El pasado día 20 de Septiembre, desde InfoZOOS, las organizaciones ANDA y FAADA remitieron una carta a la Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, en la que se expresaba la urgencia de tomar medidas para evitar las interacciones entre el público visitante y los animales salvajes que se realizan en el Zoo de Castellar de la Frontera (Cádiz), a pesar de sus denuncias previas.

InfoZOOS alerta de las malas prácticas de tres zoos en Andalucía

Asimismo, recientemente se ha podido comprobar que en el Zoo Castillo de las Guardas (Sevilla) también se ha utilizado a una cría de chimpancé para sacarla fuera de su instalación autorizada y permitir que los niños y el público en general la pasen y paseen de brazos en brazos y se saquen fotografías. En este caso, desde InfoZOOS se ha contactado con la Asociación Ibérica de Zoos y Acuarios (AIZA), que representa a los más importantes y prestigiosos zoos españoles y a la cual el mismo zoo sevillano pertenece. AIZA ya ha respondido a InfoZOOS indicando que tomará medidas para corregir esta situación.

En el caso de Castellar de la Frontera, al no ser un centro perteneciente a AIZA, esta asociación no puede actuar. Lo mismo ocurre con el Zoo MundoPark de Sevilla, donde también se producen estas mismas interacciones entre público y animales salvajes, por ejemplo, con crías de tigre y león.

La interacción y el contacto directo entre público (normalmente población infantil) y animales salvajes en los zoos estarían prohibidos según el Decreto 42/2008 de tenencia de animales peligrosos en la Comunidad Autónoma de Andalucía, la Ley 50/1999 de Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos y la Ley de Zoos 31/2003 que en su Guía de Aplicación (publicada para armonizar una interpretación uniforme en todo el Estado) rechaza este tipo de actividades.

Por esos motivos, desde InfoZOOS se ha pedido a la Junta de Andalucía que exija a los zoos mencionados que cesen inmediatamente las actividades de interacción entre los animales salvajes y el público, y que se verifique el cumplimiento de esta condición antes de proceder a la renovación de su autorización como parque zoológico, retirándola en cado de que sigan las interacciones. Es importante recalcar que los zoos están obligados a desempeñar labores de conservación de la biodiversidad y las prácticas denunciadas distan mucho de esa labor, además de suponer un riesgo para la seguridad y la sanidad públicas.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here