El tofu y sus propiedades alimenticias
Tofu con arroz y verduras

Aunque en el mundo occidental el tofu sea aún poco conocido y su consumo no se haya extendido de forma masiva, su historia en Oriente es totalmente diferente. Considerado desde hace mucho tiempo como un alimento de gran importancia lejos de nuestras fronteras, el tofu o ‘queso’ fresco de soja se está convirtiendo poco a poco en un sustitutivo de la carne al que los vegetarianos/veganos recurren cada vez más.

A la hora de localizar alternativas culinarias que permitan disfrutar de proteínas vegetales, el tofu se perfila como uno de los más reclamados ya que cuenta con los veinte aminoácidos esenciales.

Nada que envidiar

El aspecto del tofu llama mucho la atención a las personas que entran de repente en el mundo vegetariano/vegano o que, simplemente, sienten curiosidad por esta alimentación y deciden visitar por primera vez un restaurante con comidas ajustadas a la alimentación vegetariana.

Se trata de cubitos o bloques de forma cuadrada elaborados a partir de leche de soja cuajada y escurrida. Tiene un color blanco y una textura al paladar muy especial. Este producto de origen 100% vegetal contiene un nivel muy alto de proteínas, no teniendo nada que envidiar al porcentaje de muchos alimentos animales que combinan sus proteínas con aspectos poco deseables como son las grasas, el colesterol y el exceso de calorías.

Además, el tofu es elegido por muchos vegetarianos/veganos por su facilidad de digestión, no resultando pesado al estómago. Resulta igualmente bajo en calorías, con lo que puede ser incluido, también en los regímenes de adelgazamiento. Echa una mano a nuestra memoria gracias a la lecitina que contiene y posee más minerales y calcio que los productos cárnicos.

Consumiendo tofu, nos aseguramos la ingestión de un alimento que no ha sido tratado ni con conservantes, ni con colorantes, ni con cualquier tipo de aditivo. En su elaboración no se trata con hormonas, como pasa cada vez más con la alimentación que incluye productos de origen animal.

Primero, Segundo y Postre

Las posibilidades culinarias de este manjar son muy amplias, desde hacer unas ricas albóndigas de tofu, hasta preparar un postre delicioso. Admite también la fritura y el empanado mientras que a la plancha o en sopa resulta exquisito. Si queremos aprovechar al máximo sus proteínas, nada mejor que combinarlo con cereales.

Sus tres especialidades están encaminadas precisamente a ser el ingrediente de un tipo de platos o de otros. Si queremos preparar suculentas recetas de repostería, optaremos por el tofu blando mientras que para guisos, estofados y demás alternativas saladas, podremos elegir entre la versión dura y la extradura.

Al tratarse de un “queso fresco”, deberemos conservarlo metido en el frigorífico. Si queremos que no se pierda ni un ápice de sus beneficiosas propiedades, la mejor opción es colocar los bloques dentro de un recipiente con agua y, acto seguido, cerrarlo e introducirlo en el refrigerador. Hay que cambiar el agua al día para mantenerlo, pero si vamos a tardar mucho en consumirlo, mejor congelarlo.

Fuente: Anima Naturalis – HazteVeg

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Publicado en Bueno y Vegano Julio-Agosto 2018

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here