Los nutrientes son compuestos químicos contenidos en los alimentos y que, a través de procesos químicos o físicos, podemos hacer llegar a nuestras células, para que éstas obtengan todo lo necesario para vivir. A este conjunto de procesos se le llama nutrición. Además de los nutrientes, existen también los nutrientes esenciales, que como su nombre indica, son muy necesarios para el cuerpo humano.

¿Qué son los nutrientes esenciales y por qué son necesarios?

¿Qué son los nutrientes esenciales?

Existen varios tipos de nutrientes según su función, cantidad presente o sus características. Es frecuente escuchar hablar de nutrientes esenciales, pero ¿por qué? Nuestro cuerpo puede, por sí mismo, producir o crear algunas sustancias a partir de otros compuestos. A estos nutrientes se les llama no esenciales, pero hay otros que necesitamos obtener directamente de lo que ingerimos por lo que son los nutrientes esenciales y sin ellos nuestro cuerpo no podría llevar a cabo sus funciones vitales.

Clasificación de los nutrientes esenciales

Según las funciones que desarrollen estos nutrientes, se pueden clasificar en tres categorías. Pueden ser energéticos, sin ellos no podríamos llevar a cabo nuestras actividades diarias. Principalmente son las grasas y los hidratos de carbono que son los encargados de proporcionar a las células la energía que necesitan. Por otro lado, están los nutrientes plásticos, cuya finalidad es la de construir y regenerar el organismo. Las células están en constante multiplicación y renovación, y para que esto pueda producirse necesitan material nuevo. Los nutrientes más importantes de este tipo son las proteínas. Por último, los nutrientes que favorecen que el organismo pueda desarrollar sus funciones bioquímicas son los reguladores y gracias a las vitaminas o los minerales, por ejemplo, todo puede funcionar a la perfección.

Pero evidentemente no todos los encontramos en las mismas cantidades en lo que comemos. Por ejemplo, algunos nutrientes aparecen en gran cantidad y podremos medir en gramos en nuestra comida, por ejemplo, las proteínas, las grasas o los hidratos de carbono. Nuestro organismo necesita un aporte muy importante de éstos y son los que llamamos macronutrientes. De manera diferente, hay otros nutrientes imprescindibles para nosotros, pero de los que requerimos unas cantidades mucho menores, no por ello son menos importantes, y se denominan micronutrientes. Entre los que podemos encontrar las vitaminas o los minerales.

Proteínas

Podríamos decir que son el nutriente esencial más conocido por todos. Podemos encontrar proteínas de origen animal, presentes en los músculos y tejidos de los animales, también en los huevos y lácteos y proteínas de origen vegetal. Éstas últimas son abundantes en las legumbres, los frutos secos y están más presentes en algunos cereales que en otros.

En las dietas basadas en plantas, la importancia de obtener proteínas completas radica en la presencia y combinación de aminoácidos esenciales

Las proteínas son necesarias por lo que las constituye, los aminoácidos. Existen unos veinte tipos de aminoácidos diferentes y al igual que los nutrientes que vimos antes, algunos de ellos puede crearlos nuestro organismo y otros sólo podremos obtenerlos a través de lo que ingerimos, como en el caso de los aminoácidos esenciales. En las dietas basadas en plantas, la importancia de obtener proteínas completas radica en la presencia y combinación de aminoácidos esenciales. Se pueden obtener a través de alimentos cuya proteína sea completa como en el caso de la soja, la quinoa, el trigo sarraceno o los garbanzos. O mediante una combinación adecuada de alimentos que, a pesar de no contener todos los aminoácidos esenciales por separado, juntos en la misma comida o a lo largo del día se complementen y nos proporcionen esos aminoácidos esenciales que nuestro organismo no puede crear.

La función principal de las proteínas en nuestro cuerpo es la de construir nuevos tejidos. Nuestros órganos, músculos o la piel están formados por proteínas y son necesarias para la renovación y creación de nuevas células. Pero además de la función plástica, las proteínas desempeñan un papel regulador importante ya que son imprescindibles para la correcta asimilación de algunos nutrientes.

Por otro lado, el exceso de proteínas en la dieta puede tener efectos negativos ya que al utilizarlas como fuente de energía se producen sustancias tóxicas que pueden acumularse en nuestro organismo.

Hidratos de carbono

También llamados glúcidos tienen como función principal aportar energía a las células. Este proceso es mucho más eficiente que en el caso de las proteínas ya que estos no generan prácticamente residuos en nuestro organismo.

Existen tres tipos principales de carbohidratos:

  • Los azúcares. Según sea su asimilación pueden ser simples (que se absorben directamente) o complejos (necesitan ser descompuestos para poder digerirlos). Los encontramos en las frutas y los podemos identificar por su sabor dulce.
  • Los almidones que están presentes en las patatas, las legumbres o los cereales.
  • La fibra es un glúcido que el organismo de los seres humanos no puede descomponer. Por este motivo recorre nuestro aparato digestivo y ayuda a limpiar el intestino. Las verduras, las legumbres o los cereales integrales son alimentos ricos en fibra.

Los hidratos de carbono son el nutriente esencial que debería estar más presente en nuestra dieta diaria ya que deberían aportar más del 50% de las calorías ingeridas

Los hidratos de carbono son el nutriente esencial que debería estar más presente en nuestra dieta diaria ya que deberían aportar más del 50% de las calorías ingeridas.

Grasas

Aunque la mala fama las precede, las grasas son imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Tienen una función energética muy importante ya que aportan el doble de calorías que las proteínas o los glúcidos, pero además nos ayudan a asimilar algunas vitaminas como las liposolubles y juegan un papel crucial en el sistema nervioso como recubrimiento de las fibras nerviosas.

A pesar de existir muchos tipos de lípidos, podemos clasificar las grasas en:

  • Saturadas: Presentes en tejidos de origen animal y en algunos aceites vegetales como el de coco. Su consumo excesivo tiene efectos negativos por su acumulación en las arterias.
  • Insaturadas: Son muy necesarias, más saludables y fáciles de digerir que las saturadas. Las encontraremos en semillas como las de sésamo, girasol o lino, en aceites vegetales (oliva, girasol o maíz) y en frutos secos como las nueces o las almendras.

Vitaminas

Aunque no los encontramos en los alimentos en las mismas cantidades que los macronutrientes (lípidos, glúcidos y proteínas), son tan necesarias como éstos.

Existen 13 tipos de vitaminas diferentes y según se disuelvan en agua o en grasa se clasifican en liposolubles (como las vitaminas A, D, E) o hidrosolubles (como las del grupo B o la vitamina C).

Contribuyen a la correcta asimilación de otros nutrientes y como nuestro organismo no puede generarlas por sí mismo necesita absorberlas a través de una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras frescas y cereales.

Minerales

Al igual que las vitaminas, podremos encontrarlos en frutas, verduras, cereales, frutos secos, legumbres… Son compuestos inorgánicos muy necesarios por su función reguladora. Intervienen en la creación de tejidos y en las reacciones químicas.

Una manera sencilla de clasificarlos es dividirlos según las cantidades requeridas de cada mineral. Si necesitamos grandes cantidades, como en el caso del calcio, el fósforo, el potasio… los llamamos macroelementos. El hierro, el flúor o por ejemplo el yodo, son necesarios, pero en cantidades mucho menores, son los microelementos.

Y a aquellos minerales de los que, con sólo unas pequeñas trazas tenemos suficiente para un correcto funcionamiento del organismo, como en el caso del litio, el selenio o el níquel, los llamamos oligoelementos.

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Febrero 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here