La ciudad alemana de Potsdam se encuentra a 25 kilómetros al suroeste del centro de Berlín, a tan solo 30 minutos en tren. Se trata de una de las excursiones de un día más populares entre los turistas que visitan Berlín, que acuden atraídos por los bellos jardines y palacios, muchos de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad.

Rosenberg, una cafetería con encanto en Potsdam restaurante vegano berlin
Patatas asadas con salsa de yogur

Tras una larga caminata recorriendo el parque de Sanssouci, en el que entre otros se hallan el palacio homónimo, la fascinante Casa de té china y el gran Nuevo Palacio, tocaba llenar el estómago que ya había empezado a manifestarse. Y Rosenberg se postulaba como una de las mejores opciones tanto por su ubicación como por las opiniones que pude leer en Internet.

La cafetería y restaurante Rosenberg está en el centro de Potsdam, en una calle cercana a la zona peatonal. Enclavado en un edificio antiguo -conserva la puerta de cristales con molduras- la sala es de estilo moderno. Ladrillos a la vista y tonos azules y grises; pequeñas mesas con flores y vasos de colores, y sofás con cojines. Del techo caían pequeños globos de letras que conformaban la palabra Rosenberg. Detrás de éstos, se extendía la barra de azulejos y una vitrina con apetecibles pasteles y galletas.

Rosenberg, una cafetería con encanto en Potsdam

La carta estaba únicamente disponible en alemán, así que a causa de mi desconocimiento del mencionado idioma solo pude descifrar hummus y espresso. Por suerte, la amigable camarera me detalló el menú en inglés. Con ganas de probar algo típico del país, empecé por las ¡patatas! Y es que dicen que a los alemanes les encantan las patatas (kartoffeln), ya sea en sopa, ensalada, para acompañar o como principal.

En Rosenberg, punto de encuentro de lugareños y turistas, elaboran la versión vegana de las pellkartoffeln u ofenkartoffeln, patatas asadas recubiertas de una buena capa de salsa de queso vegano con hierbas caseras que me sorprendió gratamente, tanto por su sabor como por su textura. Iban acompañadas de lechuga, tomate, zanahoria y pepino. En la receta original, se utiliza queso quark: untuoso y con un ligero toque ácido. Para seguir, penne rigate con salsa boloñesa de carne vegetal, zanahorias, cebolla y pipas. Pasta al dente con ingredientes frescos bien cocinados.

Las abejas, muy presentes en Potsdam, también se sienten a gusto en Rosenberg. Mientras me acababa el gran plato de pasta, ellas volaban de una botella de Fritz-kola a otra. Hasta que un grupo de mujeres con tres grandes perros entró en el local. Huyeron de los canes.

Rosenberg, una cafetería con encanto en Potsdam comer vegano en postdam
Penne rigate con salsa bolonesa

Llegó la hora del postre y la variedad de tartas disponibles hizo difícil la elección. Finalmente, escogí la de galletas oreo con crema de cacahuetes. La parte superior estaba deliciosa pero el bizcocho demasiado granuloso. Sin embargo, me fui de allí con un muy buen sabor de boca (y dulce), pensando en lo bonito que sería encontrar un Rosenberg en todas las ciudades del planeta.

  • Nombre y dirección: Rosenberg (Dortustraße 15, Potsdam, Alemania).
  • Carta: Variedad de bebidas frías y calientes (batidos, zumos, cafés y tés). Tartas, cruasanes,  pan de masa madre y cuencos con frutas. La oferta salada consta de pasta con diferentes salsas (pesto, de tomate y boloñesa), tostadas y ofenkartoffeln, patatas asadas con salsa de queso vegano casera.
  • Servicio: Eficiente y atento. El personal habla inglés.
  • Cocina/Ingredientes: Versiones veganas de la cocina alemana e internacional. Dulces y cafés.
  • Sala: Ambiente tranquilo y agradable. Tiene una terraza con mesas y sofás.
  • Calidad/Precio: Muy buena.

Autora: Cristina Fernández, Periodista & Blogger, www.paladarvegano.blog

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Publicado en Bueno y Vegano Diciembre 2018

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here