DHA significa ácido docoxahexanoico y es un ácido graso omega-3. Otros ácidos grasos de esta familia de omega-3 son el EPA y el ALA. De todos estos, el DHA es el que se encuentra en mayor cantidad en el cerebro, donde se acumula sobre todo a lo largo del tercer trimestre de la gestación y después del nacimiento.

dha

Durante el periodo que se inicia con la concepción y termina en el segundo cumpleaños (“primeros mil días”) se produce el crecimiento y desarrollo más intenso del cerebro humano que vamos a ver en toda la vida.

Beneficios del DHA

Son muchos los nutrientes cruciales durante este periodo para garantizar que el desarrollo cerebral sea óptimo, pero uno de los más importantes y a veces olvidado, es el DHA.

Unos buenos niveles de DHA en este periodo se han relacionado con mejor desarrollo intelectual y mejor función visual. Es muy posible que el DHA tenga además otros efectos beneficiosos en el embarazo, ya que parece proteger frente al nacimiento prematuro y el bajo peso del bebé.

¿Cómo obtiene el feto y el bebé el DHA que necesita?

Durante la gestación el feto lo obtiene a través de la placenta. Prácticamente todo el DHA que consuma la madre en este periodo va a atravesar la placenta y va a acumularse en el cerebro y los ojos del bebé.

La leche materna es la fuente de DHA para el bebé tras el nacimiento. La leche de madres que toman DHA tiene concentraciones más altas de este nutriente. La mayor parte de las fórmulas adaptadas para bebés tienen o están empezando a incluir DHA entre sus ingredientes.

¿Cómo se  produce el DHA?

Este y otros ácidos grasos omega-3 de cadena larga son producidos por muchas especies de microalgas que habitan los océanos. Estas microalgas son el alimento de los peces, que de esta manera obtienen y acumulan el DHA en su organismo. Por este motivo el pescado y los suplementos de aceite de pescado se han considerado tradicionalmente una buena fuente de ácidos grasos omega-3.

Sin embargo el pescado encierra hoy peligros que pueden contrarrestar los beneficios que aporta su DHA. El principal es que debido a la contaminación de los mares, los peces son una fuente de mercurio y otros metales pesados. Aunque esto es un problema sobre todo en las especies más grandes como el tiburón, el lucio, el atún rojo y el pez espada, en realidad todos los peces sufren hoy en día algún grado de contaminación. Las autoridades sanitarias españolas recomiendan que las mujeres embarazadas y durante la lactancia, así como los menores de 10 años, no consuman pescados con alto contenido en mercurio y limiten los de contenido medio.

La leche materna es la fuente de DHA para el bebé tras el nacimiento. La leche de madres que toman DHA tiene concentraciones más altas de este nutriente

Los suplementos de aceite de pescado además son insostenibles desde el punto de vista medioambiental. Actualmente un 25% de las capturas totales de peces marinos se dedican a la obtención de aceite de pescado. Esto está contribuyendo de forma muy importante a esquilmar los recursos naturales y se prevé que de continuar de esta forma la vida en los océanos podría desaparecer para el año 2050.

Por ello la fuente hoy más segura y sostenible de obtener el DHA que necesitamos es a través de aceite de microalgas cultivadas en aguas limpias. Esto nos garantiza todos los beneficios del DHA sin ninguno de los riesgos asociados al pescado.

¿Cuánto DHA necesitamos?

Las autoridades europeas recomiendan que las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia tomen 450-500 mg diarios. Los bebés  de 0-2 años que no puedan tomar leche materna o una fórmula fortificada con DHA deberían recibir 100 mg al día directamente como suplemento.

Para los adultos y los niños mayores de 2 años, 250 mg al día de DHA se considera una buena cantidad. Aunque después de los dos años el cerebro ya está prácticamente formado, seguimos necesitando DHA para reponer el que se va gastando. Es posible que el DHA tenga otros efectos beneficiosos sobre la salud gracias a sus propiedades anti-inflamatorias, sobre este tema hay mucha investigación en marcha.

¿No es verdad que el cuerpo humano puede producirlo?

Sí, pequeñas cantidades pueden ser producidas en el organismo a través de otro omega-3, el ALA, que se encuentra en las nueces, en algunas semillas, en la soja y en las verduras de hoja verde. Es muy positivo incluir estos alimentos en la alimentación diaria porque el ALA también es muy importante para la salud.

La cantidad de DHA que podemos producir no es suficiente para cubrir las altas demandas del cerebro en desarrollo

Pero esta cantidad de DHA que podemos producir no es suficiente para cubrir las altas demandas del cerebro en desarrollo y por ello en el embarazo y al menos en los primeros dos años de vida es muy conveniente suplementarlo.

AutoraMiriam Martínez Biarge,  Médico Pediatra

Omega-3 DHA de algas Veggunn

El Omega-3 DHA de algas Veggunn es un complemento alimenticio a base de aceite de microalga Schyzochitrium sp, contenido en cápsulas softgel (perlas) de origen vegetal. Este producto de Veggunn alcanza el 99% de contenido en DHA. Este elevado rendimiento se consigue gracias a la pureza de la fuente original del 50% de la microalga, fermentada en Europa.

El DHA es un ácido graso esencial poliinsaturado procedente de cadenas largas de omega-3. Forma parte de las membranas de nuestras células. Además, ejerce un efecto anti-inflamatorio y participa en el neurodesarrollo del sistema cognitivo. Estas funciones lo hacen especialmente interesante en la prevención enfermedades cardiovasculares y el desarrollo y maduración del sistema nervioso.

Este elevado rendimiento se consigue gracias a la pureza de la fuente original del 50% de la microalga, fermentada en Europa

Es importante para el buen desempeño de las funciones cerebrales, pues participa en la neurogénesis, en la migración de las neuronas desde zonas ventriculares a la periferia, en la mielinización y en la sinaptogénesis. El omega-3 DHA es esencial para el mantenimiento de la vista y el sistema cognitivo, así como la prevención del riesgo cardiovascular.

Dónde obtenemos DHA

Podemos encontrarlo de forma natural ya en la leche materna, mientras que el pescado azul es fuente secundaria de este ácido graso. La fuente original de omega-3 se encuentra en algunas algas marinas, que es el alimento de estos peces. Con el producto de Veggunn, las personas veganas o vegetarianas, pueden encontrar el omega-3 acorde a su dieta.

Aunque el organismo obtiene el DHA a través de la alimentación, las cantidades que se sintetizan son muy bajas y habría que ingerir un gran volumen de estos productos para lograr unos niveles favorables de este ácido graso esencial. Esto podría resultar un problema, sobre todo con el pescado azul: su contenido en metales pesados, si se consume en exceso, tiende a almacenarse en los ganglios basales del cerebro, lo que dificulta la comunicación neuronal, que se ralentiza.

Ventajas DHA de algas Veggunn

Es un producto fabricado en España, con estándares de calidad europeos. Las algas poseen un alto contenido de minerales, pero el DHA Veggunn no contiene yodo, para evitar cualquier interacción concerniente a la tiroides. DHA Veggunn no produce efectos desagradables como eructos con olor o sabor. A las mujeres embarazadas, se les recomienda consumir DHA que no sea de origen animal ya que pueden contener altos niveles de metil mercurio.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Junio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here