Que el veganismo no para de crecer es algo incuestionable, no hay más que mirar alrededor. Hace una década muchas personas ni siquiera conocían el término, al menos en España; en la actualidad podemos encontrar productos 100% vegetales prácticamente en cualquier supermercado. Incluso las grandes empresas lácteas y ganaderas están incluyendo productos dirigidos a los veganos.

veganismo opinión general

La opinión sobre los veganos está cambiando

Todavía hay tendencia a creer que se trata de una moda alimentaria más, como las dietas sin carbohidratos, o sin gluten, sin tener la enfermedad celiaca. Pero todo pronostica que la alimentación vegana está aquí para quedarse y aunque todavía es una decisión minoritaria, cada vez son más las personas que adoptan este estilo de vida, o al menos reducen su consumo de productos de origen animal.

Quien se plantea este cambio suele estar motivado por una preocupación por el bienestar animal, por la grave situación medioambiental, y también como una apuesta por una alimentación más saludable. Estos tres pilares parecen lo suficientemente sólidos como para predecir que se trata de una corriente de pensamiento propio de una sociedad que está evolucionando, más que de una moda pasajera.

¿Pero qué piensa realmente la gente del veganismo?

Para saberlo, se hizo una encuesta en Reino Unido sobre 1.000 personas adultas y los resultados fueron bastante sorprendentes, porque por lo general tenemos la sensación de que las personas que comen carne rechazan radicalmente esta forma de alimentación. Si bien todos hemos tenido experiencias negativas con individuos con fuertes prejuicios, e incluso odio hacia todo lo vegano, la realidad es que hay un gran porcentaje de personas que lo aprueban y lo aplauden. Concretamente el 73% de los encuestados afirmó que el veganismo era una opción ética, es decir, lo vinculaban al respeto por los animales. El 70% también opinaba que era una forma de cuidar el medioambiente. Las dudas acerca de la salud siguen estando presentes, pero parece que también se van superando, ya que más de la mitad de los encuestados consideró que se trata de una alimentación saludable. Además, al 60% le parecía que el veganismo no supone un estigma social y está bien aceptado. En Estados Unidos se realizó una encuesta similar y el resultado más llamativo reflejaba que casi la mitad de sus ciudadanos apoyaban la prohibición de los mataderos.

El 73% de los encuestados afirmó que el veganismo era una opción ética, es decir, lo vinculaban al respeto por los animales

Parece que, de un tiempo a esta parte, la visión que la sociedad tiene de las personas veganas ha ido cambiando para dar paso a una opinión más realista y consciente de los propósitos y objetivos de este estilo de vida. No hace mucho, estaba relacionado con doctrinas de carácter místico o religioso o con perfiles muy específicos de personas como jóvenes rebeldes, hippies o individuos atrapados por alguna secta. La visibilización que le están dando muchas celebridades de todos los ámbitos ha contribuido a superar ese prejuicio. Actores como Joaquin Phoenix, Peter Dinklage o Natalie Portman, deportistas como Fiona Oakes, Venus Williams o Lewis Hamilton, o artistas como Miley Cyrus o Ariana Grande, han conseguido presentar esta opción, como algo normal y apto para cualquier persona que simplemente quiera adquirir unos hábitos de vida más respetuosos para el planeta y todos los que lo habitamos.

¿A qué se debe este cambio de perspectiva?

Una de las críticas más frecuentes hacia el veganismo se dirigía hacia el aspecto de la nutrición. Los profesionales de la salud pasaron décadas sin actualizarse en este campo, sujetos a estudios obsoletos que no contemplaban los nuevos hábitos de vida ni tampoco nuevas opciones alimentarias. La desinformación también afectaba a personas que deseaban evolucionar hacia una alimentación basada en plantas, pero sin seguir las pautas correctas, y al final estos casos excepcionales parecían ser tomados como ejemplo negativo que mostraba las supuestas consecuencias de ‘no comer de todo’. Afortunadamente ahora mismo existen muchos organismos oficiales que avalan una dieta vegana para todas las personas en cualquier etapa vital. Y todas ellas organizaciones tan importantes como la Organización Mundial De La Salud, la Organización De Las Naciones Unidas, la Academia Americana de Pediatría, el Instituto Mundial Para La Investigación del Cáncer, la Asociación de Dietistas de Canadá, American Dietetic Association o la Academia Española de Nutrición y Dietética, entre otras.

La crisis medioambiental también es una preocupación frecuente entre la población y muchas organizaciones ecologistas, incluyendo la propia OMS, siguen proponiendo la alimentación vegana como la única solución viable a problemas tan graves y urgentes como la emisión de gases de efecto invernadero, el calentamiento global, la deforestación o la pérdida de biodiversidad.

Los profesionales de la salud pasaron décadas sin actualizarse en este campo

¿Qué frena a las personas a dar el paso hacia el veganismo?

A juzgar por las estadísticas, las personas que comen carne parecen tener un buen concepto del estilo de vida vegano, consideran que es una opción ética, ecológica, saludable y bien vista socialmente. Entonces, ¿por qué no se plantean eliminar los animales de su plato? Esta es una cuestión que también se ha indagado en algunas encuestas. El primer motivo disuasorio es la creencia de que la alimentación vegana es cara. Esta idea proviene en parte de una falta de información básica sobre nutrición, qué mantiene a muchas personas en el trasnochado discurso de las proteínas y en la idea de que los productos de origen animal deben ser necesariamente sustituidos por equivalentes altamente proteicos. Y efectivamente estos artículos suelen tener un precio elevado, al menos por ahora. La oferta en tiendas y grandes superficies, de sustitutos de carnes, de quesos y otros preparados vegetales, es cada vez mayor y comienzan a conquistar a todo tipo de públicos, no solo al vegano, por lo tanto, es previsible que con el aumento de la demanda se puedan ajustar los precios. De cualquier modo, hay que señalar que estos productos no son necesarios para una dieta vegana equilibrada y saludable. Podemos alimentarnos con lo que nos ofrece la naturaleza sin tener ningún tipo de carencias: frutas, verduras, legumbres, cereales, semillas y frutos secos. Solamente hay que complementar con vitamina B12. En realidad, una dieta basada en plantas es considerablemente más económica que una que incluya productos de origen animal.

Otro pretexto usual es la falta de ideas a la hora de preparar comidas con ingredientes 100% vegetales. La cultura gastronómica tiene mucho peso en nuestros hábitos y también está muy vinculada con nuestra parte emocional. De ahí ese empeño que solemos tener en preparar unas croquetas ‘como las de la abuela’, o replicar el guiso que hace mamá.  La buena noticia es que todas las recetas tradicionales propias de cada casa se pueden veganizar sin mayor problema, con un resultado igual de rico. De todas formas, siempre es positivo ampliar el abanico de recetas en nuestra organización cotidiana de comidas, que en la mayoría de los casos se limita a media docena de preparaciones, o menos, que combinamos entre sí. Abrir un libro de recetas y experimentar con cosas nuevas puede ser un hobby divertido y una forma descubrir nuevos platos favoritos.

Autora: Noemí Alba, Activista por los derechos de los animales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Octubre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here