Una dieta basada en vegetales puede ser decisiva a la hora de aliviar los síntomas de dolor asociados a la artritis reumatoide, un trastorno inflamatorio crónico de origen autoinmunitario cada vez más habitual en la población adulta y de edad avanzada en los países desarrollados. Esta es la principal conclusión de un trabajo de revisión de estudios científicos publicado el pasado mes de septiembre en la revista especializada Frontiers in Nutrition por nueve expertos del Comité de Médicos para la Medicina Responsable, una organización sin fines de lucro con sede en Washington (Estados Unidos).

Una dieta vegetal para combatir la artritis reumatoide

La cultura popular y el sentido común nos indican que la alimentación saludable y equilibrada tiene mucho que ver con la salud pero no es fácil demostrar científicamente la relación entre una dieta determinada y la prevención de enfermedades concretas (o de alguno de sus síntomas).

En el caso de la dieta vegana parece que este tipo de demostraciones basadas en la evidencia científica son incluso más difíciles, quizá porqué una parte importante de la comunidad médica occidental y de la sociedad en general se resisten a aceptar soluciones a las enfermedades que no pasen por los medicamentos sintetizados en laboratorios.

El equipo de expertos que ahora presenta su trabajo Frontiers in Nutrition, liderado por Neal D. Barnard, miembro del comité de Médicos por la Medicina Responsable y profesor de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington (Estados Unidos), eran conscientes de las reservas que muchos de sus compañeros muestran con frecuencia ante los potenciales beneficios médicos de la dieta vegana y no han tenido reparos a la hora de revisar un total de 100 estudios publicados en revistas científicas -por tanto, fuera de sospecha para los propios científicos- para saber si existe alguna relación entre la alimentación vegana y un problema de salud muy concreto, la artritis reumatoide.

La inflamación persistente y la deformación de las articulaciones de manos y pies es ampliamente conocida en la historia de la humanidad, pero el término médico de artritis reumatoide (de la raiz griega artr– articulación, y el sufijo -itis inflamación; seguido de rheuma/rheumatos que significa flujo) fue utilizado inicialmente por el médico británico Alfred B Garrod en 1859. Unas décadas más tarde esta denominación médica fue aceptada internacionalmente y en la actualidad designa al trastorno inflamatorio crónico que ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos del cuerpo.

Se ha observado que las dietas basadas en vegetales reducen el dolor y la inflamación de la artritis reumatoide

A diferencia del daño por desgaste de la osteoartritis, la artritis reumatoide afecta el revestimiento de las articulaciones y causa una hinchazón dolorosa que puede finalmente causar la erosión ósea y la deformidad de las articulaciones; y en algunas personas puede provocar procesos inflamatorios que dañan distintos sistemas corporales, incluida la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos.

Si bien los medicamentos nuevos han mejorado las opciones de tratamiento en gran medida, la artritis reumatoide grave aún puede causar discapacidades físicas.

La revisión de estudios científicos liderada ahora por Neal D. Barnard constata que los factores genéticos son importantes en la aparición y evolución de la artritis reumatoide pero también destaca que diversos factores del estilo de vida, incluida la dieta, juegan un papel importante en la gravedad de los síntomas de esta enfermedad, en especial del dolor provocado por la inflamación.

Los investigadores del Comité de Médicos de Medicina Responsable revisaron ensayos clínicos y estudios de observación y encontraron evidencia sólida y consistente de que un patrón dietético basado en vegetales puede reducir la inflamación y mejorar los síntomas asociados con esta enfermedad, según destaca el servicio de noticias científicas Eurkalert en el resumen divulgativo de este estudio científico.

Una dieta vegetal para combatir la artritis reumatoide_

Los autores de la revisión de estudios científicos han agrupado los resultados del trabajo en cuatro grandes conclusiones, en las que se indican las vías o motivos por los que la dieta vegana ayuda a los enfermos de artritis reumatoide.

El primero de los beneficios observados científicamente es que las dietas basadas en plantas ayudan a reducir la inflamación. Así, por ejemplo, un estudio de 2015 encontró que los participantes asignados al azar a una intervención dietética basada en alimentación con vegetales durante dos meses experimentaron reducciones en los puntajes inflamatorios, en comparación con aquellos que tenían dietas más altas en grasas y productos animales. Otros estudios han encontrado que las dietas ricas en grasas y carne procesada están asociadas con marcadores inflamatorios, incluida la proteína C reactiva (PCR). Las dietas basadas en plantas y las dietas altas en fibra se han asociado con niveles más bajos en las pruebas de PCR.

Más concretamente se ha observado que las dietas basadas en vegetales reducen el dolor y la inflamación de la artritis reumatoide. Un ensayo clínico aleatorio que analizó los efectos de una dieta vegana baja en grasa en personas con este tipo de artritis -desde moderada hasta severa- encontró que después de solo cuatro semanas de alimentación vegana, los participantes experimentaron mejoras significativas en la rigidez matutina, dolor en las articulaciones, sensibilidad e inflamación de articulaciones. Los autores de la revisión sugieren que las dietas basadas en plantas son típicamente bajas en grasas y altas en fibra, lo que puede reducir la inflamación y disminuir el dolor y los procesos inflamatorios.

Una tercera observación constatada científicamente es que las dietas basadas en vegetales están asociadas con un Índice de Masa Corporal (IMC) más bajo. Los estudios muestran que el exceso de peso corporal aumenta el riesgo de desarrollar artritis reumatoide y disminuye la probabilidad de superar esta enfermedad cuando ya han aparecido los primeros síntomas. Un estudio 2018 revisado por el equipo del doctor Neal D. Barnard encontró que los pacientes con artritis reumatoide que perdieron más de 5 kilogramos de peso corporal tenían tres veces más probabilidades de experimentar mejoras que aquellos que perdieron menos de 5 kilogramos.

Finalmente, también en base a estudios ya publicados, los autores recuerdan que las dietas basadas en vegetales promueven bacterias intestinales saludables. En esta línea, algunos estudios sugieren que el microbioma puede desempeñar un papel clave en la artritis reumatoide y la inflamación. Los autores señalan que las dietas basadas en vegetales, con alto contenido de fibra, pueden alterar la composición de las bacterias intestinales y aumentar la diversidad bacteriana, que a menudo se presenta alterada en  pacientes con artritis reumatoide.

«Una dieta basada en frutas, verduras, granos y legumbres puede ser de gran ayuda para las personas con artritis reumatoide», dice la coautora del estudio, Hana Kahleova, directora de investigación clínica del Comité de Médicos de Medicina Responsable. «Este estudio ofrece la esperanza de que con un simple cambio de menú, el dolor en las articulaciones, la inflamación y otros síntomas dolorosos pueden mejorar o incluso desaparecer», indica Hana Kahleova.

Artículo científico de referencia:

  • Nutrition Interventions in Rheumatoid Arthritis: The Potential Use of Plant-Based Diets. A Review. Jihad Alwarith, Hana Kahleova, Emilie Rembert, Willy Yonas, Sara Dort, Manuel Calcagno, Nora Burgess, Lee Crosby and Neal D. Barnard. Frontiers in Nutrition, 10 September 2019. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnut.2019.00141/full

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Enero 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here