La difusión del veganismo de los últimos años te deja sorpresas muy gratas. Es el caso de Bubita Bar, un bar vegano situado en el paseo marítimo de Palamós, en el que puedes disfrutar de unas buenas tapas veganas.tapas veganas de Bubita Bar

En los pequeños pueblos costeros la oferta gastronómica tiende a ser uniforme: marisco y pescado, y algún restaurante italiano. A los paladares veganos les quedan las patatas fritas, los macarrones con tomate y las pizzas con verduras y sin mozzarella de calidad cuestionable. ¡Pero hay buenas noticias!

Tapas veganas en la Costa Brava

“Vi que el veganismo como concepto y como cocina merecía ser expandido también en otras zonas que nadie tenía en cuenta como las localidades de la Costa Brava. Vivía aquí y vi que había locales, pero todos ofrecían la misma comida”, explica Roberto, quien lleva las riendas de Bubita Bar junto con Anna.

Bubita Bar, que abrió sus puertas el pasado 18 de mayo, es el hermano pequeño del BarCeloneta Sangria Bar. “Todo empezó allí. Convertí un local que era un bar muy cutre del barrio con la misma fritanga de siempre en un bar vegano que mantenía el carácter de un bar de tapas. Ahí empecé a desarrollar las recetas de tapas y sangría que son parecidas a las que ofrecemos en el Bubita”, dice Roberto.

Oferta gastronómica vegana y variada

Con un ambiente playero y relajado, Bubita Bar hace una propuesta gastronómica original. “Queremos mostrar que podemos degustar una comida deliciosa sin tener que explotar a ningún animal”, afirma Roberto. La fórmula es la siguiente: tapas de inspiración española en versión vegana -con algún toque italiano-, ensaladas, sangrías y cócteles.

Así, por ejemplo, con el supermix puedes probar patatas bravas, croquetas, nuggets, aros de cebolla marinados, calamares y gambas (elaboradas con tapioca y konjac que aportan un resultado muy logrado). También puedes optar por nachos con guacamame, una revisión del plato que cambia el guacamole por el edamame.

Bubita Bar y sus tapas veganas

Comidas, cenas y bebidas

Opté por la mini paella con falsa gamba y limón, gnocchis fritos al pesto rojo, un plato típico del sur de Italia que sirven catalanizado con salsa romesco, y la ensalada Mamma Mia -rúcula, tiras de calabacín, pesto de tomate seco marinado -con aceite de oliva, orégano, romero y ajo-, parmesano vegano y albahaca. Y de postre, la rica tarta Bubita, elaborada con un bizcocho de chocolate deconstruido cubierto con helado de vainilla.

Para cenar, unas sabrosas croquetas de garbanzos y shiitake con veganesa hecha con aquafaba, y el Bubita Bowl, una combinación perfecta de lechugas mixtas, tomate seco, pepino, tomate cherry, higos, nueces, sésamo y pan. Platos gustosos, con buena materia prima y muy ‘instagrameables’.

¿Y para beber? Tienen una carta con siete sangrías con y sin alcohol. “Cada una de ellas, bautizada con nombre de mujer, tiene su propio carácter: un vino, fruta y aroma particulares”, dice Roberto. No os perdáis la Mona Lisa (sangría de cava y fruta de pasión) ni la Lolita (con vino espumoso sin alcohol, fresa, lima y hojas de menta).

La comida ¡y la bebida! son un factor muy importante también cuando viajamos. Y Bubita Bar hizo que mis días de playa fueran perfectos.

  • Nombre y dirección: Bubita Bar, Passeig del Mar, 43, Palamós, Girona.
  • Carta: Tapas y ensaladas. De postre: tartas y helados. Sangrías caseras, vermuts y gin tonics.
  • Servicio: Agradable y eficiente.
  • Cocina: Vegana.
  • Sala: Terraza amplia situada en el paseo marítimo.
  • Calidad/Precio: Buena.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Octubre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here