El porridge o gachas de avena es un plato cuyo origen se remonta a los celtas y es un desayuno que se mantiene popular en las islas británicas. Tradicionalmente se preparaba con agua o leche animal, avena y una pizca de sal.

Desayuno de invierno: gachas de avena con avellanas
Foto @Estela Nieto

Gachas de avena

Al elaborarse a partir de avena, su alto contenido en carbohidratos complejos y fibra favorece un aporte de energía constante. Lo que se traduce en que nos sentiremos saciados durante más tiempo.

Al ser un desayuno que se prepara rápidamente y se toma caliente, es perfecto para las mañanas frías de invierno.

Se puede personalizar con frutos secos, uvas pasas, fruta fresca, sirope, cremas de frutos secos, canela o incluso chocolate, las posibilidades son ilimitadas.

Si deseas una versión más ligera, se puede preparar cociendo los copos de avena directamente en agua hasta que estén cremosos y en el último momento añadir un poco de bebida vegetal para aligerar hasta la consistencia deseada.

  • Tiempo de preparación: 2 minutos.
  • Tiempo de cocción: 7 minutos.
  • Raciones: 2
  • Dificultad: fácil

Ingredientes para las gachas de avena

Foto @Estela Nieto

Elaboración

  1. Colocar en un cazo los copos de avena junto con la bebida vegetal de avena y llevar a ebullición.
  2. Cuando comience a hervir reducir el fuego y mantener a fuego medio-bajo durante 5 minutos removiendo con frecuencia.
  3. Durante este tiempo, los copos de avena deben hincharse y quedar muy suaves.
  4. Añadir una cucharada de crema de avellanas a las gachas y remover para que se integre.
  5. Al cabo de 5 minutos la avena debería estar cocida y haber espesado. Si notas que las gachas son demasiado densas debes añadir algo más de bebida de avena ya que al enfriar espesarán aún más.
  6. Puedes ajustar el nivel de dulzor con un poquito de tu endulzante preferido.
  7. Repartir las gachas en dos tazones y decorar con la fruta. Puedes cortar el plátano en rodajas o dados pequeños y añadir las frambuesas o cualquier otra fruta que te guste.
  8. En un vaso, diluir una cucharada de crema de avellanas con una cucharadita de agua caliente. Remover hasta que se vuelve más ligera y decorar las gachas con unos hilos de la crema.
  9. Acabar el tazón con avellanas tostadas para aportar un punto crujiente al desayuno.

PATROCINADO POR
Amandín. La opción más saludable

Amandin

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Febrero 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here