La llegada del calor y el fin de la primavera supone un punto de inflexión en la oferta de verduras y frutas en los mercados.

Mis verduras y frutas preferidas en junio, y qué cocinar con ellas
123rf Limited©ziashusha

Si durante el invierno y parte de la primavera predominan verduras de hoja fuerte como las coles, tubérculos y algunas inflorescencias como la alcachofa, la coliflor o el brócoli, ahora es el momento de frutas y verduras que han madurado durante los meses anteriores con más cantidad de agua.

¿Qué verduras y frutas hay en junio?

Comienzan a aparecer sandías, melones, albaricoques, melocotones… y aunque algunas verduras es verdad que podemos encontrarlas disponibles durante gran parte del año como el calabacín o el pimiento, la bajada en su precio es bastante notable.

Nuestro repertorio de recetas se verá incrementado durante este mes y los siguientes. Además, las formas de cocción también varían, favoreciendo platos de cocción más rápida y más frescos.

A continuación, algunas sugerencias.

Ensaladas

Parece evidente que, con el calor, los platos de verduras crudas apetecen más, y es que una buena ensalada, tanto como plato principal como una cena suave o guarnición es una opción estupenda. Los ingredientes disponibles hacen que las ensaladas puedan ser mucho más variadas que durante otras épocas del año. Utilizar diferentes hojas verdes, mezclando o variando entre los distintos tipos de lechuga crearan la base de nuestra ensalada.

Aunque algunas verduras no son tan habituales en este tipo de platos, como pueden ser el calabacín o la calabaza, se pueden consumir en crudo perfectamente como un carpaccio de calabacín o añadir la calabaza rallada a una ensalada. Además, siempre queda la opción de incorporarlas salteadas en la plancha o grill, lo que potenciará su sabor y creará un contraste visual y de sabor excepcional.

Una ensalada también es un plato perfecto para incluir algunas frutas. El aguacate es la fruta por excelencia en la ensalada, pero albaricoques, melocotones o brevas además de un contraste dulce, añaden color. También es una manera muy sencilla de aprovechar las frutas de principio de temporada con menor sabor y dulzor. Si al abrir un melón, notas que no es demasiado dulce, al añadirlo en la ensalada y combinarlo con otros ingredientes y un aliño notarás que parece volverse más dulce.

Cremas de verduras

Durante los meses anteriores recurrir a las sopas o cremas de verdura nos ayudaba a entrar en calor y tener un plato reconfortante siempre a mano. Con el calor no apetece tanto un plato de este tipo, pero la opción de preparar cremas frías es ideal.

La típica crema de calabaza con un toque de piel de lima rallada es perfecta para tomarla en frío o una sencilla crema de calabacín son un primer plato perfecto durante estos meses.

Una de las recetas que siempre me vienen a la mente al pasear por el mercado en esta época del año es el pisto. Calabacín, berenjena, tomates, cebollas y pimientos tienen cabida en este plato ya que es una buena manera de aprovechar la abundancia de estos productos de huerta.

El calabacín o la calabaza se pueden consumir en crudo perfectamente como un carpaccio de calabacín o añadir la calabaza rallada a una ensalada

Algo más laboriosas son las tartas o pasteles de verduras. Para ello necesitarás rehogar bien la verdura y añadir un agente que cuaje el pastel. Puede ser tofu, añade especias al gusto y crema vegetal o leche de coco para aportar cremosidad. Se lleva al horno hasta que adquiere consistencia y se deja enfriar. Es un formato perfecto para dar salida al calabacín, la calabaza, puerros o incluso añadir las primeras habas tiernas o las judías verdes, que además de dar un delicioso sabor aportarán un efecto visual muy llamativo al corte del pastel.

Tartas de fruta

Con una sencilla base de masa quebrada o de hojaldre y algunas frutas como las brevas, melocotones o cerezas podemos crear auténticas maravillas de la repostería. Las frutas se cocinarán y ablandarán mientras la base se vuelve crujiente y crearán un contraste perfecto. Además, es una manera excelente para reducir el azúcar en nuestros postres ya que podemos aprovechar el dulzor natural de las frutas.

Sorbetes, batidos o smoothies

Pero ¿qué podemos hacer cuando una fruta no está especialmente dulce? En el caso de la sandía, abrir una pieza grande y que no esté dulce supone una gran decepción ya que no disfrutaremos tanto al comerla. Pero hay algunas maneras de poder disimular esto como en batidos o sorbetes.

Si hace mucho calor puedes conservar algunas piezas de fruta en el congelador

Toma 2 o 3 rodajas de sandía, retira la piel y colócala en la batidora con unas hojas de hierbabuena, añade algún endulzante si estaba demasiado neutra y tritura hasta que quede bien integrado.

Si hace mucho calor puedes conservar algunas piezas de fruta, como plátanos, cerezas o trozos de sandía en el congelador. Al triturarlos con la batidora podrás preparar un sorbete delicioso o si utilizas una base de plátano congelado tendrás un helado cremoso de frutas.

Esta cremosidad que aporta el plátano también servirá para crear batidos con una consistencia y textura deliciosas. Sólo necesitas plátanos frescos o congelados, algo más de fruta como melocotones o cerezas y un poco de tu bebida vegetal preferida. Triturar y tendrás una bebida refrescante y muy saludable, ideal para hidratarte y darte un capricho dulce y casero.

AutoresIván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Junio 2021

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here