El documental Seaspiricy: La pesca insostenible, dirigido y protagonizado por Ali Tabrizi y lanzado en Netflix, que analiza el impacto de la industria pesquera en la vida marina y en los océanos, ha generado un gran debate.

La incómoda verdad sobre la pesca
123rf Limited©John Wollwerth

¿Qué se esconde detrás de la pesca?

¿Dónde quedó aquel capitán risueño que surcaba los mares buscando sustento para él y su familia?

Los mares representan el 71% de la superficie terrestre, albergan el 80% de la biodiversidad del planeta y son el mayor sumidero de carbono de la Tierra. Esconden un mundo lleno de vida y de belleza del que todavía queda mucho por conocer.

Todo ello no ha impedido al ser humano convertirlos en sus vertederos. La abundancia de basura no biodegradable, sobre todo plástico, en los mares preocupa a la comunidad científica desde los años 70 del pasado siglo tanto por el impacto que provoca en la vida marina como en la cadena alimenticia.

El problema del plástico en el mar

El plástico mata a más de un millón de aves y 100.000 mamíferos marinos y tortugas cada año y facilita la propagación de especies invasoras. El ser humano ha creado las famosas sopas de basuras situadas en los giros oceánicos, dejado vía libre a los microplásticos -ingeridos por los animales que después consumen algunos humanos- y vertido metales pesados tóxicos como el mercurio.

El plástico mata a más de un millón de aves y 100.000 mamíferos marinos y tortugas cada año

Las organizaciones ecologistas y gubernamentales bombardean constantemente a la población con la necesidad de reducir pajitas, botellas y cubiertos de plástico… Sin duda, una apuesta necesaria, pero ¿suficiente? “La industria pesquera es la mayor amenaza para nuestros océanos. No es el plástico, ni la contaminación, ni la degradación climática, ni siquiera la acidificación del océano”, afirmaba en 2019 el periodista británico George Monbiot en su artículo Stop eating fish. It’s the only way to save the life in our seas (Deja de comer pescado. Es la única forma de salvar la vida en nuestros mares, en español), publicado en The Guardian.

La pesca genera residuos plásticos

La mayor parte de los residuos plásticos que flotan en los mares tienen como origen la pesca, y en muchas de esas redes desechadas mueren animales que quedan atrapados. ¿Por qué las organizaciones ecologistas no promueven acabar con la pesca y sí con el uso de las pajitas de plástico? No es algo nuevo, pues también han mirado hacia otro lado con los efectos negativos para el planeta de la ganadería. En general, olvidándose del consumo de animales, los defensores de la protección del medio ambiente han conseguido no molestar a las multinacionales, hacerse un hueco en los medios de comunicación y conseguir un gran número de socios que pagan sus cuotas sin tener que plantearse grandes cambios en sus vidas.

Además de generar residuos, la pesca comercial es una máquina de matar. Cada vez más buques pesqueros navegan los mares en busca de una población de peces en caída libre: una de cada tres poblaciones de peces marinos está sobreexplotada -en comparación con sólo una de cada diez hace unos 40 años-, según datos la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Una de cada tres poblaciones de peces marinos está sobreexplotada

La pesca industrial, que ha sustituido a los pescadores locales como proveedores a nivel mundial, destruye los fondos marinos y no sólo mata a millones de animales -algunas organizaciones animalistas hablan de un billón- que acabarán exhibidos en mercados de todo el mundo, también hiere o quita la vida a otras especies como tortugas, focas, delfines, tiburones y/o ballenas, entre otros, que no son objetivos: son las llamadas capturas accidentales, los daños colaterales de la pesca. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), el 40% de la captura de peces en todo el mundo es captura incidental y se arroja al océano, ya sea muerto o moribundo. Lo cierto es que las cifras reales siguen siendo desconocidas por la falta de recursos para controlar lo que ocurre en alta mar.

Otras prácticas pesqueras

El mar se torna rojo en la bahía de Taiji, localidad situada en el sureste de Japón, durante los meses de septiembre a marzo. Miles de delfines, que llegan siguiendo su migración anual, son acorralados y conducidos hacia la orilla. Los cetáceos aletean sin parar para conseguir escapar. No saben que unos cuantos pasarán a dar piruetas en parques acuáticos para diversión de los humanos, otros morirán después de una sangrienta caza y los más afortunados -los pequeños- volverán al océano debilitados. Es la realidad que en 2009 sacó a la luz el documental estadounidense The Cove, galardonado con un Oscar.

La incómoda verdad sobre la pesca
123rf Limited©Thatsaphon Saengnarongrat

Las críticas a dicha tradición han tenido respuesta del gobierno nipón que se escuda en los beneficios económicos, así como en la tradición y en la legalidad. No obstante, sigue tratando de evitar la captura y difusión de imágenes. En 2014, el gobernador de la prefectura de Wakayama fue más allá. «Todos los días se matan vacas y cerdos para comerlos ¿Sólo será cruel en el caso de los delfines?».

Los pequeños mamíferos marinos no están amparados por la Comisión Ballenera Internacional, así pues, su caza comercial no está prohibida. Sí que lo está, desde la temporada 1985-1986, la caza comercial de los grandes cetáceos, aunque una laguna en la moratoria la sigue permitiendo con supuestos fines científicos, como hace Japón, y por la subsistencia aborigen, permitida en Dinamarca, Rusia, San Vicente y las Granadinas y los Estados Unidos.

El caso de los tiburones

Por su parte, los tiburones, además de estar dentro de las capturas incidentales, también son explotados en todos los mares del mundo por su carne, aceite de hígado, piel, dientes y cartílago, tal y como explica la FAO. Pero, sobre todo, mueren por sus aletas, uno de los artículos de pesca más caros debido a la alta demanda de la sopa de mismo nombre, una delicatessen asiática símbolo de estatus.

Es una práctica pesquera común el aleteo de tiburones (del inglés shark finning), que consiste en cercenar las aletas de los animales y devolver el cuerpo mutilado al mar muchas veces todavía vivo. El tiburón muere tras una lenta agonía por asfixia, desangrado o devorado por otros peces. Esta práctica está prohibida por la Unión Europea.

La pesca de tiburones, de la que España es líder en Europa y segunda a nivel mundial, está llevando a la extinción a muchas de las más de 300 especies que existen.  Según un reciente informe de WWF, la península ibérica se ha convertido en un gran centro de intercambios comerciales de tiburones y rayas, especialmente en fresco. El 35% ciento de la carne congelada y todas las importaciones de carne fresca proceden de nuestro país.

La pesca de tiburones, de la que España es líder en Europa y segunda a nivel mundial, está llevando a la extinción a muchas de las más de 300 especies que existen

La desaparición de los grandes depredadores como los tiburones pone en riesgo el futuro de la vida en los mares, ya que acabaría por desestabilizar a muchas otras especies y provocar su desaparición.  Y si el mar muere, nosotros también.

Ante la sobreexplotación de los mares, algunos expertos defienden a capa y espada la acuicultura, las granjas de peces, que venden como sostenibles. La experiencia demuestra que además del maltrato animal -los animales viven hacinados, alimentados con pienso-, esta actividad también tiene impactos negativos para el medio como la contaminación y la proliferación de enfermedades como los piojos de mar. ¿Qué tal si optamos por cubrir nuestras necesidades de omega 3 con las semillas de chía o de lino, y las nueces, entre otros?

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Julio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here