Morrissey

“La carne que usted tan caprichosamente fríe no es suculenta, sabrosa o buena. Es muerte sin razón”. Esta es una de las frases más contundentes de la canción que daba nombre al segundo álbum del grupo británico The Smiths, Meat is Murder (Carne es asesinato). Este disco producido por Rough Trade Records se convirtió en el número 1 de ventas poco después de su lanzamiento, en febrero de 1985.

La calidad musical y el contenido comprometido de las letras se dieron la mano para convertir el disco en un superventas no solo en el Reino Unido sino también en países como Estados Unidos y Canadá. El gran inspirador del contenido de Meat Is Murder fue Steven Patrick Morrissey, conocido artísticamente como Morrissey, vocalista y líder de The Smiths durante los cinco años de existencia de este grupo de rock alternativo (1982-1987).

Formando parte de The Smiths y, más tarde, en su carrera artística en solitario, Morrissey se ha convertido en un icono de la música moderna; además de ser uno de los artistas con mayor compromiso personal y público en la defensa de los derechos de los animales.

Para Morrissey, proteger la vida de los animales está estrechamente unido a un estilo de vida basado en fuertes convicciones éticas. Un estilo de vida que incluye una dieta sin carne ni ningún otro producto derivado de animales.

Cuando formaba parte de The Smiths, Morrissey llegó a prohibir a sus compañeros de banda que se fotografiasen en comidas en las que se sirviera carne. En una anécdota igualmente significativa, en una de sus actuaciones en el Festival de Coachela (California, EE.UU.) el famoso cantante (también conocido por sus seguidores como Moz) se retiró del escenario durante unos minutos después de sentir olor a carne asada, que estaba siendo cocinada en uno de los restaurantes del recinto. Poco después reanudó la actuación tras explicar que le resulta insoportable el olor de carne.

En un ejemplo todavía más sonado, en 2009, en su concierto en el Festival Viña del Mar (Chile), Morrisey exigió que una de las animadoras dejara de utilizar vestidos confeccionados con piel de animales.

Algunos críticos han escrito que Morrisey es excéntrico, provocador y radical pero lo único que siempre queda claro es que su carrera profesional está estrechamente conectada con su forma de ser y su particular manera de entender la vida.

Cuando iniciaba su carrera con The Smiths, Morrisey escribía y cantaba canciones con letras muy duras contra el gobierno conservador de Margaret Thatcher y la reina Isabel II, letras que incluso estuvieron a punto de llevarlo ante los tribunales. En este sentido, nadie se puede extrañar de que también en la defensa de los animales -uno de los elementos importantes de su vida-, Morrisey haya escrito y pronunciado palabras que pueden herir sensibilidades. Moz recibió un aluvión de críticas, por ejemplo, en julio de 2011, cuando afirmó que “todos vivimos en un mundo asesino, como lo han demostrado los acontecimientos en Noruega, con 97 muertos [atentado provocado por Anders Breivik]; aunque eso no es nada comparado con lo que ocurre en McDonald’s y Kentucky Fried S… todos los días”.

En su libro de memorias (Autobiography. Ed. Penguin Classics, 2013; editado en castellano en 2016 por editorial Malpaso), Morrissey recuerda cuándo decidió dejar de comer carne. La decisión no fue fácil en una sociedad acostumbrada a relacionar la carne con el bienestar de las familias. En el caso del futuro ícono de la música, la influencia de su madre fue decisiva. “Me convertí en vegetariano cuando tenía unos 11 o 12 años. Mi madre era una firme vegetariana, desde la época de juventud que puedo recordar. En casa éramos muy pobres y en principio creía que nos faltaba dinero para comprar carne, pero estaba convencido de que esa era una buena fuente de nutrición. Entonces comprendí la verdad. Supongo que podría decir que me arrepiento por aquellos primeros años”, explicó Morrissey en una entrevista publicada en la página web de la organización PETA en el Reino Unido.

Moz colabora activamente con PETA desde hace años. Con esta organización de defensa de los derechos de los animales ha producido videos divulgativos (el más famoso de los cuales denunciaba las factorías y mataderos de pollos), ha participado en campañas de concienciación social y ha distribuido camisetas para defender las ballenas en Noruega o las focas en Canadá. PETA eligió a Morrissey como Persona del Año en 2011.

En una de sus colaboraciones más recientes, Morrisey ayudó a PETA a promocionar un juego informático interactivo que se presenta como una alternativa vegana a Pokémon Go. En este juego a base de clicks (This Beautiful Creatures Must Die, Esta bella criatura debe morir) el objetivo es salvar a cientos de animales del matadero. El juego está musicalizado al ritmo de la canción Meat Is Murder, convertida en una especie de himno de los movimientos veganos, y de las personas vegetarianas.

  • Traducción de la canción Meat Is Murder

Carne es asesinato

Los gemidos de un novillo podrían ser gritos humanos.

Cada vez más cerca viene el cuchillo espeluznante.

Esta hermosa criatura debe morir.

Esta hermosa criatura debe morir.

Una muerte sin razón.

Y la muerte sin razón es asesinato.

Y la carne que usted tan caprichosamente fríe

no es suculenta, sabrosa o buena.

Es muerte sin razón.

Y la muerte sin razón es asesinato.

Y el ternero que usted cuartea con una sonrisa

es asesinato.

Y el pavo que usted rebana festivamente

es asesinato.

¿Usted sabe cómo mueren los animales?

Los aromas de la cocina no son muy agradables.

No es confortable, alegre o buena.

Es la sangre hirviente y el atroz hedor del asesinato,

del asesinato.

No es natural, normal o buena

la carne que usted fríe tan caprichosamente.

La carne en su boca.

A medida que te regocijas del sabor

del asesinato.

No, no, no: es asesinato.

Oh, ¿y quién oye cuando los animales lloran?

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia
Bueno y Vegano Septiembre 2017

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here