PATROCINADO POR
Amandín. La opción más saludable

A partir de los 6 meses los bebés empiezan a comer otros alimentos aparte de la leche, aunque hasta los 12 meses la leche (materna o una fórmula adaptada infantil) sigue siendo su principal alimento y fuente de nutrientes.

Muchas madres siguen amamantando a sus bebés hasta los 2 años o más, y los beneficios de esto son inmensos. En algunas culturas era frecuente que niños y niñas recibieran leche de sus madres hasta los 6-7 años. Como madre, es importante que seáis tú y tu hijo/a quienes decidáis hasta cuándo queréis continuar vuestra lactancia, independientemente de lo que digan familiares, amigos o profesionales sanitarios.

Desde que un bebé empieza su alimentación complementaria, la decisión de lo que va a comer corresponde a sus padres

Todos los padres tienen el derecho de elegir la forma en la que van a educar a sus hijos y esto incluye su alimentación. Nuestra dieta no es solo una cuestión cultural, gastronómica o nutricional, sino que responde a un modo concreto de ver la vida. En el caso de las familias veganas la dieta no es más que una consecuencia del compromiso por evitar, en la medida de lo posible, todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales; compromiso que se manifiesta en muchos más niveles además de la comida.

bebés veganos

La sociedad en general desconoce lo que es el veganismo, y las pocas referencias que tiene de esta forma de vida están distorsionadas debido a la desinformación y mitos propagados por muchos medios de comunicación y por otras tantas figuras de autoridad que no se han informado con seriedad y rigor sobre este tema. Esto se acentúa en el caso de los bebés y niños pequeños, a pesar de que la Academia Americana de Nutrición lleva más de 15 años asegurando que una dieta vegana bien planificada es adecuada en todas las etapas de la vida, incluyendo bebés. Y es más, en el mundo occidental se cuentan ya por cientos de miles los niños y niñas veganas que han crecido y se han desarrollado de forma armoniosa y saludable. Sin embargo esta realidad es sistemáticamente ignorada y solo se hacen públicos, y de forma sensacionalista y poco rigurosa, los casos de bebés veganos que han tenido problemas de salud por haber recibido una alimentación inadecuada. Por supuesto una alimentación inapropiada (vegana o no) puede tener consecuencias catastróficas en un bebé; y es responsabilidad de todos los padres informarse sobre la forma apropiada de alimentar a sus hijos, sea cual sea su dieta. Es perfectamente posible criar a un bebé con una alimentación vegana, no solo sin correr ningún riesgo, sino además proporcionándole los enormes beneficios de una alimentación vegetal. Si eres padre o madre vegano, busca información actualizada sobre alimentación infantil vegana o pide asesoramiento profesional.

Además de la leche, la dieta de un bebé vegano se compone principalmente de cereales integrales, frutas y verduras (como en los bebés no veganos). La carne y el pescado se sustituyen por legumbres, que son ricas en proteínas, hierro y zinc y que se pueden ofrecer de muchas formas: en purés, como hummus de garbanzos, en forma de mantequilla de cacahuete, cocidas y mezcladas con arroz, pasta o quinoa, en forma de tofu o tempeh en trocitos, como un yogur de soja… Además los frutos secos y semillas molidos aportan minerales y vitaminas y parte de las grasas que necesitan los niños más pequeños.

Desde que la leche materna o de fórmula ya no sea su alimento principal todos los bebés veganos deben recibir un suplemento regular de vitamina B12.

Autora: Miriam Martínez, médica pediatra vegetariana-vegana
Bueno y Vegano Septiembre 2017

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here