La falta de normativas que controlen y limiten el comercio y tenencia de estos animales, unida al desconocimiento sobre su cuidado, ha desembocado en graves problemas para el bienestar de los animales, la biodiversidad, la conservación de las especies, la salud y seguridad públicas, y la salud y seguridad de otros animales.

El mascotismo exótico en España, fuera de control

En las últimas décadas se ha producido un gran auge en la tendencia de adquirir animales exóticos no domesticados como animales de compañía, pasando de las especies tradicionales, como perros y gatos, a todo tipo de animales. A día de hoy hay más de 200 millones de animales de compañía en Europa, incluyendo mamíferos, aves, reptiles, peces y anfibios. Sin embargo, muchas especies, especialmente de animales exóticos, no son aptas para vivir en cautividad.

La práctica llamada “mascotismo exótico”, conlleva riesgos y problemas que afectan a los animales, el medio ambiente y las personas

Como consecuencia adicional, los centros de rescate se enfrentan cada vez más a los problemas provocados por este comercio. En muchas ocasiones, los propietarios de estos animales quieren deshacerse de ellos, como resultado de una compra impulsiva y poco informada, que deriva en la elección de un animal no adecuado como animal de compañía. Esto está llevando al desbordamiento de muchos centros de rescate, algunos de los cuales ni siquiera son óptimos para albergar animales exóticos.

El comercio de animales exóticos no tiene límite y es imprescindible frenarlo porque genera problemáticas globales

Desde FAADA, en coalición con las entidades AAP Primadomus y la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), lanzamos y apoyamos la creación de un listado de especies cuya tenencia y comercio estén permitidas, quedando prohibidas todas las demás. Entre otras acciones hemos realizado el primer estudio sobre comercio de animales exóticos en España. Dicho informe revela impactantes datos sobre la tenencia y el comercio de estos animales, que no ha dejado de crecer en los últimos años. En solo 3 meses de investigación y tras haber analizado solamente 6 canales de venta, hemos encontrado 69 especies de mamíferos exóticos y un total de más de 8.000 animales en venta. Los resultados de la investigación arrojan datos tan sorprendentes como el alto número de felinos exóticos disponibles en el mercado, así como una amplia oferta de especies como bisontes, lobos árticos, zorros árticos, fénecs, ñus, caracales, zarigüeyas, suricatas, petauros del azúcar, erizos, tairas o titís pigmeos. El comercio de animales exóticos no tiene límite y es imprescindible frenarlo porque genera problemáticas globales que inciden en:

1- Salud y bienestar animal

Los animales exóticos no domesticados tienen unas necesidades complejas de alimentación, ambiente y comportamiento en estado salvaje que a menudo se desconocen y en general son difíciles de satisfacer. Mantener a estos animales como compañía es con frecuencia causa de sufrimiento y muerte prematura. Un número cada vez mayor de países, incluida la Unión Europea en el Artículo 13 del Tratado de Lisboa, están modificando sus leyes con el fin de reconocer a los animales como seres sintientes y tener plenamente en cuenta requisitos de bienestar animal.

2- Sanidad y seguridad ciudadanas

Los animales de compañía exóticos pueden ser peligrosos para la salud pública, ya sea por tratarse de especies depredadoras o venenosas, o bien por ser portadores de enfermedades. Alrededor del 75 por ciento de las enfermedades humanas emergentes son zoonóticas, es decir, transmisibles de animales a personas, y están relacionadas de manera significativa con la tenencia de animales exóticos como animales de compañía.

3- Protección del medio ambiente

La falta de legislación relativa a animales de compañía exóticos tiene consecuencias negativas tanto para los ecosistemas naturales de las especies en cuestión, ya que la captura de animales pone en peligro las poblaciones originales, como para los ecosistemas donde las especies son trasladadas. Entre un 10 y un 15 por ciento de las especies desplazadas fuera de sus hábitats naturales se convierten en especies invasoras y pueden suponer un serio impacto para la biodiversidad.

4- Agricultura

La introducción en Europa de especies exóticas en cantidades incontroladas no solo supone una amenaza para la salud pública y el medio ambiente, sino también para la sanidad animal. Los animales exóticos pueden transmitir enfermedades a los animales de granja, lo que puede suponer un riesgo para la seguridad alimentaria e importantes pérdidas de ganado, acarreando así nefastas consecuencias socioeconómicas para el sector.

5- Coste económico

El control y erradicación de especies exóticas invasoras, el tratamiento de enfermedades zoonóticas, la lucha contra el comercio ilegal y el sacrificio de miles de animales de granja para prevenir la propagación de enfermedades, conlleva un coste de cientos de miles de millones de euros a nivel global. La Comisión Europea estima en 13.500 millones de euros al año el coste derivado de controlar y restablecer los daños causados por las especies exóticas invasoras solamente en la Unión Europea. Puesto que las especies objeto de comercio cambian constantemente en función de las nuevas tendencias, las listas negativas no funcionan como medida preventiva y exigen ser actualizadas de manera regular, lo que requiere de una importante inversión de recursos y además conlleva un desfase temporal debido a los cauces burocráticos.

Las autoridades han intentado regular la tenencia y comercio de animales de compañía exóticos de diversas formas, en general a través de la creación de listados negativos de las especies cuya tenencia y comercio pasan a estar prohibidos. Sin embargo, ninguno de estos intentos ha conseguido controlar los problemas de bienestar animal, seguridad, sanidad, protección del medio ambiente y biodiversidad que se derivan de la tenencia y comercio de animales de compañía exóticos, sino que de hecho, la situación se ha agravado y los problemas han ido en aumento.

Por este motivo es imprescindible avanzar hacia la creación de un Listado Positivo claro y conciso de especies exóticas que está permitido tener como animales de compañía en base a una evaluación científica de riesgos, que permanece abierto a revisión en condiciones específicas y estrictas, y que establece excepciones inequívocas.

“Algunas especies no son aptas de ningún modo para su tenencia como animales de compañía. La implementación de listados positivos en los países europeos supone un proceso regulador manejable, proporcionado y efectivo.” Christophe Buhot, ex-presidente de la Federación de Veterinarios de Europa.

La entrada en vigor de Listados Positivos en países como Bélgica (2009), Holanda (2015) o Luxemburgo (2018) ha demostrado que la creación de un listado de las especies cuya tenencia y comercio están permitidos, quedando prohibidas todas las demás, es el método más efectivo, fácilmente ejecutable, de menor coste y el único, a día de hoy, que ha resultado eficaz desde un punto de vista preventivo, a la hora de reducir el sufrimiento de estos animales, y los riesgos que su tenencia y comercio conllevan para el medio ambiente, la biodiversidad, la seguridad humana y animal, la salud pública y la salud de otros animales.

Por ello, necesitamos que los responsables políticos e instituciones públicas se involucren en la modificación de la legislación para conseguir determinar una lista positiva de tenencia y comercio de especies y prohibir así todas las demás. Puedes ayudarnos a alcanzar el objetivo en: www.listadopositivo.org

Para más información visite www.faada.org

faadaAutora: Carla Cornella, presidenta de FAADA

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano September 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here