El consumo de leches vegetales en lugar de leches animales cada vez gana más terreno y popularidad. Así lo demuestran los resultados del estudio «El mercado de las alternativas vegetales en Europa: ¿cuál es su tamaño real?», publicado por el proyecto europeo Smart Protein, en asociación con ProVeg International y basado en datos obtenidos por la consultora Nielsen (septiembre de 2020).

leches vegetales

Presentes en el 37% de los hogares españoles

El mercado de alimentos vegetales está liderado por la leche vegetal, que representa un valor de 318 millones de euros. La bebida vegetal de avena es la más demandada (125 millones de euros), seguida de la soja (91 millones de euros) y la almendra (57 millones de euros).

Las bebidas vegetales son una alternativa saludable, con menor impacto ambiental y sin sufrimiento animal

Según los datos del estudio, España lidera el volumen de ventas per cápita de leches vegetales en Europa. El volumen de ventas de estos productos en nuestro país ha crecido un 14% desde 2018 y ya es de 246 millones de litros. Por otro lado, mercado ha crecido en penetración (captación de nuevos hogares) y las bebidas vegetales ya llegan al 37% de los hogares españoles.

¿Por qué pasarse a la leche vegetal?

Las bebidas vegetales son una alternativa saludable a la leche animal. La mayoría de los humanos pierde gradualmente la lactasa, una enzima intestinal que permite digerir la lactosa presente en la leche, después de la infancia. Este es el motivo por el cual entre un 30% y un 50% de los españoles padece intolerancia a la lactosa, según la Sociedad Española de Patología Digestiva. Además, la alergia a la leche afecta a entre el 1 y el 3% de la población, resultado de la reacción inmunológica a ciertas proteínas de la leche, indica ProVeg.

El 22 de agosto es el Día Internacional de las Leches Vegetales

Otro motivo es que se trata de productos con menor impacto ambiental. La ganadería y el consumo de animales son una de las principales causas de la crisis climática mundial, responsables de alrededor del 20% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Además, la producción de leche animal ocupa más superficie agrícola que la de alimentos vegetales, lo que implica la destrucción de bosques, prados y humedales (zonas que absorben de forma natural CO2) para utilizarlos como pastos y campos de cultivo para los piensos.

Finalmente, las leches vegetales tienen una huella de carbono menor (algunas entre un 63% y un 78% menor que la leche de origen animal), señala ProVeg. Según un estudio de Poore&Nemeceke se necesitan 9 metros cuadrados de tierra y 628 litros de agua por cada litro de leche de vaca producido, que suponen la emisión de 3,2 kg de CO2, frente a los 0,7 kg de la leche de almendras, los 0,9 kg de la leche de avena y 1 kg de la leche de soja.

Fuente: ProVeg International

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Julio 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí