¿Es la risa una característica exclusivamente humana? La respuesta es negativa, puesto que, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California, la risa no es un privilegio del cual solamente podamos disfrutar de los seres humanos, existen, al menos que sepamos, 65 especies que también disfrutan de la capacidad de reír, ya que los animales suelen emitir sonidos mientras juegan y se relacionan. Los científicos están estudiando si estos sonidos pueden ser carcajadas de risas con características similares o idénticas a la risa humana.

reír
123rfLimited©nataba

La risa es una respuesta biológica

Producida por el organismo como respuesta a determinados estímulos que normalmente nos proporcionan bienestar y placer, es una forma de expresar nuestro humor, alegría e incluso nuestra felicidad. Y si hay una etapa en la cual los seres humanos nos reímos con total naturalidad y abundancia, esta es sin duda la infancia. El niño se ríe esporádicamente mientras juega y se relaciona, puesto que la risa ya en sí es una manera de relacionarse y crear vínculos afectivos.

Actualmente, existen diversas interpretaciones científicas acerca de la naturaleza de la risa, pero lo cierto es que el reír es extremadamente beneficioso para nuestra salud, debido a que cuando nos reímos segregamos grandes cantidades de endorfinas. Las endorfinas son péptidos (proteínas pequeñas) que se unen con los receptores de los opioides del sistema nervioso central, de tal manera que pueden aliviar el dolor y proporcionar una ¿Sólo los humanos tenemos la capacidad de reír? gran sensación de bienestar y desenfado. Así que las endorfinas pueden ser más efectivas que cualquier fármaco.

Junto con el amor, la risa es el mejor remedio para el alma

Quizá sea por esta razón que la risa raramente se produce en soledad y por este motivo para los seres humanos sea tan importante tener compañía agradable y poder relacionarse de forma sana con los demás. La soledad no deseada es una pandemia silenciosa que causa un sin fin de males que pueden atormentar y entristecer a cualquier ser humano, convirtiéndolo en un ser frágil y extremadamente vulnerable. Por esta razón es importante estudiar el origen de la risa en el comportamiento humano y este puede indagarse a través del estudio de los sonidos que emiten los otros animales, sobre todo, los grandes simios. Los chimpancés, los bonobos, los orangutanes y los gorilas son los animales cuya forma de reírse es la más parecida a la risa del ser humano. Se puede observar cómo estos primates jadean, gruñen, chillan y chasquean los labios cuando juegan y se relacionan entre ellos. Estas pautas de comportamiento nos podrían ayudar a comprender el origen de la risa en la especie humana. Los primeros homos sapiens sapiens podrían haber empezado jadeando del mismo modo, es decir: tal como lo hacen los grandes simios. Con el paso del tiempo y avanzando en los distintos estadios evolutivos, la risa se convirtió en uno de los sonidos más cotidianos en la especie humana.

La comprensión de las emociones en animales no humanos sigue siendo un área muy activa en el campo de la investigación etológica

¿Qué ocurre con los animales no humanos? ¿También pueden reír?

Diversos estudios científicos, pero también el sentido común y la simple observación cotidiana, demuestran que los animales no humanos juegan y se relacionan entre sus congéneres y además también pueden relacionarse entre especies diversas. Los animales se relacionan por motivos diversos y uno de ellos es porque también buscan diversión. El juego y la compañía no siempre forman parte de la búsqueda de comida o refugio y es una pauta de conducta que se repite asiduamente. La comprensión de las emociones en animales no humanos sigue siendo un área muy activa en el campo de la investigación etológica, así como de la psicología comparada. Sabemos que los animales pueden comunicarse mediante señales, las cuales pueden ser visuales, auditivas, táctiles o químicas, es decir: esparciendo feromonas.

reír
123rfLimited©preechasiri

Ya no queda duda alguna sobre el hecho que los animales son seres sintientes, con capacidad para experimentar dolor y placer, puesto que tienen sistema nervioso central y neuronas espejo. Por ello, es muy importante que respetemos no solamente su bienestar físico, también resulta de una importancia vital su bienestar psicológico, lo cual implica respetar sus pautas de comportamiento y no mantener aislados a individuos que pertenecen a especies de animales sociales. Muchos animales se ríen para enviar un mensaje a sus congéneres, ya que esto es una forma de señalización. Reírse puede indicar que el animal se está divirtiendo y que está generando vínculos afectivos con los de su misma especie. Algunos animales también muestran que están contentos a través de diversas señales, tales como levantar las orejas, saltar o mover la cola de un lado a otro. Estas pautas de comportamiento son evidencias de la importancia del bienestar psicológico en cualquier ser sintiente y son una evidencia que la risa, la felicidad y el bienestar emocional son de una excepcional singularidad también para los animales no humanos.

Es muy importante respetar sus pautas de comportamiento y no mantener aislados a individuos que pertenecen a especies de animales sociales

La falsa sonrisa de los delfines

Sin embargo, en ciertas especies se puede confundir con la sonrisa una característica que bajo la perspectiva humana oculte la expresión de dolor u otras señales de distinta naturaleza. Un ejemplo clásico que ha conllevado una terrible desgracia para los delfines es la forma de su mandíbula, que hace que parezca que están siempre sonriendo y felices. Los delfines tienen una conciencia individual, pero también de manada. El hecho de tener que vivir en una piscina con desconocidos y completamente alejados de los estímulos que hallan en el océano les produce una sensación insoportable de angustia y malestar. Esta falsa sonrisa puede causar que nos pase desapercibido el sufrimiento que produce a los cetáceos la vida en cautividad en parques zoológicos, lo que implica haber sido separados de sus familias y su entorno natural. Debido a este hecho, es común que el público de los espectáculos ofrecidos en delfinarios no se percate del sufrimiento de estos mamíferos marinos e incluso que puedan llegar a sentirse erróneamente convencidos que los animales disfrutan del espectáculo como si de un juego se tratara.

Los chimpancés, los bonobos, los orangutanes y los gorilas son los animales cuya forma de reírse es la más parecida a la risa del ser humano

Otro caso paradigmático es la risa de las hienas, puesto que estas reinas de la selva pueden producir hasta diez tipos de vocalización. Según los científicos, los sonidos de la risa de las hienas contienen información crucial sobre el estatus social de cada individuo. El tono de la risa revela su edad y las variaciones en la frecuencia incluyen información sobre el nivel del individuo como miembro dominante o subordinado. Las hienas son nocturnas y viven en clanes formados por grupos de decenas de individuos. A menudo cazan juntas, pero esto puede generar una competición intensa entre el mismo clan. Las risas son una forma de organizar el reparto de la comida, pues la información contenida en el griterío podría ser particularmente importante para los machos que acaban de integrarse al clan y que ocupan el rango más bajo en la jerarquía. Si logran conocer rápidamente quién es quién, estos recién llegados tendrán más posibilidades de mejorar su propio estatus. Además, la risa también ayuda a las hienas a reclutar aliados para engrandecer su clan.

Autora: Helena Escoda Casas, Historiadora y antrozoóloga, profesora de ciencias sociales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Febrero 2024