La ciudad de Haarlem (Holanda) prohibirá los anuncios de carne ubicados en los espacios públicos. La medida entrará en vigor en 2024 con el objetivo de mitigar el impacto ambiental de la industria cárnica. Se convertirá, así, en la primera ciudad del mundo en prohibir publicidad de este tipo de alimentos.

Haarlem
123rf Limited©borisb17. Río Binnen Spaarne, en Haarlem

Veto a partir de 2024

Será en 2024 cuando ya no se permitan llenar los espacios publicitarios públicos con anuncios de carne. Según el concejal del partido político Groenlinks, Ziggy Klazes, la publicidad de este tipo de alimentos entra en conflicto con las políticas municipales al «ganar dinero alquilando el espacio público de la ciudad para productos que aceleran el calentamiento global». Por el momento, la medida de aplicaría a los anuncios de carne de agricultura intensiva, aunque no se ha aclarado si la prohibición se extenderá a todas las formas de producción de carne, por ejemplo, las explotaciones sostenibles. «En lo que a mí respecta, eso incluye anuncios de cadenas de comida rápida», apuntó Klazes en declaraciones a AFP.

Haarlem es la primera ciudad del mundo en prohibir anuncios de carne en los espacios públicos

El motivo principal del veto publicitario es el impacto climático de la industria ganadera. La producción de carne es hoy responsable del 14,5% de emisiones de gases de efecto invernadero a escala mundial, además de ser una de las actividades causantes de la desforestación y desperdicio de agua, y del debate ético que supone. Los fertilizantes utilizados en la ganadería, así como el almacenamiento de estiércol, librean metano y óxido nitroso, entre otros gases, que afectan a la capa de ozono y fomentan el calentamiento global.

Reacciones a la medida

Ante el anuncio del gobierno municipal de Haarlem, la controversia está servida, y ha desencadenado reacciones por parte de las empresas productoras de carne. El portavoz de la Organización Central del Sector Cárnico dijo en un comunicado que «las autoridades están yendo demasiado lejos al decirle a la gente lo que es mejor para ellos». No obstante, Klazes defendió que se pueden prohibir los anuncios de productos que representen un peligro para la salud pública, como es el caso de los cigarrillos.

La decisión de Haarlem de prohibir espacios publicitarios para la industria cárnica viene acompañada con una serie de acciones que el gobierno de los Países Bajos ha anunciado para conseguir reducir sus emisiones hasta en un 50% para 2030, cumpliendo así con el Acuerdo de París. Entre estas acciones se encuentra la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las empresas ganaderas mediante la reducción del tamaño de los rebaños.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Octubre 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí