Ashwagandha es una de las hierbas más importantes del Ayurveda, el método de medicina tradicional de la India. Viene siendo usada desde hace milenios como tónico nervioso, para aumentar los niveles de energía y mejorar la concentración. Se le conoce comúnmente como «ginseng indio». En sánscrito significa «olor del caballo», haciendo referencia tanto al aroma de la hierba como su capacidad para aumentar el vigor y la energía.

Ashwagandha
123rfLimited©anastas2018

La ashwagandha, cuyo nombre científico es Withania somnífera, es una planta herbácea perenne perteneciente a la familia Solanaceae, la misma familia que incluye tomates, pimientos y berenjenas, que crece hasta una altura aproximada de 30 a 150 cm, con flores pequeñas y campanuladas, de color verde claro o amarillo verdoso que se agrupan en racimos en las axilas de las hojas. La raíz es la parte usada por sus propiedades medicinales, utilizándose en la preparación de extractos, tinturas y suplementos nutricionales. Es gruesa y carnosa, de color marrón, y tiene el característico olor a caballo que le da nombre.

Una planta que requiere climas cálidos y secos, cultivándose en suelos arenosos o arcillosos bien drenados. Es nativa de regiones subtropicales y tropicales de la India, Nepal, Sri Lanka, África y el Medio Oriente. Por sus propiedades medicinales se cultiva en Estados Unidos y Australia, en zonas con climas adecuados. La ashwagandha es una hierba adaptógena. Los adaptógenos son sustancias naturales que ayudan a regular las funciones fisiológicas y a mantener el equilibrio del organismo. Permiten al organismo, ante circunstancias de alarma, adaptarse a la nueva situación restaurando las funcionalidades orgánicas y emocionales normales, resistiendo situaciones de estrés mental y físico.

Tiene efectos positivos sobre la memoria y la función cognitiva, mejorando la memoria, la atención, la concentración y rendimiento mental

Se han identificado más de 35 compuestos químicos biológicamente activos en la ashwagandha. En la raíz se concentran alcaloides, lactonas esteroides, saponinas y witanólidos. Entre los alcaloides se encuentran la isopeletierina, anaferina, somniferina, somnina, somniferinina, tropina, pseudotropina, anaferina. Las lactonas esteroides más notorias son los witanólidos y las witaferinas, que se cree que son los principales compuestos responsables de sus efectos terapéuticos. Este grupo incluye witanoferina A, witanolidos AY, witanona, witadomniferina A y witasomniferoles AC. También se encuentran sitoindósidos, acilsterilglucósidos y saponinas. Estos compuestos bioactivos tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, son responsables de la acción antiestrés y apoyan la acción inmunomoduladora.

Las propiedades medicinales de ashwagandha están más que probadas. Tiene efectos sobre el sistema neurológico, inmunológico, endocrino y reproductivo. La lista de beneficios incluye la reducción de los síntomas de estrés, permite a las personas con insomnio dormir, aumenta la fuerza, la resistencia y la energía. Su actividad antioxidante ayuda a mantener la salud de la piel y reduce el envejecimiento, disminuye la presión arterial, presenta acción anticancerígena, reduce del aumento de peso asociado a situaciones de estrés, aumenta la fertilidad en los hombres y mejora el rendimiento deportivo. La ashwagandha se utiliza como tratamiento para reducir el estrés y la ansiedad por su función adaptógena. Estudios recientes muestran su capacidad de reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés, lo que contribuye a conseguir calma y relajación. Ayuda a conseguir el sueño más fácilmente en personas insomnes mejorando su calidad. El calificativo somnifera de la ashwagandha alude a las propiedades sedantes de la raíz de la planta. Su acción somnífera está relacionada con su capacidad para reducir el estrés y la ansiedad.

Debido a su capacidad de modular las citocinas proinflamatorias tiene una potente actividad antiinflamatoria. Los principios activos con propiedades antiinflamatorias permiten reducir la inflamación en el cuerpo, aplacando y aliviando sus síntomas. Ayuda a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, lo que se traduce en un beneficio cardioprotector que mejora la salud del corazón. Tiene efectos positivos sobre la memoria y la función cognitiva, mejorando la memoria, la atención, la concentración y rendimiento mental. Por sus efectos hipoglucemiantes regula el azúcar en sangre, permitiendo reducir los niveles de azúcar y favoreciendo la absorción de glucosa del torrente sanguíneo por parte de las células. La actividad inmunomoduladora de sus principios activos activa y modula el sistema inmunológico.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Febrero 2024