Ciudad del Cabo, la segunda urbe más poblada de Sudáfrica, es una ciudad llena de contrastes: los rascacielos enclavados en un paisaje de ensueño dan la espalda a inmensas barriadas de chabolas amontonadas bajo un cielo de cables de electricidad. Ciudades de techos de hojalata que están cerca y, a la vez, muy lejos del centro de la ciudad.

Explosión de sabores en Ciudad del Cabo

Tras subir a Table Mountain, una montaña que se eleva hasta los 1.000 metros de altura y está coronada por una pequeña llanura; pasear por el barrio musulmán de fachadas coloridas de Bo-Kaap; y recorrer Long Street y el mercado Green Market Square, acabé disfrutando de una excelente comida en el restaurante crudivegano Raw And Roxy.

Detrás de Raw And Roxy está Beatrice Holst, una mujer danesa que ha vivido en medio mundo. Ella es pura energía: no para quieta ni un segundo mientras habla amigablemente con los clientes. Afirma que su vida cambió para mejor tras adoptar una dieta crudivegana, y quiere compartir su experiencia con todo el mundo, ofreciendo verduras crudas de forma atractiva. “Respire, elimine, relájese y deje paso a una nueva forma de vida más saludable”, dice.

El restaurante cuenta con un gran espacio de techos altos dividido en dos pisos. Hay mesas de madera de diferentes tamaños, lámparas de sal del Himalaya y numerosas plantas. También hay un par de estanterías con una selección de comida y cosméticos veganos a la venta.

La carta del Raw And Roxy presenta recetas internacionales en versión crudivegana. Pedí un zumo Love Elixir de mora, fresa, piña, menta y agua de rosas, mientras estudiaba el menú. Quería probar lo máximo posible así que finalmente opté por el tapas platter, una selección de varios de los platos de la carta.

Explosión de sabores en Ciudad del Cabo

La propuesta incluía una refrescante sopa de aguacate, espinacas, menta y cebolla con un chip de kale; un muy logrado sushi de coliflor -en lugar de arroz-, pepino, aguacate y nueces; y una espectacular lasaña -la pasta eran tiras de calabacín y en el interior se mezclaba pesto verde, queso crudo de anacardos, salsa de tomate y nueces-.

De calabacín también eran los espaguetis, que iban acompañados con una salsa de pesto verde con hierbas y queso de anacardos. Para repetir una y otra vez. Seguí con una picante ensalada asiática de col lombarda con fruta, especias y frutos secos; un thai curry de judías verdes, brócoli, champiñones y coliflor con una salsa de curry tailandesa; y un súper sabroso falso arroz frito de coliflor con cebollino. Todas las tapas estaban bien elaboradas y me produjeron una auténtica explosión de sabores.

No podía irme sin probar el postre. Y no me defraudó. Opté por el tiramisú, hecho con leche de coco y almendra, café elaborado en frío, lúcuma, cúrcuma, canela, pasta de cacao, manteca de cacao y anacardos. ¡Delicioso! Y en lugar de café, el rocket fuel, una bebida elaborada con cacao y hierbas medicinales ideal para combatir el frío que hacía en la ciudad.

Raw And Roxy lo tiene todo: ambiente cálido, comida vegana cruda saludable y deliciosa hecha con productos frescos de calidad, buena presentación de los platos y excelente servicio.

  • Nombre y dirección: Raw And Roxy (38 Hout street, Ciudad del Cabo, Sudáfrica).
  • Carta: Zumos, batidos, tés y rocket fuel. Bowls y crepes para el desayuno. Sopas y cremas, ensaladas, sushi, rollitos, hamburguesa, pasta, lasaña, curry y pizza. Amplia oferta de postres.
  • Servicio: Simpático, atento y eficiente.
  • Cocina: Crudivegana.
  • Sala: Muy espaciosa. Ambiente relajado y agradable.
  • Calidad/Precio: Muy buena.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger, www.paladarvegano.blog

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Publicado en Bueno y Vegano Febrero 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here