Disfruta de un sinfín de propuestas 100% vegetales: Quesos, helados, sorbetes y postres veganos. Están deliciosos, son muy sanos y extraordinariamente nutritivos.

Cada vez son más las personas que siguen dietas veganas, vegetarianas y flexitarianas. Por eso, en Veritas aumentan la oferta de productos que se adaptan a estas necesidades.

Quesos, helados, sorbetes y postres veganos

Helados y sorbetes veganos muy refrescantes

Aprovechan las grasas saludables del aceite de coco, la leche de coco y los aceites de frutos secos para conseguir la textura cremosa deseada. No contienen lactosa y también los hay sin gluten.

  • De coco. Los helados a base de coco han triunfado combinados con sabores clásicos y sugerentes como chocolate, vainilla, fresa y caramelo.
  • Con chocolate. Es el ingrediente que combina mejor con los helados y sorbetes de bebida de arroz, de almendra o de soja, aunque también es exquisita la combinación de arroz con frambuesas.
  • Sorbete de pistacho. Los amantes de este fruto seco disfrutarán como nunca con esta delicia.

Quesos veganos: sabores exquisitos

Los quesos veganos se elaboran con diferentes materias mezcladas con especias y probióticos, que son los responsables de su fermentación.

  • Con aceite de coco. Se hacen a base de grasa de coco y poseen la textura aceitosa típica de los quesos tradicionales.
    • Taco de gruyer. Destaca por su paladar cremoso y es perfecto para quiches y panecillos.
    • Taco de cheddar. Puede tomarse solo, añadir a platos de pasta o utilizar para gratinar al horno.
    • Taco de mozzarella. Funde perfectamente y su elasticidad va genial con una pizza vegana.
    • Bola de mozzarella fresca. De sabor muy suave, es ideal para completar ensaladas.
    • En lonchas. El mejor para preparar un sándwich frío o caliente. Se funde fácilmente sobre pastas, lasañas, sopas, etc.
  • A base de frutos secos. Son nutritivos, altos en proteínas (entre 10 y 15%), ricos en grasas poliinsaturadas y, al estar fermentados, sus nutrientes se absorben mucho mejor.
    • De anacardos. Ya sea en versión natural o con pimienta, es muy adecuado para tomar en tostadas y sándwiches, añadir a risottos y como ingrediente principal de una salsa para pasta.
    • De almendras. Muy saciante y nutritivo, se puede tomar con crackers para disfrutar al máximo de su sabor.

Postres veganos para chuparse los dedos

Las alternativas más saludables para desayunar, merendar o tomar después de comer.

  • Gelatinas de coco y de frutos del bosque. Se elaboran únicamente con jugo de frutos del bosque o leche de coco, sirope de agave y agar-agar.
  • Cremoso de avena. Una forma sencilla de introducir la avena en tu dieta y disfrutar de sus propiedades digestivas. Se presenta en tres versiones: con cacao, con arándanos y con plátano.
  • Postres fermentados. Conocidos popularmente como yogures, no se comercializan con este nombre porque solo pueden llamarse así los productos de leche de vaca o cabra fermentada con Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. Al igual que los yogures de leche, ayudan a regular la salud intestinal.
    • De soja. El primero fue el básico de bebida de soja fermentada y hoy ya está en Veritas con una textura cremosa, similar a la del yogur griego, y en diferentes variedades: como mango y melocotón, con albaricoque, con fresa, con frutos del bosque, con arándanos, con vainilla y plátano. La mayoría están endulzados con concentrado de manzana.
    • De coco. Los encontrarás de coco natural, con chocolate, con mango, con frambuesa y con vainilla. Igualmente, hay opciones sin endulzar y también el de tipo griego, más denso y cremoso.
    • De almendras y avellanas. El primero resulta extraordinariamente digestivo y el segundo está también disponible en la variedad estilo griego.
  • Batido L. casei de soja con fresa. El Lactobacillus casei es una bacteria probiótica que se utiliza en la producción de productos fermentados y con reconocidos beneficios sobre el sistema digestivo.
  • Kéfir. El secreto de esta bebida tradicional del Cáucaso son los gránulos, una asociación simbiótica de microorganismos, bacterias y levaduras que fermentan tanto en leche de vaca o cabra como en bebidas vegetales.
    • De almendras. Tiene un alto valor proteico gracias a la bebida de almendras.
    • De soja. Su aporte de grasas y proteínas es similar al del kéfir de vaca.
    • De coco. Ligero y con un sabor exquisito.

Artículo patrocinado

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Septiembre 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here