Solo hay tres países que, oficialmente, continúan cazando ballenas por motivos comerciales: Noruega, Japón e Islandia. En enero de 2022 algunos periódicos publicaron artículos sobre el fin de la caza de ballenas en Islandia, con titulares como «Islandia terminará con la caza de ballenas en 2024 a medida que disminuya la demanda», o «Islandia prohibirá la caza comercial de ballenas en el 2024». Estos artículos parecían ser bastante concluyentes, pero luego leí otros que no estaban tan seguros.

caza de ballenas
123rf Limited©doublev. Husavik, Islandia

Caza comercial a lo largo de la historia

Todo comenzó con un artículo del viernes 4 de febrero de 2022. Svandis Svavarsdottir, la ministra de Alimentación, Agricultura y Pesca de Islandia, escribió lo siguiente en el periódico Morgunbladid: «¿Por qué Islandia debería correr el riesgo de mantener la caza de ballenas, que no ha traído ningún beneficio económico, para vender un producto para el que apenas hay demanda?… Hay pocas justificaciones para autorizar la caza de ballenas más allá de 2024.»

En las últimas décadas solo se han cazado dos tipos de ballenas en Islandia, las ballenas de aleta (Balaenoptera physalus) y las ballenas minke (Balaenoptera acutorostrata). Solo la carne de la última se consume en el país, mientras que la otra se exporta al Japón. Entre 1987 y 2006 se paró la caza comercial de ballenas en Islandia, pero se reanudó liderada por el multimillonario Kristján Loftsson, propietario de la empresa ballenera que caza ballenas de aleta, casi como si fuera una cuestión de orgullo nacional, o incluso de independencia nacional. La mayoría de los islandeses lo apoyaron. Esta es a menudo una reacción común de las naciones aisladas que se sienten eclipsadas por demandas externas extranjeras de naturaleza ética. Se ponen a la defensiva, y si unos ciudadanos prominentes venden públicamente el tema como una cuestión de identidad, entonces se les ve como héroes nacionales. Loftsson logró vincular los dos tipos de caza y los convirtió en un problema de identidad islandesa.

Loftsson logró vincular los dos tipos de caza de ballenas y los convirtió en un problema de identidad islandesa

En 2015, se cazaron 155 ballenas de aleta y se mataron 29 ballenas minke. Sin embargo, en 2016 y 2017 no se cazaron ballenas de aleta después de que los balleneros se pelearon con Japón por sus métodos de prueba de carne, pero 46 ballenas minke fueron matadas en 2016, y 17 en 2017. La caza de ballenas de aleta se reanudó en 2018 con 146 ballenas de aleta muertas y seis ballenas minke. Pero entonces, todas las operaciones balleneras se detuvieron. A pesar de que el ministro de Pesca islandés asignó una cuota de 209 ballenas de aleta y 217 ballenas minke para ser cazadas cada año hasta 2023, la caza de ballenas no se reanudó en 2019. ¿La caza de ballenas en Islandia ya había terminado hace unos años? Si es así, ¿de qué tratan las noticias actuales?

El estado de la cuestión

Pensé que tenía que profundizar un poco más para averiguar si realmente una prohibición de caza de ballenas puede llegar a Islandia en el futuro próximo, si la industria ya ha desaparecido sin necesidad de una prohibición, o si todo es solo una esperanza de aquellos como yo que estamos en contra de la caza de cualquier animal. Para hacer eso, contacté a un antiguo colega con el que trabajé cuando yo era un empleado del Fondo Internacional de Bienestar Animal (IFAW). Sigursteinn Másson fue el representante islandés de IFAW durante 17 años. Dejó la organización en 2020 y ahora ha estado trabajando como gerente de programas para Icewhale, la Asociación Islandesa de Avistamiento de Ballenas formada por operadores islandeses de observación de ballenas. Es un experto en la caza de ballenas islandesa y ha estado al frente de la campaña contra la caza de ballenas en Islandia durante muchos años. Es la persona adecuada para preguntar sobre las noticias recientes. Él me respondió lo siguiente:

«Es una exageración de lo que dijo la ministra de Pesca. Y no es exacto. Sí, puedes leer su artículo, y obviamente puedes ver que no le gusta la caza de ballenas, y esto es algo que todos sabíamos. Ella ha hecho declaraciones antes a este respecto cuando era ministra del Medio Ambiente hace algunos años. Entonces, todos conocíamos su opinión personal al respecto. Lo que está diciendo, básicamente, es que tal como están las cosas ahora, sin que se haya llevado a cabo la caza comercial de ballenas durante tres años desde 2018, es poco probable que se emitan nuevas licencias para cuatro o cinco años de caza de ballenas, cuando las licencias que están vigentes ahora, durante este año y el próximo, expirarán«.

caza de ballenas
123rf Limited©ekays. Arpón ballenero

Le pregunté a Sigursteinn si el COVID tenía algo que ver con la ausencia de caza de ballenas desde 2018, como Loftsson lo había mencionado en una entrevista: «Creo que tiene muy poco que ver con COVID porque en 2018 no hubo COVID, y en 2019 tampoco, y no tuvimos caza de ballenas. No creo que tenga mucho que ver con eso. Es una coincidencia».

También le pregunté si el hecho de que Japón reanudara la caza comercial de ballenas tenía algo que ver con eso, como se informó en la prensa, porque la carne de ballena de aleta islandesa se exportaba tradicionalmente a Japón. «La caza local en Japón fue uno de los factores porque entonces tendrías mucha más carne de ballena fresca en el mercado, por lo que no solo agregarías la carne de ballena de aleta congelada a otra carne real congelada».

La creación de un santuario cerca de la costa donde ya no se permite cazar ballenas minke acabó con esa parte de la industria. «La razón principal por la que Loftsson decidió parar en 2018 fue que estaba totalmente aislado. Estaba aislado por el fin de la caza de ballenas minke, con la situación política en Islandia, sin casi ningún político que se pusiera de pie para defenderlo. Con la disminución de los mercados, por supuesto, pero, aun así, cuando la gente dice que se detuvo debido al mercado en Japón, no había nada nuevo en que tuviera dificultades para vender los productos de la ballena de aleta en Japón. Creo que para Loftsson fue siempre muy importante usar la caza de ballenas como una especie de declaración de independencia. Cuando logramos poner fin absolutamente a la caza de ballenas minke al quitarles todas sus áreas de caza con los argumentos de la industria de observación de ballenas, Loftsson quedó aislado».

La cuestión es si, al final, se va a prohibir la caza de ballenas en Islandia. Se lo pregunté a Sigursteinn: «Creo que es muy poco probable que haya una prohibición en 2024. Creo que, lo más probable que sucederá es que no habrá caza de ballenas hasta 2024, y entonces habrá una cuota cero. Y no habrá nuevas licencias de cinco años. Por lo tanto, creo que la mayoría de la gente, incluidas las personas poderosas dentro del partido progresista y el partido independiente, agradecerían este resultado. Que este tipo de extinción ocurra en silencio. Todavía tenemos leyes en este país que permiten y fomentan la caza de ballenas. No creo que sea probable que este gobierno haga un cambio en esas leyes. También tratarán de olvidarse del hecho de que tenemos esas leyes allí, y simplemente no quieren sacudir demasiado el bote. Creo que cuando las licencias estén expirando le pedirán a la ministra que no haga una declaración al respecto, sino que simplemente deje pasar esas fechas. Y si hay algunas organizaciones extranjeras que quieran llamar la atención, que lo hagan. Pero, a nivel nacional, van a intentar evitar que la desaparición de la caza de ballenas sea demasiado vergonzosa para nadie». Parece, pues, que los días de caza de ballenas en Islandia están contados, con o sin prohibición.

Autor: Jordi Casamitjana, Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Octubre 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí