Un estudio de alcance mundial liderado por investigadores catalanes demuestra, una vez más la correlación entre el consumo de carne y de alcohol y el cáncer. Además, añade que, a la inversa, una ingesta de verduras más elevada podría ser un factor protector.

Un nuevo estudio confirma la relación entre el consumo de carne y alcohol y el cáncer

La principal conclusión de este Estudio Internacional publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, es que el consumo de carne y alcohol se relaciona con una incidencia más grande de cáncer.

Consumo de carne y de alcohol y el cáncer

Dicho estudio ha analizado la correlación entre dieta y cáncer en al menos medio centenar de países, desde el 1960 hasta el 2017. El análisis cruza datos de instituciones como la FAO, la OMS, la ONU, el Banco Mundial, la OCDE, los Departamentos de Agricultura y Salud de los EE. UU. o el Eurobarómetro, que incluyen información de países de Europa, Asia, América, Australia, y África.

Este estudio a gran escala solo hace que confirmar y corroborar un hecho que ya había sido observado en otros estudios locales.

Indicadores del nivel de vida

Los autores han analizado datos de prevalencia de cáncer entre 1998 y 2010 y de mortalidad por cáncer entre 1960 y 2010 y las han relacionado con el consumo per cápita de calorías, de carne, de pez, de verduras, de alcohol, de fósforo y de nitrógeno (estas dos últimas cantidades se han calculado a partir de las concentraciones que recoge la FAO por grupos de alimentos).

Para evitar resultados sesgados por otros factores, también se han tenido en cuenta variables relacionadas al estilo de vida, como el PIB, la edad media, la esperanza de vida y el Índice de Desarrollo Humano. La conclusión a la que se ha llegado es que no afectan o alteran la relación entre el consumo de carne y alcohol y la prevalencia de mortalidad por cáncer.

El consumo de carne y alcohol se relaciona con una incidencia más grande de cáncer

Tendencias que señala el estudio

Los resultados pues, confirman que una alta prevalencia de neoplasmas malignos entre el 1998 y el 2010 está relacionada con una alta ingesta de carne. Y esto se da especialmente en tumores de colon, pulmón, mama y próstata.

El consumo de carne también está relacionado con una alta mortalidad por todos los tipos de cáncer entre el 1960 y el 2010.

La única excepción a estas tendencias se da en el cáncer de cuello uterino. Esto sugiere que las causas ambientales de este tipo de cáncer pueden ser diferentes.

Fuentes:

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here