En España existe una larga tradición de maltratar a animales en las llamadas fiestas populares o festejos (con animales). ¿Cuáles son? ¿Qué seguimiento tienen entre la población? ¿Qué ha pasado con ellas durante la COVID-19?

Festejos con animales. Las tradiciones más crueles.
123rf Limited©bobakphoto. Fiesta en las calles de Denia, España

Festejos con animales

Capote, muleta, estoques y banderillas. Sangre y sufrimiento. La expresión más moderna de la tauromaquia, conocida como las corridas de toros, se originó a finales del siglo XVIII. Éstas tienen por objetivo acabar con la vida del toro de lidia, el protagonista de la supuesta fiesta nacional. Su muerte llega después de los tres tercios: los toreros empiezan decorando al animal con diversos instrumentos para acabar matándolo.

El espectáculo fue uno de los primeros eventos de masas y todavía hoy se sigue celebrando en España, Portugal (donde no se mata al animal en la plaza), en el Sur de Francia y en algunos países de América Central y del Sur.

Las corridas de toros

Ya desde sus orígenes la fiesta taurina generó controversia: desde enamorados como Ernest Hemingway hasta críticos como Francisco de Quevedo y Gaspar Melchor de Jovellanos. “Destacados juristas, escritores, pintores, filósofos, religiosos, políticos, periodistas e historiadores denunciaron en cada momento histórico la tauromaquia, considerándola como una barbarie que debe ser cuestionada, combatida y, en último extremo, erradicada”, expone el periodista Juan Ignacio Codina Segovia en Pan y Toros. Breve historia del pensamiento antitaurino español.

Las corridas de toros llegaron incluso a prohibirse a principios del S.XIX. “La Ilustración trajo a Europa la apertura de las mentes y la suavización de las costumbres. Las tradiciones más sanguinarias fueron abolidas en casi todas partes. Sin embargo, en España apenas hubo Ilustración y Fernando VII cortó de cuajo sus débiles brotes, restaurando la Inquisición y la tauromaquia, entre otros horrores”, explicaba el filósofo Jesús Mosterín en su obra El triunfo de la compasión.

En España se celebran también otros tipos de festejos taurinos como los correbous (típicos de las Terres de l’Ebre), los Sanfermines (Pamplona), los bous a la mar (Alicante), el Toro Jubilo de Medinaceli (Soria), los Sanjuanes (Soria), las becerradas, el Toro enmaromado (Zamora) y un largo etcétera. Todos ellos tienen un punto en común: el maltrato de los bovinos.

En España se celebran también otros tipos de festejos taurinos como los correbous o los Sanfermines

Más entretenimiento animal

Los bovinos no son los únicos protagonistas de las fiestas populares en las que se trata con crueldad a los animales. Tristemente, hay más personajes.

En varias localidades de Galicia tiene lugar la Rapa das Bestas, una tradición que consiste en buscar manadas de caballos salvajes, llevarlos hasta el ‘curro’, un recinto cerrado, en el que los animales están hacinados y asustados, y raparles las crines, las colas y marcarlos. En Las Luminarias, en San Bartolomé de Pinares (Ávila) y Villar del Rey (Badajoz), caballos, burros y mulos son obligados a saltar entre las llamas. Y en Carpio de Tajo (Toledo), jinetes arrancan la cabeza a gansos muertos y atados a una cuerda. Hace pocos años los animales estaban vivos.

Cierto es que, afortunadamente, algunas prácticas de maltrato animal se han prohibido en los últimos años gracias a la presión de grupos defensores de los derechos de los animales y a una mayor sensibilización por parte de la población. En el año 2000 se puso fin al lanzamiento al vacío de una cabra desde el campanario de la iglesia de Manganeses de la Polvorosa (Zamora) y en 2015 a tirar a una pava desde el campanario de Cazalilla de la Sierra (Jaén), si bien algunos cazaleños han seguido con esta brutal tradición en viviendas particulares en la misma plaza en la que se sitúa la iglesia.

Afortunadamente, algunas prácticas de maltrato animal se han prohibido en los últimos años

En 2016, el Ayuntamiento de Roses (Girona) vedó la empaitada d’ànecs, una práctica que se celebraba desde hacía más de 90 años y que consistía en lanzar patos al mar para que los bañistas los atraparan y llevaran a la playa. También se ha puesto fin al festejo Marranos al barro en Ceutí (Murcia), a atar estorninos a las palmeras en Elche (Alicante) para las procesiones, a matar ratas para lanzárselas unos a otros en una batalla en Puig (Valencia) y a apedrear a palomas encerradas en vasijas en Robledo de Chavela (Madrid). Parece difícil creerlo, pero estos hechos eran una realidad en España hasta hace muy pocos años y, lamentablemente, y a pesar de las prohibiciones, algunos individuos siguen cometiéndolos.

COVID-19 y subvenciones

La pandemia de la COVID-19 ha dado un respiro a los animales. Dos años sin fiestas mayores han evitado el sufrimiento de muchos de ellos. En 2020, tal y como publica el Ministerio de Cultura y Deporte, se celebraron 129 festejos taurinos, una cifra que representa un descenso interanual del 90,9%. “La crisis COVID-19 ha impedido celebrar una buena parte de la actividad taurina prevista: en el segundo trimestre de 2020 no se celebró ningún espectáculo taurino”.

El número de festejos taurinos ha ido descendiendo de manera paulatina en los últimos años. En 2007 se celebraron 3.651 y en 2017, 1.553. En 2018, 1.521, y en 2019, 1.425. Concretamente, las corridas de toros también han ido a menos: han pasado de las 953 en 2007 a las 387 en 2017. En 2018, 369, y en 2019, 349. Solo un 8% de la población española acudió en 2019 a un evento taurino.

123rf Limited©mme123. San Fermín, calle Estafeta (Pamplona)

Rechazo social a la tauromaquia

El rechazo social a la tauromaquia va en aumento. En España, las corridas de toros han sido prohibidas en más de 80 municipios. Canarias fue la primera Comunidad Autónoma que lo hizo, en 1991. Cataluña aprobó su abolición en 2010, sin embargo, en 2016 el Tribunal Constitucional anuló dicha prohibición. A pesar de ello, los toros no han vuelto a los ruedos.

La pandemia también ha puesto punto final a algunos festejos, como es el caso de la feria taurina de Gijón. El 19 de agosto la alcaldesa de la ciudad asturiana, Ana González, ratificó su decisión de no prorrogar la concesión de la plaza de toros de El Bibio, como consecuencia de los polémicos nombres (Feminista y Nigeriano) que tenían dos de los toros que iban a ser toreados.

El rechazo social a la tauromaquia va en aumento. En España, las corridas de toros han sido prohibidas en más de 80 municipios

«Es una actividad moribunda mantenida por las administraciones con subvenciones públicas y la ciudadanía no está dispuesta a que se destine ni un solo euro a acosar, apuñalar y ejecutar cruelmente a animales», afirmó la presidenta del Partido Animalista (PACMA), Laura Duarte, durante una manifestación antitaurina el pasado septiembre en Madrid.

Fondos públicos que fomentan la tauromaquia

No está claro cuántos fondos públicos se destinan para celebrar festejos taurinos o fomentar la tauromaquia a causa de la falta de transparencia de las Administraciones y el entramado de instituciones que intervienen en el proceso. En 2013, el estudio Toros & Taxes, elaborado por ERC/Catalunya Sí y difundido por Los Verdes en el Parlamento Europeo concluía que la tauromaquia “está muy subsidiada, tanto por las administraciones españolas como por los fondos europeos”. De no ser por estas ayudas, concluyen los autores, los toros estarían probablemente “al borde del colapso y no podrían subsistir”.

No está claro cuántos fondos públicos se destinan para celebrar festejos taurinos o fomentar la tauromaquia a causa de la falta de transparencia

Según un informe de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), algo más de 600 ganaderías españolas de lidia han recibido 442,5 millones de euros de fondos comunitarios entre 2002 y 2019. El Parlamento Europeo ha votado en varias ocasiones retirar las ayudas agrícolas a ganaderías vinculadas con la tauromaquia, la última vez fue en octubre de 2020.

Varias organizaciones animalistas se han unido para poner fin a las subvenciones públicas a la tauromaquia. ESTO LO PAGAS TÚ es una llamada a la acción para eliminarlas. ¿Morirán solos los festejos con animales o habrá que darles la estocada final?

 Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here