¿Puedes comer vegano en Marrakech? Sí, podrás satisfacer tu paladar con creces. No así tu alma. Te contamos qué te espera en Marrakech y los mejores restaurantes con opciones veganas.

¿Es Marrakech ciudad para veganos?

En Marrakech (Marruecos) verás escenas imposibles de digerir: burros en pésimo estado cargados hasta arriba cruzando por la medina entre motos destartaladas, comerciantes insistentes y turistas perdidos; gatos famélicos buscando restos de comida; caballos tirando de carruajes turísticos a pleno sol; gallos y patos vivos amontonados en jaulas esperando su turno mientras ven cómo matan a sus hermanos; pescados abiertos en canal… Al atardecer, llegan a la principal plaza de la ciudad, Yamaa el Fna, los macacos encadenados; las serpientes con sus ‘encantadores’; tortugas, iguanas y palomas apiladas en jaulas; halcones y pavos reales. Con impotencia y tristeza, podrás alejar tu mirada de estas prácticas crueles en algunos oasis desperdigados por la ciudad.

Anduvimos una hora por la laberíntica medina hasta encontrar el restaurante vegetariano y tienda de ropa vintage Broc The Kasbah. La mitad de la oferta es vegana y está bien diferenciada en la carta -es un vinilo-. Proponen comida internacional, como hamburguesa, ensalada de aguacate, pasta y tacos, y comida marroquí. Teníamos ganas de sabores árabes, así que sin pensárnoslo dos veces fuimos a por cuscús y tajine vegetal acompañados con zumos naturales. El resultado nos cautivó: excelente materia prima con mucho sabor a un buen precio. De postre, sólo fruta y té.

Tras visitar el cautivador Jardín Majorelle, comimos en el restaurante vegetariano Gaïa, situado en el barrio de Guéliz. El establecimiento, decorado de forma moderna, con luz natural y plantas colgando del techo, es también una tienda que vende accesorios originales. El menú te lo acercan escrito en francés en una gran pizarra y cuenta con opciones veganas y sin gluten. Optamos por el plato del día que constaba de ensalada, arroz negro con hierbas y cúrcuma, berenjenas y zanahorias al horno y falafel de lentejas; y otro combinado con ensalada, crema de calabacín con cilantro y una tostada con hummus, calabaza, pimiento, habas, pipas y hierbas. Los dos platos tenían una buena combinación de productos frescos. Y de postre, ¡unos pancakes con chocolate que estaban deliciosos!

¿Es Marrakech ciudad para veganos?

Nomad es uno los restaurantes de moda en la medina, por su oferta culinaria y su terraza. Está situado cerca de la plaza de las Especias -verás carteles en la medina que te indican cómo llegar-. Tiene alguna opción vegana -marcada en el menú- como la esponjosa coliflor asada en chermoula roja, ras el hanout y harissa, en puré de coliflor de cardamomo sobre una cama de cuscús con hierbas. Mucho nombre para un sabor bastante plano. Lo compensó el postre: un exquisito sorbete de té bereber.

Y antes de acabar nuestro viaje a Marrakech, visitamos La Terrasse Des Épices, un remanso de paz situado en el corazón de la medina con vistas a los picos del Atlas. Aquí también hay alguna opción vegana diferenciada en el menú. Comimos un contundente y rico cuscús con vegetales y un muy gustoso poke de tofu marinado, arroz, pepino, tomates, salsa de aguacate, remolacha, zanahorias, judías verde y mango. Nos despedimos a lo grande de Marrakech, una ciudad de mil contrastes que te deja una extraña mezcla de sentimientos.

  • Broc The Kasbah – 300 Souika Riad Laarouss
  • Gaïa – 100 Rue Mohammed el Beqal
  • Nomad – 1 Derb Aarjane
  • La Terrasse Des Épices – 15 Souk Cherifia, Sidi Abdelaziz

Autora: Cristina Fernández, Periodista, Vegana y Viajera.

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Mayo 2020

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here