Las salsas son la alegría de los platos, pero algunas pueden llegar a desequilibrar el contenido de los menús. Existen numerosas formas de dar sabor sin necesidad de sobrecargar. Yo hoy te traemos la receta de 5 ricas salsas veganas.

hummus de remolacha Recetas: 5 deliciosas salsas veganas

Las salsas suponen una excelente oportunidad para introducir alimentos ricos en  ácidos grasos esenciales como los aceites de primera presión  y los frutos secos y semillas oleaginosas, que además son fuente de proteínas. Acompañados de condimentos como ajo, cebolla, hierbas aromáticas y especias mantienen sus sabores al tiempo que nutren. La presencia de hortalizas puede aportar un toque suave que neutralice la consistencia de algunas salsas.

La ventaja de las salsas caseras es la calidad de sus ingredientes, sin azúcares añadidos ni grasas trans, así como su fácil elaboración con una batidora. Son versátiles para usar sobre platos crudos como ensaladas, verduras al vapor o sobre cereales cocidos y pasta.

Pesto de pipas

Más nutritivo que el pesto original, gracias a ácidos grasos omega9 y omega 6 de las pipas y las proteínas y vitaminas B de la levadura. Ideal para la pasta y canapés.

  • 10 hojas de albahaca fresca
  • 75 gr de pipas de calabaza
  • 75 gr pipas de girasol
  • 1 diente de ajo
  • Zumo de ½ Limón
  • 50 ml aceite de oliva virgen extra
  • ½  cucharadita de sal marina
  • Pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza
  • 50 ml de agua

Tuesta ligeramente las pipas mezcladas en la sartén, para que tomen aroma. Tritúralas junto con el ajo y las hojas de albahaca. Añade el limón, el aceite, la sal, la pimienta y la levadura, y vuelve a triturar hasta que se forme un paté. Incorpora el agua para darle mayor fluidez como salsa.

Salsa picante de cacahuete

Te sorprenderá su mezcla agridulce y su toque picante. Para acompañar burritos de verduras y ensaladas.

  • 100 gr de cacahuetes pelados y sin tostar
  • 1 diente de ajo
  • 75 ml de agua
  • Zumo de ½ limón
  • ½ cucharadita de jengibre rallado
  • Chile o cayena al gusto
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1 cucharadita de melaza de caña

Tuesta ligeramente los cacahuetes en la sartén, para que tomen aroma. Tritúralos con el ajo. Añade los líquidos y los condimentos y vuelve a triturar, hasta que quede consistente.

salsa picante de cacahuete vegana

Humus de remolacha

Además de su bonito color, sorprende por su sabor dulce. Gracias a los carbohidratos de la remolacha, las proteínas de los garbanzos y las grasas del sésamo, es nutricionalmente completo. Ideal para acompañar con palitos de verdura crudos, como apio y zanahoria.

  • 200 gr de garbanzos cocidos
  • 1 remolacha cocida
  • 1 diente de ajo
  • Zumo de ½  limón
  • 2 cucharadas de tahín o de semillas de sésamo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cucharadita de pimentón
  • ½  cucharadita de comino molido

Tritura el ajo y los garbanzos y añade a continuación el resto de los ingredientes hasta lograr una crema. Si deseas una consistencia más suave, puedes añadir 50 ml de agua o de caldo.

Salsa de alcaparras

Una salsa penetrante gracias al sabor de los encurtidos  y al mismo tiempo ligera por su escaso contenido graso. Ideal para aderezar ensaladas y platos fríos.

  • 50 g de alcaparras encurtidas
  • 50 g de pepinillos encurtidos
  • 50 gr de cebollitas encurtidas
  • 1 cucharada de mostaza
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de finas hierbas: estragón, perejil, cebollino y  perifollo molidos.
  • 50 ml de agua

Tritura las alcaparras con las cebollitas y los pepinillos. Incorpora los aliños y el aceite y vuelve a mezclar. Añade el agua para que quede más suave.

Salsa de anacardos

Con los ingredientes de una verdadera crema de queso vegana, aúna las proteínas de la levadura con las de los anacardos y sus componentes grasos de calidad. Para acompañar verduras como bróculi o alcachofas asadas.

  • 1 taza de anacardos  (en remojo 6 horas)
  • 1diente de ajo
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza
  • ½ cucharadita de sal marina
  • 1 pizca de pimienta negra
  • Zumo de ½ limón
  • 75 ml de leche vegetal sin azúcar

Tritura los anacardos con el ajo. Añade los condimentos y vuelve a triturar. Incorpora la leche vegetal y bate de nuevo para conseguir una consistencia cremosa.

Autora: Mercedes Blasco. Nutricionista, Máster en Nutrición y salud

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Septiembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here