan ajo, limón, hierbas o especias, que además ejercen como conservante.

Teniendo en cuenta estos cuatro tipos de elementos, podemos componer infinidad de variaciones. Las que exponemos son algunas de las más célebres. Son ideales para tomar como tentempiés o meriendas o para rellenar bocadillos o pitas.

Paté de calabaza y aguacate

En este caso, el aguacate aporta el elemento graso, mientras que las pipas de calabaza nos proporcionan las proteínas y el zinc. Podría hacerse con calabaza asada, pero cruda y macerada es más fresca y crujiente.

  • 100 gr de pipas de calabaza
  • 100 gr de calabaza
  • 1 aguacate
  • Sal marina
  • Pimienta
  • 1 ramita de hierbabuena o menta
  • Zumo de 1  limón

Pica muy fina la hierbabuena y mézclala con el zumo de limón, una pizca de sal y la pimienta. Ralla la calabaza y déjala macerar en la mezcla durante 30 minutos. Pela el aguacate y lo trituras con las pipas de calabaza. Agrega la calabaza macerada y su jugo. Vuelve a triturar hasta lograr un paté cremoso.

Paté de garbanzos (Hummus)

Es uno de los patés más nutritivos, por la perfecta combinación de las proteínas de su base de garbanzos con las del sésamo, que aporta los ácidos grasos esenciales y el calcio. Ajo, comino y perejil condimentan y le dan personalidad, mientras que el limón aligera sus carbohidratos.

  • 250 gr de garbanzos cocidos
  • 1 cucharadita rasa de sal marina
  • 2 dientes de ajo
  • Zumo de 1 limón
  • ½ vasito de tahini o de sésamo molido
  • 1 tacita de caldo o agua

Tritura los garbanzos  y añade el resto de los ingredientes. Decora con garbanzos enteros, aceite de oliva o sésamo, rodajas de limón, perejil fresco,  comino en polvo…

Paté de olivas y pipas (Tapenade)

Tiene la esencia y la fragancia del mejor sabor mediterráneo. Las olivas negras, maduras, son al mismo tiempo la base y el componente graso, que se acentúa con el buen aceite rico en omega 6. El aderezo de alcaparras, ajo y limón nos sitúa ante la sabiduría de los manjares sencillos. Es insuperable con pan integral tostado a la brasa.

  • 125 gr de olivas negras deshuesadas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 30 gr de pipas de girasol sin cáscara
  • Zumo de medio limón

Tritura los ajos, las pipas y las alcaparras. Añade después las olivas, el aceite y el zumo de limón, y trincha todo hasta lograr una pasta. 

paté vegetal olivas tapenade

Paté de tofu y alcachofa

El tofu es un componente ideal para hacer patés por su ligereza,  alto valor proteico y sabor adaptable al de los demás alimentos. Si asamos las alcachofas a la brasa, aportarán un discreto toque ahumado y fibra. Las olivas y el aceite proporcionan la grasa, mientras el condimento tiene el característico deje de las hierbas silvestres.

  • 125 gr de tofu cremoso
  • 2 alcachofas
  • 50 gr de olivas negras deshuesadas
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Hinojo fresco picado
  • Tamari, tomillo, jengibre en polvo

Asa o cuece las alcachofas. Tritúralas con las olivas, el tofu, el aceite, el tomillo y el hinojo bien picado. Añade  tamari y  jengibre si quieres remarcar un toque oriental.

Paté de champiñones

De nuevo las legumbres proporcionan una base energética e idónea para sustentar un paté poco graso y muy sabroso. La calidad de sus nutrientes acoge la de las setas salteadas con cebolla y ajedrea, que aportan proteína y aroma de bosque.

  • 125 gr de champiñones
  • 1 cebolla pequeña
  • 125 gr de judías blancas cocidas
  • Guisantes tiernos
  • Ajedrea, sal marina, aceite

Dora la cebolla picada. Añade las setas, y las sofríes con sal marina y ajedrea. Tritúralo junto a las  judías blancas cocidas. Adorna con guisantes tiernos.

Paté de espinacas (Crema verde)

En este caso el elemento clave son los antioxidantes, el ácido fólico y el hierro  de las espinacas. La crema de cacahuete logra una consistencia grasa muy enriquecida en minerales como calcio y manganeso y en vitaminas B gracias a la levadura nutricional. Combina muy bien con queso vegano fresco y pan.

  • 250 gr de espinacas
  • 2 cucharadas de crema de cacahuete
  • 1 cucharada de levadura nutricional
  • Zumo de limón, tomillo y sal marina

Cuece las espinacas al vapor y escúrrelas muy bien. Tritúralas hasta lograr una pasta y añade el resto de los ingredientes.

Paté de berenjena (Mutabal o baba ghanoush)

Este paté utiliza de base la reina de las hortalizas de la cocina árabe. La combinación de las berenjenas, con el comino, el ajo y el limón da como resultado un sabor muy original. El sésamo aporta al conjunto su riqueza en minerales y sus grasas esenciales.

  • 2 berenjenas
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal marina, Pimienta negra
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de tahín (pasta de sésamo)
  • 1/2 cucharadita de comino molido

Asa las berenjenas en el horno. Retírales la piel y tritúralas con el resto de ingredientes hasta que quede una pasta fina y uniforme.

Paté de pimiento (Muhamara)

Este es el paté de la pasión, por su vivo color y el conjunto de sus componentes. Si los pimientos le dan sabor y dulzura, la cebolla aporta el toque vibrante y las nueces energía y ácidos grasos esenciales. El pimentón y el zumo de granada son dos condimentos ciertamente estimulantes.

  • 4 pimientos rojos
  • 1 cebolla
  • 125 gr de nueces molidas
  • 50gr de pan rallado
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de pimentón rojo
  • El jugo de media granada (se exprime como media naranja, en el exprimidor)
  • Sal

Asa los pimientos y quítales la piel y las semillas. Tuesta las nueces, el pan y las especias y tritúralo todo junto con la cebolla y el resto de los ingredientes.

Paté de altramuces

El altramuz es una legumbre redonda y plana, de tono amarillento que se suele tomar de aperitivo. Es muy energético, posee un porcentaje de proteínas superior a la soja y es hipoglucemiante. Con él se puede elaborar un paté diferente y muy nutritivo.

  • 100 gr de altramuces
  • 100 gr de aguacate
  • 25 gr de avellanas tostadas
  • Zumo de un limón

Tritura las avellanas, añade los altramuces con el zumo de limón y el aguacate. Bate hasta formar una pasta.

Requesón de anacardos a las finas hierbas

Los anacardos son una de las bases preferidas para elaborar todo tipo de quesos veganos. Es este caso, se combina una variedad  de requesón de anacardos con las finas hierbas, de modo que queda un paté muy sano y nutritivo.

  • 100 gr de anacardos (En remojo 8-12 horas)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de leche vegetal
  • Zumo de 1/2 limón
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza
  • Pizca de sal marina
  • Pizca de pimienta
  • 1 diente de ajo
  • 1 ramita de perejil
  • 1 ramita de hierbabuena
  • 1 cucharadita de orégano

Tritura los anacardos. Añade la leche, el aceite, el zumo de limón, la levadura, la sal y la pimienta y bate hasta formar una crema. Aparte pica el ajo con las hierbas y agrégalo a la crema. Deja reposar una hora hasta que tome todo el sabor.

Autora: Mercedes Blasco. Nutricionista vegetariana y filósofa – bonavida099.blogspot.com

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Publicado en Bueno y Vegano Mayo 2018

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here