El colectivo antiespecista València Animal Save, sumándose a las vigilias globales que han tenido lugar en diferentes partes del mundo, realizó el pasado miércoles por la noche un acto de despedida a los animales que llegaban en camiones al matadero de Sueca, a la vez que se documentaron las condiciones en las que son transportados.

©València Animal Save

En el material gráfico documentado por el colectivo se aprecian animales con poco espacio, suciedad, heridas y con gran tamaño debido a la manipulación genética mediante la cual son criados en las respectivas granjas.

«Esta acción pretende poner de manifiesto la crueldad con la que la industria trata a los animales, en este caso pollitos de apenas 40 días, considerándolos simplemente un número, un objeto del cual extraer beneficio», explica Jose Ferrer, uno de los coordinadores de València Animal Save.

Las personas activistas documentan estas imágenes de las condiciones en las que estos animales viajan y son tratados para poder compartirlas en sus redes y círculos, «demostrando una vez más que esta crueldad está muy cerca de nuestra comodidad y nuestra cotidianeidad», señalan desde el colectivo, añadiendo que además este matadero está certificado como libre de antibióticos y con el sello de bienestar animal.

Desde València Animal Save consideran que los sellos de bienestar animal no se corresponden con la realidad y señalan que así se ha demostrado en diferentes infiltraciones realizadas en las granjas donde son criados o en el interior de los propios mataderos.

Explican que muchos pollos no llegan al matadero

Al tratarse de una acción legal y pacífica siempre que los transportistas lo permiten las personas activistas muestran algo de compasión a los animales antes de su final. «Es necesario poner el foco en lo injusta que es la explotación animal, ya que todo lo que documentamos a las puertas del matadero es algo que la gente desconoce, no quiere ver por lo impactante que es o no se para a pensarlo, pues millones de pollos en toda España viven una corta vida de hacinamiento, engorde rápido e incluso muchos de ellos no llegan al matadero porque agonizan en las granjas o camiones, pues a la industria le sale más rentable dejarlos morir lentamente que la atención veterinaria que requieren», ha declarado Diego Nevado, portavoz de prensa en València Animal Save.

El colectivo lleva años realizando estas y otras acciones, siempre buscando la pedagogía y el entendimiento con el objetivo de que la sociedad de cambios escogiendo alternativas vegetales que incluso hoy en día se pueden encontrar con el mismo sabor y textura o elaborar con sencillos productos.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Marzo 2024