Lucía Martínez blog Dime qué comes

Lucía Martínez, (Asturias, 1981), Graduada en Nutrición Humana y Dietética y Máster en Nutrigenómica y Nutrición Personalizada, es especialista en la atención de personas vegetarianas y veganas. También es miembro del grupo de nutrición de la Unión Vegetariana Española.

Como nutricionista, otra de sus facetas es la divulgación. A través de su blog, Dime qué comes, escribe, sin pelos en la lengua y con un escrupuloso rigor científico, sobre alimentación vegetariana y vegana, nutrición, sostenibilidad y gastronomía. E invita al lector a reflexionar acerca de sus decisiones alimentarias, para que, como explica ella misma, “cada vez seamos más conscientes de las implicaciones que tiene lo que nos llevamos a la boca”. A día de hoy, es uno de los blogs más seguidos de este ámbito.

Además, es autora de Vegetarianos con Ciencia, un libro que según Aitor Sánchez, dietista-nutricionista y autor del blog Mi dieta cojea, “Es la mejor opción para conocer la dieta vegetariana y vegana que existe en castellano”. En sus páginas recoge las principales cuestiones relativas a este modelo de alimentación, y desmonta, mediante argumentos científicos, los mitos y falsas creencias que rodean al vegetarianismo.

En esta entrevista le preguntamos por algunos de los temas más controvertidos y actuales de estas dietas alternativas y otras cuestiones alimentarias.

Juan Gayá
¿Se puede decir que la dieta vegetariana y vegana son saludables desde un punto de vista científico?

Lucía Martínez
Si están bien planteadas sí, como cualquier otra dieta. Lo que no podemos decir es que cualquier tipo de alimentación vegetariana o vegana es saludable. Uno puede ser vegetariano y alimentarse de pasta con tomate frito, Coca-Cola y natillas veganas de chocolate, que ya se encuentran en cualquier supermercado. En este caso no sería una dieta saludable, y lo mismo pasa con la dieta omnívora. Pero si las diseñamos bien sí.

Entonces, ¿por qué ambas formas de alimentación, en general, están envueltas de irracionalidad y falsas creencias pseudocientíficas?

Por varias cuestiones. En España prácticamente ningún organismo oficial da pautas a las personas vegetarianas. En las carreras sanitarias no se estudian estas dietas, y si se hace es con conceptos obsoletos de los ochenta, como que son deficitarias en proteínas y otro tipo de falsedades. Esta situación provoca que la mayoría del personal sanitario este desinformado y tenga que aprender por su cuenta. Además, a nivel social y de medios de comunicación, como suele suceder en estos casos, hay prejuicios hacía las opciones que se salen de lo habitual, y demasiadas personas que hablan sin saber. Todo esto crea un caldo de cultivo para que estas alternativas alimentarias estén envueltas de irracionalidad.

¿A quién se dirige tu libro Vegetarianos con Ciencia?

A cualquiera que lo quiera leer. No es un libro enfocado únicamente a profesionales ni sólo a la población general, de hecho tiene partes útiles paras ambos segmentos. Tampoco está exclusivamente dirigido a personas vegetarianas, sino también a aquellas que tengan un interés por este tipo de alimentación.

“En España prácticamente ningún organismo oficial da pautas a las personas vegetarianas”

¿Las personas que siguen una dieta vegetariana deben suplementarse con vitamina B12?

Sí, vegetarianos y ovolactovegetarianos.

¿Por qué las analíticas habituales para determinar un déficit de B12 no son 100% fiables en vegetarianos y veganos?

Como comentábamos antes, la mayoría de los sanitarios no están preparados, salvo que tengan una formación específica, para detectar una deficiencia de B12 en vegetarianos y veganos, porque su curso es diferente al habitual. En personas omnívoras, el déficit de esta vitamina suele provocar un tipo de anemia especial, no la anemia por falta de hierro, sino otra que se llama anemia megaloblástica, que el médico de cabecera, o cualquier otro,  detecta al observar generalmente un déficit de B12 y de ácido fólico, entre otros indicadores. Sin embargo, los vegetarianos y veganos no suelen tener déficit de ácido fólico, y como las analíticas de rutina solo miran la B12 en sangre se puede obtener un falso resultado.

Además, existen varios factores que pueden hacer que la B12 salga bien en la analítica aunque no lo esté. Por eso, en el caso de que se siga una dieta vegetariana o vegana, necesitamos una analítica más completa que incluya ácido metilmalónico, o en su defecto homocisteina, y que la interprete una persona que esté debidamente formada.

¿Se puede criar a un niño/a a partir de una dieta vegetariana o vegana?

Si, además lo avala la Academia de Nutrición y Dietética de EEUU (AND). Aunque en España aún parezca una decisión muy extrema, en países como Estados Unidos, Reino Unido, Australia o los países nórdicos estas dietas están perfectamente integradas entre los más pequeños. Y las familias disponen a menudo, en sus Centros de Salud, de hojas informativas sobre alimentación vegetariana en bebes y niños, las de la AND de hecho, están disponibles online. Sin embargo, las familias españolas, en general, no se pueden informar en los mismos lugares que el resto. Tienen que buscar alternativas, como acudir a un dietista-nutricionista especializado o informarse por su cuenta a través de una fuente fiable.

En este tema lo importante es que haya información de calidad, y no aleccionar a padres y madres, sino aconsejarles para que puedan alimentar a sus hijos de forma segura.

*Taller para padres y madres en BioCultura Barcelona el 6 de Mayo de 2018: Alimentación vegetariana/vegana en la infancia

¿Qué dice la ciencia respecto a estas dietas en el embarazo y la lactancia?

Lo mismo, que mientras se siga una dieta vegetariana o vegana bien planteada no hay problema.

Otro de los nutrientes ‘controvertidos’ en este tipo de dietas es el omega-3. ¿Podemos encontrar esta grasa de forma natural en los productos vegetales?

Hay un tipo de omega – 3, denominado ALA, que está presente en los productos vegetales, como las semillas de lino, las nueces o la chía. Pero hay otro, que se llama DHA, que sólo lo encontramos en el pescado, la leche materna, la carne criada en pasto y algunas algas. Nuestro cuerpo es capaz de transformar el omega – 3 de origen vegetal en una fracción pequeña de DHA. Y, a día de hoy, vemos que esta conversión es suficiente porque las personas vegetarianas no presentan ningún problema derivado de un déficit de DHA. En casos puntuales se podría recurrir a la suplementación si fuera necesario.

¿Los nutricionistas españoles están preparados para aconsejar sobre alimentación vegana y vegetariana?

Algunos sí, pero a nivel general no. Cada vez hay más formación e información, pero en la mayoría de universidades, los dietistas-nutricionistas salen de la carrera con muy pocos, erróneos, o ningún conocimiento sobre estas dietas.

La selección de los productos que llevamos a cabo cuando hacemos la compra tiene un impacto directo sobre la sociedad y el medioambiente. ¿Crees que el consumidor es consciente de ello?            

En general no. Es cierto que existen numerosas organizaciones y personas que difunden información de este tipo, pero a nivel gubernamental y de medios generalistas no se le da mucho peso. La mayor parte de la población está desinformada y en consecuencia no es consciente de las repercusiones que tiene su elección de productos.

En los próximos años, algunas empresas de innovación van a empezar a comercializar carne fabricada en laboratorio, también llamada ‘carne limpia’, para reducir el impacto de la industria cárnica. ¿Cómo valoras este avance científico?

Me parece genial, cualquier avance de este tipo es positivo. Sin embargo, creo que estamos perdiendo de vista el hecho de que ya tenemos un alimento sostenible, de alto valor proteico y muy barato: las legumbres. Quizás invertir una gran cantidad de recursos en crear carne de laboratorio puede suponer malgastarlos porque hay asuntos más urgentes, y realmente este avance no es necesario. Pero si va a ayudar, bienvenido.

¿Cuál es la diferencia entre un zumo détox y un zumo de toda la vida?

La diferencia es que el detox es más caro y además te mienten. No existen los alimentos detox, el cuerpo ya tiene sus sistemas para detoxificarse: el hígado y los riñones. Además, los zumos no son un alimento que se deba promover, lo que hay que fomentar es la fruta entera.

¿Podemos depurar nuestro cuerpo a base de frutas y verduras?

Una persona puede prevenir enfermedades llevando una dieta saludable rica en frutas y verduras. Pero si necesita depurar su cuerpo porque estas intoxicado, lo que tiene que hacer es salir corriendo a las urgencias más cercanas y que le metan en diálisis, o le hagan un lavado de estómago o lo que sea conveniente. Usamos el término intoxicación y detoxificación muy alegremente y erróneamente. Una persona intoxicada se siente mal, está enferma y necesita atención médica.

Con los productos détox hablamos de marketing y en muchas ocasiones de engaño sin más, ya que se venden con alegaciones de salud que son falsas e ilegales, solo que nadie hace nada.

¿Qué vas a comer hoy?

Lentejas.

Autor: Juan Gayá, Periodista ambiental y científico

Bueno y Vegano, mensual gratuito impreso y digital 100% vegano
Bueno y Vegano Noviembre 2017

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here