Lees el plato en la carta, tu cerebro descifra que no hay ningún producto de origen animal en él, lo eliges y cuando te lo traen a la mesa… ¡sorpresa! Contra todo pronóstico, hay un ingrediente no vegetal delante de tus ojos. Puede ser todavía peor: no lo ves, pero está. Os hablamos de platos veganos que parecen veganos, pero que no lo son: los false-friends del veganismo.

platos false friends
123rf Limited©belchonock. Mantequilla clarificada tipo “Ghee”

Clásicos false-friends

Los bocadillos vegetales con atún, pollo o mayonesa son un clásico que siguen resistiéndose a abandonar los menús de algunos bares. Incluso ha existido la hamburguesa vegetal que resulta ser de ternera, pero es llamada vegetal porque va con tomate y lechuga. También están las tostadas con escalivada… ¡y anchoas! Lo mismo pasa con las ensaladas: algunas llevan de todo menos vegetales. Cuidado también con las salsas -por ejemplo, el falafel va acompañado de salsa de yogur- y el jamón -ingrediente estrella que aparece donde menos te lo esperas: en el interior de alcachofas asadas o por encima de un rico gazpacho-.

Como decíamos, en las propuestas gastronómicas anteriores, el ingrediente de origen animal se ve. En otras ocasiones, solo se saborea o incluso es muy difícil de distinguirlo. Es lo que ocurre con algunas salsas, como la brava (suele llevar mayonesa) o la Worcestershire (elaborada con anchoas).

Los bocadillos vegetales con atún, pollo o mayonesa son un clásico que siguen resistiéndose a abandonar los menús de algunos bares

Es frecuente pensar que con un plato de pasta los veganos vamos sobre seguro, pero también hay truco. Algunos tipos de pasta fresca, como pappardelle, tagliatelle y ravioli, se preparan con huevo y los espaguetis a la puttanesca, además de deliciosas alcaparras, aceitunas negras y tomate, llevan anchoas.

Las piadinas italianas y las tortillas mexicanas pueden llevar manteca de cerdo. También el pan. Sí, algo tan básico como el pan puede resultar engañoso. Porque si bien sus ingredientes elementales son el agua, la harina, la sal y la levadura, hay muchos a los que se les añade suero de leche, huevo, mantequilla o manteca de cerdo. ¿Hamburguesa vegetal en pan de brioche? No, no es vegana.

Los ingredientes citados previamente son frecuentes en la pastelería, así que si se quieren comer dulces veganos lo mejor es ir a sitios especializados. En restaurantes omnívoros tradicionales, en el postre, ves directo a por la fruta, a no ser que tengan opciones veganas bien marcadas. ¡No, tampoco las trufas de chocolate son veganas!

La omnipresencia de los lácteos

Los lácteos están en numerosos productos, no solo en la pastelería. El sector ha conseguido, tras años de campañas publicitarias y falsos mitos, que se utilicen a mansalva. La pasta al pesto y el risotto incluyen queso parmesano (para cuya elaboración se utiliza cuajo, por tanto, ni siquiera son recetas vegetarianas) y numerosas salsas se preparan con nata, bechamel y/o queso. También es frecuente que lo añadan rallado por encima de la pasta. La leche también es un ingrediente de los gnocchi, purés y cremas de verduras.

Las piadinas italianas y las tortillas mexicanas pueden llevar manteca de cerdo

En la cocina india, especialmente en la del norte del país, se utiliza el ghee, un tipo de mantequilla clarificada que tradicionalmente está hecha con leche de vaca. Se usa para freír o como un ingrediente más de curries y dals. También se emplea para hacer diferentes tipos de pan, para untar, en snacks y postres.

Sopas y caldos no tan vegetales

Las sopas de vegetales, como la de cebolla o la borsch, pueden esconder caldos con ingredientes de origen animal. Además, los caldos se utilizan en muchas otras elaboraciones para darles ese toque de sabor. ¿Es tu fideuá o paella de vegetales realmente vegana? Pregunta qué tipo de caldo han añadido. ¿Guacamole con caldo de pollo? Quien escribe estas líneas, da fe de ello.

En la cocina asiática, la presencia de caldos con ingredientes de origen animal es muy común. Por ejemplo, un pad thai puede haber sido preparado con salsa de pescado u ostras e incorporar pasta de gambas, y un ramen o sopa de miso con caldo de pescado (dashi). El pescado también está presente en el plato coreano kimchi.

Los lácteos están en numerosos productos, no solo en la pastelería

Otros platos no veganos

Ah, ¿pero miel tampoco comes? Muchas personas omnívoras se sorprenden al descubrir que los veganos no consumen miel. Ves con cuidado, porque esta dulce sustancia que robamos a las abejas se usa para pintar mazorcas de maíz, bañar plátanos fritos y acompañar berenjenas fritas (berenjenas a la andaluza). También hay que estar atento a la presencia de gelatina -empleada en golosinas como los ositos de goma, cremas y postres- y al colorante que se obtiene de aplastar cochinillas (E-120) -está en mermeladas y conservas vegetales, entre otros-.

Si lo que quieres es degustar comida vegana 100% sin tener que preocuparte, no dudes en ir a establecimientos veganos.

AutoraCristina Fernández, Periodista & Blogger.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Marzo 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí