Hace ya algún tiempo que en los supermercados comienzan a verse, cada vez más, platos preparados de comida precocinada vegana. Lasaña vegetal con bechamel de soja, albóndigas de soja, hamburguesas de guisante, tortilla sin huevo… llenan las góndolas y expositores. Pero ¿hasta qué punto tiene sentido que las recetas veganas imiten, cada vez más, las preparadas con carne animal?.

Recetas veganas que imitan recetas con carne animal

Poco a poco, los veganos, podemos encontrar productos en una zona del supermercado que va más allá de la frutería o la verdulería.

Recetas veganas en el supermercado

Lo que vemos con mayor frecuencia, no son platos nuevos, sino imitaciones de platos o productos que tradicionalmente se elaboraban con ingredientes de origen animal. Y es que no siempre, me arriesgaría a decir que casi nunca, el motivo que nos lleva al veganismo no es el que nos gusten o no los productos de origen animal. La salud, la sostenibilidad, la conservación del medio ambiente, y sobre todo el bienestar animal son las principales causas que originan este cambio de estilo de vida. Por lo tanto, el formato de un alimento en el plato final, ya sea tortilla o salchicha, poco tendría que ver con que nos guste por ser veganos. La gente no deja de comer carne porque no le guste, sino porque está en contra de lo que implica su consumo.

Teniendo en cuenta esta realidad, parece que cobra más sentido replicar en versión vegetal, todo el abanico de productos cárnicos o incluso de pescado, que podamos imaginar. De hecho, muchas personas se plantean a partir de qué ingredientes están preparados estos alimentos en su versión tradicional al encontrar estas imitaciones. Si encontramos una morcilla elaborada a partir de frijoles negros y soja puede despertar la curiosidad y plantearnos que para la tradicional se usa la grasa y la sangre de un animal.

¿Por qué tendemos a imitar?

Cada vez que una persona realiza un cambio de hábitos, necesita apoyarse en aquello que conoce para garantizar una transición exitosa. Esta adaptación, en muchas ocasiones pasa por imitar los formatos. Si hemos estado muchos años comiendo tortilla de patatas para cenar los viernes, dejar de consumir huevos y, por consiguiente, no volver a comer tortilla puede suponer un freno para cambiar nuestra costumbre. Pero, si podemos sustituir huevo por harina de garbanzos y mantener, y disfrutar, de esa tortilla, es mucho más probable que tengamos una excusa menos para dejar de contribuir al sufrimiento animal.

El apego emocional a algunos platos en concreto es otra de las causas que nos llevan a la imitación. Si le damos importancia a lo que nos supone a nivel emocional aquello que ponemos en nuestro plato vemos que va más allá del alimento en sí. La compañía mientras comemos, quien lo ha cocinado y el vínculo que tenemos con esa persona o el momento de nuestra vida ocasionarán un recuerdo y una emoción que fácilmente quedará anclada a esa preparación. Es posible que si nuestra abuela preparaba un delicioso estofado cuando éramos pequeños, imitar esa receta sustituyendo carne por proteína texturizada o por seitán nos haga revivir aquellos momentos. En este sentido, es muy sencillo versionar recetas si tenemos algo de mano en la cocina. Soja o proteína de guisante texturizada para imitar a carne picada, tofu para sustituir los huevos en algunos platos, seitán para usar en estofados o cualquiera de las imitaciones de carne que podemos encontrar en los comercios nos ayudarían para hacer un guiso, una paella o un horneado.

Desde bien pequeños, nuestro paladar se acostumbra y desarrolla el gusto por determinados sabores

Aunque muchos alimentos tienen un sabor muy concreto y, al dejar de comer animales y sus derivados, no podremos encontrar un sucedáneo que nos guste, para otros por suerte podemos lograrlo gracias a las especias. Estas son las responsables del sabor de muchos embutidos como el chorizo, la morcilla o de los famosos adobos. Si mantenemos las cantidades y proporciones para macerar tofu, soja o cualquier sustituto vegetal podremos conseguir esos sabores que nos eran tan familiares y que hemos consumido durante años.

¡Cuidado con los ultraprocesados!

Los platos precocinados de origen vegetal que imitan a platos de carne suelen estar llenos de grasas de baja calidad, azúcares y muchos saborizantes. No dejan de ser productos ultraprocesados y deberemos consumirlos con prudencia y moderación. Buscar una base menos procesada para elaborar nosotros mismos la receta final, ayudándonos de especias y jugando con las texturas y formatos, nos permitirá llegar a un resultado mucho más saludable. Esta opción será siempre más económica y saludable que si nos decantamos por comprar el producto ya elaborado.

En la gran mayoría de las preparaciones que imitan a carne, sobre todo las hamburguesas, se procura que no solamente sean similares en aspecto y consistencia, sino también en su composición nutricional. Ya que este tipo de alimentos sustituyen a otros de alto contenido proteico, si comparamos la cantidad de proteínas por 100 gr de producto podemos observar que no tienen nada que envidiar a la carne.

Estamos asistiendo a una auténtica competición para ver qué empresa consigue la hamburguesa vegana más realista. Ya no se trata sólo de ingredientes o de sabores, sino de apariencia, olor y cómo reacciona su producto al cocinarse. Pero, en realidad, ¿es necesario llegar a ese punto de imitación? Pues parece que sí. El consumidor objetivo de estas empresas no son solamente las personas veganas, mucha gente se interesa cada vez más por reducir el consumo de alimentos de origen animal en su dieta y la etiqueta Vegano en un paquete se está convirtiendo en un auténtico reclamo. Muchas empresas, dedicadas a la comercialización de productos cárnicos, viendo que sus números están disminuyendo, se animan a crear embutidos, nuggets, filetes o albóndigas veganas para abrirse a otro tipo de consumidor.

Es muy sencillo versionar recetas si tenemos algo de mano en la cocina

También existen personas que se ofenden por utilizar nombres tradicionalmente referidos a productos cárnicos para referirse a productos vegetales. Incluso se llevó este debate al Parlamento Europeo.

Hablar de albóndigas, salchichas, chorizo, nuggets, hamburguesas vegetales o veganas es una realidad, que tiene su sentido en facilitar a los comensales o compradores la transición hacia una dieta basada en plantas o sencillamente anticipar qué pueden esperar de cierto producto. Si pides en un restaurante una hamburguesa vegana o te decides a preparar una receta de salchichas vegetales en casa, rápidamente te vendrá a la mente qué puedes esperar, de qué forma será o que textura tendrá. Al fin y al cabo, lo que se suele imitar es un formato determinado y no la materia prima en sí misma.

Posiblemente el principal motivo que hay detrás de tantas alternativas a la carne no siempre tenga que ver con el bienestar animal, pero tendremos que preguntarnos si este cambio que está experimentando el mercado conlleva y favorece un cambio en nuestro estilo de vida o preferimos que los veganos tengamos que buscar tofu en algunos reductos y hacernos nuestro propio seitán porque no queda otra. El debate está abierto.

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here