Desde que la vida evolucionó en el planeta Tierra y creó criaturas multicelulares que se podían mover, ha habido animales de todos los tamaños. No obstante, las leyes de la física y la biología establecieron un límite del tamaño de estos animales. Si te haces demasiado grande, necesitarás más comida, serás menos capaz de alejarte de situaciones no deseadas y es posible que no puedas tener un esqueleto lo suficientemente fuerte como para sostener tu cuerpo. En un mundo natural competitivo, esto puede significar tu extinción. Si miramos el registro fósil, podemos ver, en promedio, animales más grandes en el pasado que en el presente, porque muchos fueron demasiado lejos al respecto de su tamaño, y no pudieron evitar la extinción.

megafauna
123rfLimited©diy13

Además, hubo períodos en el pasado en los que ser grande era más fácil porque las condiciones ambientales ayudaban. Por ejemplo, los artrópodos, que hoy comprenden insectos, crustáceos, arácnidos, miriápodos y otros animales con un esqueleto externo y extremidades articuladas, alcanzaron tamaños más grandes en el período Carbonífero (hace unos 300 millones de años), posiblemente porque entonces la Tierra tenía más oxígeno.

La teoría principal para explicar esto es que los artrópodos antiguos La difícil situación de la megafauna en el mundo se hicieron grandes porque se beneficiaron de un excedente de oxígeno creado por una exuberancia de plantas y algas, pero un nuevo estudio sugiere que podría haber habido demasiado oxígeno (que de hecho es un gas tóxico), y los animales más grandes serían más aptos a mantenerlo alejado de sus tejidos cruciales.

Luego, entre 245 y 66 millones de años atrás, muchos tipos de dinosaurios evolucionaron, posiblemente alcanzando el tamaño máximo que un vertebrado podría alcanzar en tierra firme. El dinosaurio más grande descubierto hasta ahora fue Argentinosaurus, también el animal terrestre más grande jamás encontrado, que medía de 37 a 40 metros de largo, y se estima que pesaba de 99 a 110 toneladas. Pero ser demasiado grande no te ayuda a adaptarte cuando el entorno cambia radicalmente, por lo que cuando un gran meteorito cayó sobre la Tierra hace unos 66 millones de años cambiando radicalmente el clima de todo el planeta, los dinosaurios más grandes se extinguieron. Solo los más pequeños sobrevivieron y se convirtieron en las aves que conocemos hoy.

Parece que los humanos están haciendo con los mamíferos lo que el gran meteorito que cayó hace 66 millones de años hizo con los reptiles

Unos pequeños animales parecidos a musarañas que vivían con los dinosaurios también sobrevivieron, y evolucionaron en todos los órdenes de mamíferos que conocemos hoy, incluidos los primates. El mamífero más grande que ha existido es probablemente la ballena azul (Balaenoptera musculus), que todavía vemos hoy, y es más grande que Argentinosaurus. Pero es más fácil alcanzar tamaños grandes en el agua que en la tierra, ya que ya no existe el problema de necesitar huesos grandes para sostener el peso. El mamífero terrestre más grande que probablemente existió fue Paraceratherium (relacionado con el rinoceronte moderno) que vivió hace entre 34 y 28 millones de años atrás. Este tenía unos 7,4 metros de longitud, y se estima que su peso fue de unas 15 a 20 toneladas.

Cuando los humanos comenzamos a desarrollar un linaje separado de los otros simios, hace entre seis y cuatro millones de años, muchos mamíferos habían alcanzado un tamaño considerable. De hecho, la mayoría de los mamíferos eran más grandes que esos homínidos ancestrales. Pero luego comenzamos a desarrollar tamaños más grandes tanto de cuerpo como de cerebro, y dejamos África expandiéndonos a otros continentes. Esa fue una mala noticia para la megafauna del planeta.

megafauna
123rfLimited©nattanan726. Leonas blancas

Un estudio de Dembitzer et al. (2022) ha demostrado que desde que los humanos evolucionaron desde la especie Homo erectus hasta hoy, el tamaño de los mamíferos en todo el planeta se ha ido reduciendo. Los investigadores encontraron que en los últimos 1,5 millones de años desde que el Homo erectus comenzó a expandirse más allá de África, la masa media de mamíferos cazados disminuyó en más del 98% porque los humanos cazaron a los mamíferos más grandes hasta su extinción. Este estudio muestra que, a lo largo del Pleistoceno, nuevas especies humanas cazaron presas significativamente más pequeñas que las anteriores, lo que sugiere que los humanos eliminaron la megafauna a lo largo de este periodo, y cuando las especies más grandes se agotaron, las siguientes más grandes fueron atacadas.

Este fenómeno ha continuado hasta hoy. Hasta hace unos 20.000 años, la mayoría de los mamíferos eran más grandes que los humanos, pero desde entonces la mayoría han sido más pequeños. Cuando la agricultura comenzó hace 12.000 años, la masa promedio de mamíferos era de alrededor de 30 kilogramos (aproximadamente la mitad de un humano). El tamaño promedio ha ido disminuyendo porque la mayoría de los grandes mamíferos se extinguieron en América y Australia. Los humanos evolucionaron en África, por lo que los grandes mamíferos de nuestro continente natal habían aprendido a protegerse de los humanos, pero los grandes mamíferos de otros continentes no tuvieron tiempo de adaptarse a la expansión destructiva de la humanidad.

Parece que los humanos están haciendo con los mamíferos lo que el gran meteorito que cayó hace 66 millones de años hizo con los reptiles, pero lo estamos haciendo más lentamente. Este riesgo de extinción para los mamíferos más grandes empeora por el hecho de que tienen periodos de reproducción mucho más lentos que los animales más pequeños, por lo que la naturaleza no puede hacer frente a tal presión de caza. Probablemente fue hace unos 12.000 años que los humanos comenzaron a hacer algo a los animales que nunca habían hecho anteriormente: mantenerlos cautivos para su futura explotación. Esto llevó a la creación de nuevos animales controlando la reproducción de los animales cautivos y seleccionando dónde se reproducirían y con quien, de acuerdo con características deseables, como pelo más largo, vientres más gordos, menos agresión, más sociabilidad, etc. Las nuevas criaturas «artificiales» resultantes son lo que hoy llamamos animales domésticos.

Este riesgo de extinción para los mamíferos más grandes empeora por el hecho de que tienen periodos de reproducción mucho más lentos que los animales más pequeños

Algunos animales domésticos se mantuvieron cautivos para la comida, la ropa, la leche, el transporte o el trabajo, pero una vez que la humanidad construyó las primeras grandes civilizaciones hace unos 7.000 años, se crearon nuevos propósitos para los animales cautivos: el entretenimiento. Con la desigual distribución del poder de las nuevas mega civilizaciones patriarcales, los ricos y poderosos ahora podían mostrar su riqueza recolectando dos trofeos: los cuerpos muertos de animales raros que obtuvieron con la caza de trofeos, y los cuerpos vivos de animales salvajes exóticos que obligaron a mantener en sus propias colecciones zoológicas privadas (se creó el concepto de zoológico, que aún existe hoy).

La megafauna se convirtió en el objetivo de los cazadores de trofeos y los directores de zoológicos. Y en un círculo vicioso, cuanto más grandes eran los animales que disparaban y capturaban, más raros se volvían, aumentando el «valor» de sus trofeos, muertos o vivos.

La megafauna ha sido discriminada por humanos supremacistas desde el primer día que salieron de África con el propósito de conquistar el mundo. Los veganos éticos como yo somos antiespecistas, por lo que hacemos todo lo posible para evitar cualquier explotación de cualquier ser sintiente de cualquier especie, y para no tratar a los individuos con menos respeto por pertenecer a cualquier categoría definida por el ser humano. Y esto incluye pertenecer a la megafauna.

Autor: Jordi Casamitjana, Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Enero 2024