Este articulo no es un anuncio de detergente. Es de otro tipo de «blanqueo», bastante mas siniestro, el Veganwashing.

¿Existe el Veganwashing, o el «lavado vegano»?
123rf Limited©ahasoft2000. Carne de vacuno OMG cultivada mediante cultivo celular in vitro de células animales

¿Por qué surge el Veganwashing?

No hay duda de que el mercado de productos veganos ha crecido enormemente en los últimos años, lo que ha causado gran interés a gente de negocios. No es de extrañar, ya que en un reciente informe de Research and Markets se concluyó que en 2018 el valor del mercado mundial de alimentos veganos fue 14.200 millones de dólares y se espera que alcance los 31.400 millones de dólares en 2026. En España, el valor de las ventas de productos veganos ya ha alcanzado los 448 millones de euros. Desafortunadamente, tal popularidad es principalmente comercial, no filosófica, ya que el mercado de estos productos va mucho más allá de la comunidad vegana, que sigue siendo una minoría bastante pequeña de la población –aunque va creciendo.

En algunos países esta explosión comercial ha alcanzado niveles muy altos, como es el caso del Reino Unido, donde yo resido. Un estudio de Mintel del 2019 muestra que casi una cuarta parte de la población británica consumía leche vegetal (en comparación con el 19% en el 2018), y un estudio de British Takeway Campaign encontró que entre el 2016 y el 2018 las comidas veganas fueron la opción de comida para llevar de más rápido crecimiento con un aumento del 388%. Hay varias explicaciones del porqué hay tantos productos veganos en el Reino Unido (una tradición centenaria de organizaciones de protección animal, país donde reside la Sociedad Vegana desde el 1944, pioneros en la producción de leche de soya fortalecida con vitamina B12, etc.), pero hay una que a menudo no se menciona: el capitalismo efervescente.

Whitewashing y greenwashing: los precursores

Donde hay un capitalismo muy fuerte, hay muchos productos para vender, y con ellos una industria de marketing bien desarrollada que, entre otras cosas, sabe cómo «forzar» nuevos productos a una población sedienta de variedad y selección. La exageración, la ocultación, y la falsedad, han sido herramientas que los expertos menos escrupulosos de tales industrias siempre han utilizado, y un aspecto de esto es el concepto whitewashing (o blanqueo), que es deliberadamente ocultar hechos desagradables o incriminatorios sobre alguien o algo. Esto no es nuevo. Desde hace muchos años la industria láctea con sus anuncios de vacas «felices» paseándose en el campo, escondiendo la realidad de su sufrimiento en la granja, cuando se les roban sus terneros y se las mantiene constantemente embarazadas en condiciones de cautiverio extremas, ha «blanqueado» su imagen sustituyendo sufrimiento por bucolismo.

Las empresas multinacionales de hamburguesas u otro tipo de comida de carne rápida siempre han sido el arquetipo del «carnismo»

A pesar de las campañas que han seguido exponiendo la realidad de la agricultura animal, mucha gente sigue creyéndose la narrativa de estas industrias. Después del whitewashing vino el greenwashing, (ecoblanqueo, lavado verde o lavado de imagen verde), que es una forma de propaganda en la que se realiza marketing engañoso para promover la percepción de que los productos, objetivos o políticas de una organización son respetuosos con el medio ambiente – aunque no lo sean. Con este fin, a menudo se utilizan las etiquetas «orgánica», «ecológica» o «biológica». La industria de huevos de gallina son un exponente claro de esta propaganda, con sus «huevos del 0», de producción ecológica, lo que algunos de la industria los define como «huevos de gallinas que se crían en libertad y picotean maíz y otros cereales, además de hierbas y verduras del campo» (Xavier Frauca, propietario de la empresa avícola Ous de Calaf, en Barcelona, entrevistado por La Vanguardia). La verdad es que estas gallinas también comen pienso, y tal «libertad» es totalmente ficticia. A menudo, la diferencia entre las gallinas «libres» y las de jaula es solo la jaula individual, pero muchas se siguen manteniendo en cautiverio en condiciones de alta densidad causantes de mucho stress y sufrimiento, y singuen teniendo un mal impacto ambiental ya que siguen contribuyendo significativamente al calentamiento del planeta – mucho más que la agricultura no-animal.

123rf Limited©akova

¿Qué casos existen de veganwashing?

La nueva frontera de este tipo de manipulación poco ética de información comercial y de relaciones públicas podría ser el veganwashing. Con la creciente popularidad del veganismo, aquellos que quieren mejorar su imagen puede que ahora substituyan la etiqueta «ecológica» por la etiqueta «vegana», ya que por lo general los productos veganos son menos dañinos al medio ambiente, y naturalmente causan mucho menos sufrimiento animal. ¿Pero ya existen casos específicos de veganwashing?

Multinacionales de comida rápida

Yo creo que sí. Las empresas multinacionales de hamburguesas u otro tipo de comida de carne rápida siempre han sido el arquetipo del «carnismo», y cada manifestación por los derechos de los animales en la que he participado durante décadas ha hecho una parada delante de un McDonald’s’, un Burger King o un Kentucky Fried Chicken para expresar su desaprobación inequívoca de forma muy explícita. Sin embargo, en los últimos años, tales empresas han estado desarrollando productos veganos. Para mi esto es un claro ejemplo de veganwashing, ya que estos productos (que son solo simbólicos siendo una proporción minúscula de su oferta, y no reemplazan los productos originales) no son realmente para atraer una nueva clientela vegana (la mayoría de los veganos éticos, yo incluido, nunca entraremos en ninguno de sus establecimientos, por lo que representan), sino para mejorar su imagen, e incrementar sus ganancias, que acabarán siendo invertidas en más explotación animal.

Restaurantes

Luego tenemos el caso de restaurantes vegetarianos que cambian su nombre a veganos pero siguen usando leche o huevos en algunos de sus platos, el caso de productos anunciados como veganos pero que, o bien contienen ingredientes de origen animal, o han sido probados con animales, y el caso de empresas de productos lácteos adquiriendo empresas de leche de soya, que aunque a primera vista pueda parecer positivo al mejorar su viabilidad comercial, en realidad puede que sea una táctica para disminuir la competencia (en este caso, la de alternativas veganas a sus productos clásicos).

Hay restaurantes vegetarianos que cambian su nombre a veganos pero siguen usando leche o huevos en algunos de sus platos

Política

Finalmente, también está el veganwashing político. Usando este término en Google, salen muchas páginas hablando de Israel. Se dice que tal país tiene el porcentaje de veganos más alto del mundo. Según un estudio realizado por Vegan Friendly el 5% de los habitantes de Israel son veganos (y lo son uno de cada diez habitantes de Tel Aviv). Pues bien, hay una teoría que dice que este aumento del veganismo es una estrategia del estado de Israel para compensar la mala imagen causada por sus políticas con Palestina. En este caso, la hipótesis es que el veganismo, con su conexión con los derechos de los animales, podría ayudar a compensar una mala reputación en derechos humanos.  Es difícil saber si este caso es real o si estas teorías están influidas por algún elemento antisemita, o simplemente propaganda anti-vegana, pero lo interesante es que un fenómeno que quizás empezó como una exageración comercial local, podría acabar como algo mucho más siniestro y global. Al fin y al cabo, el veganismo ético no es una dieta, sino que es una filosofía asociada con un movimiento sociopolítico trasformativo, y como tal susceptible a todo tipo de intrigas políticas.

Autor: Jordi Casamitjana, Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Octubre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here