Kevin Mendoza empezó su transición al veganismo hace cinco años. Durante el proceso, en 2018 creó junto a su pareja Vegacelona, una red de tiendas veganas con la voluntad de dar visibilidad las alternativas vegetales. Actualmente bajo el nombre Foods of the Future, el proyecto cuenta con dos tiendas activas en Barcelona, con el objetivo de ampliar la cifra hasta cinco a finales de año. «Es de ser súper optimista, pero quiero hacer todo lo posible para que así sea», explica a Bueno y Vegano. «Quiero que se abran tiendas veganas», apunta. Esta es su forma de activismo.

Kevin Mendoza

¿Cómo nace Vegacelona?

Vegacelona nace en 2018 de la necesidad de querer seguir consumiendo todos aquellos productos de origen animal pero de la manera más ética posible, sin causar ningún daño a nadie. Mi pareja y yo veíamos en las redes sociales que en otros países había beicon, hamburguesas, salmón y gambas de origen vegetal. Pensamos, ¿por qué en España no hay nada de esto? Queríamos consumir estos productos, así que empezamos una búsqueda.

¿Cómo importáis los productos?

Hay muchísimo trabajo detrás: indagar el producto que queremos, buscar la marca, contactar con ella, ver si podemos importarlo, pensar cómo hacerlo… Hasta ahora, la industria no estaba tan organizada. Food of the Future allana la entrada de productos para que sea muy simple y no tan costosa. Somos y seremos la palanca de toda esta entrada de producto a España.

«Queremos que el producto se fabrique aquí, en España o Portugal (Península Ibérica)»

A su vez, no queremos que todo sea de importación. Queremos que el producto se fabrique aquí, en España o Portugal (Península Ibérica). Hay muy pocas empresas nacionales que se dediquen a la fabricación de producto, y son marcas muy pequeñas. Pero ya son 4 o 5 las empresas que están empezando a fabricar aquí.

Aún no ha habido el salto de lo artesanal a lo industrial.

Se está produciendo. Me viene a la cabeza Heura. Estamos en la fase 1 de producción de procesados y queremos llegar a la fase 2: un buen alimento, con buenos ingredientes y nutricionalmente bueno, con un sabor y textura muy buenas. En Europa y el resto del mundo hay países que se lo están tomando muy bien y se están fortaleciendo en investigación y desarrollo, pero en España nos estamos quedando un poquito atrás.

En Alimentaria me alegró mucho ver el gran cambio que se está produciendo. Se está empezando a dejar de sacrificar animales. Es totalmente una victoria. Me gusta ver esta evolución en el mercado.

Vuestra misión es acercar producto vegano al máximo número de personas. ¿Qué valor tiene la parte nutricional?

Es parte implícita del producto, muy importante. Pero vendemos golosinas y chocolatinas que tienen un valor nutricional bajo. No vamos a prescindir de los azúcares. Somos un canal especializado, nos centramos en los productos que no se pueden encontrar en el mercado. Innovaremos para diferenciarnos y ser referencia de este producto. Cuando todo esto llegue a los supermercados, ya nos preocuparemos de que nuestros productos sean lo más adecuados y acercados a la perfección posible.

«En cuanto empecemos a normalizar y tener fluidez de alimentos vegetales, las grandes empresas se van a dar cuenta»

Mi objetivo es ser una tienda de alimentación que llegue a todo el mundo y contribuya implícitamente al medioambiente, salud, respeto y derecho de los animales. En cuanto empecemos a normalizar y tener fluidez de alimentos vegetales, las grandes empresas se van a dar cuenta.

¿Os habéis planteado tener producto fresco?

Sí, pero las normativas son muy restrictivas. Si tuviéramos fruta y verdura fresca en la tienda no podrían entrar animales no humanos. A nuestras tiendas los animales vivos de cualquier índole siempre son bienvenidos. Hay maneras de hacerlo, pero es complicado.

¿Ves futuro en el tejido comercial de tienda vegana independiente?

Hay que esforzarse mucho. Dedico prácticamente las 24h del día a esto. He visto muy claro cuál es mi rol y es el de poner esfuerzo en crear lugares como este. Este es mi activismo. Enseñar que no solo es vender, que es un proyecto para todo el mundo, el medio ambiente y los animales.

¿Tenéis referentes?

Me fijo en lo que hace cualquier marca, intento estar en todos lados. Encuentro herramientas para llevar a cabo el proyecto y solucionar problemas, como el servicio de entregas exprés. No me fijo concretamente en nadie, pero estoy pendiente a todas las herramientas nuevas que van apareciendo. Estamos creando un modelo de franquicia, estamos creando las rutas del mercado que todavía no existen y allanando el camino.

«Damos consejos de cómo cocinar los productos, como hacer una paella, una boloñesa… Falta esta información y no se encuentra en las grandes superficies»

Experiencia de compra. ¿Qué podéis aportar?

Ahí está la clave. Uno de los principales motivos por los que hacemos expansión física y no fortalecemos el canal online. Queremos abrir más tiendas pequeñas y acogedoras en que el cliente entre y se sienta bien atendido. Para que si alguien viene en su primer día de veganismo, nos vea como referente y pueda preguntar qué comer. El primer valor es poder atender bien. El segundo, que el cliente entre en la tienda y vea que hay muchas más alternativas más allá de lo que puede encontrar en internet buscando ‘qué come un vegano’.

¿Cómo formáis a las personas que están detrás del mostrador?

No son dietistas, ni médicos. Enseñamos las alternativas que existen, no atendemos ni solucionamos problemas de salud. Damos consejos de cómo cocinar los productos, como hacer una paella, una boloñesa… No queremos que nadie se sienta desamparado. Falta esta información y no se encuentra en las grandes superficies.

¿Qué es lo más trend del momento?

En cuestión de unos dos años, tendremos en tienda cortes de carne y de pescado nutricional y organolépticamente muy buenos. En los supermercados espero que sea a corto plazo, pero no creo que apuesten por un producto que no dé rentabilidad rápida. Hay gente invirtiendo grandes cantidades de dinero en queso de laboratorio. La gente compra embutidos y queso, la tendencia está en traer mejoras a este mercado.

«Podemos ser una industria muy potente porque tenemos un clima muy bueno y herramientas para plantar y hacer crecer buenas proteínas para comerlas o procesarlas»

Ojalá que España se ponga las pilas y sea productor. Podemos ser una industria muy potente porque tenemos un clima muy bueno y herramientas para plantar y hacer crecer buenas proteínas para comerlas o procesarlas.

¿Introduciréis cosmética e higiene en vuestras tiendas?

Como el nombre indica, nos vamos a especializar en comida. Pero seguramente estableceremos la oferta si hay demanda y no puntos de venta. En productos de higiene, hay productos nacionales y a precios competitivos en muchas superficies.

Autor: Oriol Urrutia, Co-Editor

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Septiembre 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí