La fertilidad se entiende como la capacidad para reproducirse. Está influenciada por una serie de factores que abarcan el género, la edad, el ciclo menstrual, el sistema hormonal, e incluso la alimentación y los hábitos de vida, que pueden contribuir a favorecerla o limitarla.

fertilidad
123rfLimited©9dreamstudio

La edad reproductiva

Uno de los principales factores que influyen en la fertilidad es la edad. La mujer nace con un número fijo de óvulos, que se van «gastando» naturalmente durante toda su vida reproductiva y con cada ciclo menstrual. De este modo, la probabilidad de embarazo disminuye progresivamente a medida que aumenta la edad de la mujer, especialmente después de los 37 años. En el caso de los hombres, la calidad y la cantidad de los espermatozoides también va disminuyendo con los años, de modo que su capacidad de fecundación se ve afectada. En este contexto, el retraso en la edad reproductiva juega un papel crucial en la disminución de la fertilidad, tanto en mujeres como en hombres.

Alimentación y hábitos saludables

Los factores relacionados con el estilo de vida y ambientales también tienen un papel destacado. Uno de ellos es la alimentación. Una dieta donde predominan los azúcares añadidos, las grasas saturadas, las harinas y los aceites refinados, los lácteos, la cafeína y el alcohol puede afectar negativamente a la calidad de los óvulos o de los espermatozoides, dificultando así el proceso de concepción.

En su lugar, optar por una alimentación rica en fibra, antioxidantes, ácidos grasos omega-3, vitaminas y minerales puede contribuir positivamente a proteger la fertilidad. Por ello, se recomienda seguir una dieta variada y equilibrada, donde las verduras, frutas y hortalizas sean la base y se combinen con cereales integrales, frutos secos, semillas y legumbres, que son excelentes fuentes de proteína vegetal y nutrientes esenciales como la vitamina C, la vitamina E, hierro, zinc o selenio, entre otros.

Optar por una alimentación variada y equilibrada, rica en fibra, antioxidantes, ácidos grasos omega-3, vitaminas y minerales puede contribuir positivamente a proteger la fertilidad

Además de la alimentación, adoptar hábitos de vida saludables, como mantener un estilo de vida activo, practicar ejercicio físico de forma regular o procurar un buen descanso, contribuyen significativamente al bienestar global y a la salud reproductiva.

La gestión del estrés, un elemento clave

Otro elemento destacado es la gestión del estrés. Una sensación de estrés excesivo o muy prolongado en el tiempo puede tener consecuencias negativas en la salud y causar, por ejemplo, migrañas, insomnio, problemas digestivos o reducción del deseo sexual. Algunos estudios señalan, además, que un estrés elevado puede aumentar el riesgo de fertilidad, disminuyendo la capacidad de ovulación en mujeres y afectando a la calidad y la cantidad de semen en hombres.

Complementos alimenticios

En algunos casos, la suplementación puede ser beneficiosa para apoyar la fertilidad, siempre y cuando los complementos alimenticios sean de calidad y se administren bajo recomendación profesional.

Viridian ofrece complementos alimenticios formulados de forma equilibrada, con ingredientes que proceden de buenas fuentes veganas 100% naturales, en formas altamente biodisponibles y sin excipientes indeseados.

Viridian
Fertility para mujeres, de Viridian

Fertility para mujeres de Viridian es un complemento alimenticio diseñado específicamente para proporcionar los nutrientes esenciales para apoyar a una mujer en edad reproductiva.

Viridian
Fertility para hombres, de Viridian

Fertility para hombres de Viridian es una fórmula de alta potencia diseñada específicamente para maximizar los nutrientes vitales requeridos para optimizar la fertilidad reproductiva masculina.

PATROCINADO POR
Viridian. Distribuido en España por Alternatur.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Marzo 2024