La agricultura es una enfermedad crónica para la vida silvestre. Cuando talamos bosques y construimos pueblos o ciudades de cemento en su lugar, perecen innumerables animales salvajes, y poblaciones locales se extinguen, todas a la vez. Pero cuando convertimos la Naturaleza en campos agrícolas, el daño ya no es agudo, sino crónico. Cuando transformamos un bosque en una granja, seguimos atacando la vida silvestre cada año, y lo hemos estado haciendo durante los últimos 12.000 años.

agricultura vida silvestre
123rf Limited©ilixe48. Agricultor fumigando plantación de patatas

Tipos de agricultura y su impacto

Sin embargo, hay diferentes tipos de agricultura y no todos son igualmente dañinos para la vida silvestre. La agricultura animal es la peor. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, alrededor de 24.000 de las 28.000 especies amenazadas de extinción, están principalmente amenazadas por la agricultura animal. La mitad de la tierra habitable del mundo es tierra cultivable, y el 77% de ella se utiliza para la agricultura animal.

Por cada granja industrial de cerdos, pollos o ganado en el campo, hay miles de animales salvajes que perecen constantemente por la contaminación que se derrama desde sus instalaciones infernales. Los desechos de estas fábricas de carne y excrementos contienen rastros de sal y metales pesados, que pueden terminar en cuerpos acuíferos y acumularse en el sedimento. Y luego tenemos el calentamiento global. El metano es el gas problemático emitido en grandes cantidades por la agricultura animal, y tiene un potencial de calentamiento global 84 veces más fuerte que el CO2. Una vaca lechera produce alrededor de 500 kilogramos de metano, y resulta que las vacas alimentadas con pasto producen más metano que las vacas alimentadas con granos.

Hay diferentes tipos de agricultura y no todos son igualmente dañinos para la vida silvestre

Otra forma en que la agricultura animal daña la vida silvestre es persiguiendo a los animales de especies que se considera que compiten por el espacio, la comida o el agua con los criadores de animales.

Impacto del cultivo de vegetales

Sin embargo, el cultivo de plantas también causa un impacto negativo en los animales salvajes, aunque menor. Los fertilizantes no orgánicos contienen principalmente sales de fosfato, nitrato, amonio y potasio, que cuando entran en los ecosistemas naturales en grandes cantidades tienen efectos devastadores en la vida silvestre. Y luego tenemos el uso de sustancias diseñadas específicamente para matar a animales salvajes: los pesticidas.

Tenemos sustancias diseñadas específicamente para matar a animales salvajes: los pesticidas

En teoría, la agricultura ecológica utiliza menos pesticidas o fertilizantes, pero la mayoría de los cultivos de plantas no son ecológicos. Por ejemplo, en la UE, la superficie de cultivos ecológicos en 2019 era solo el 8,5 % del total de tierras agrícolas. También hay perturbaciones de la vida silvestre (incluidas muertes) cuando se cosechan los cultivos, especialmente si se han utilizado métodos mecánicos industriales.

Adicionalmente, tenemos deforestación de selva tropical para sembrar cultivos como la soja, pero casi todos estos cultivos son para alimentar al ganado, lo que es un sistema muy ineficiente que desperdicia la mayor parte de los alimentos (por cada 100 calorías dadas a los animales en forma de cultivos que los humanos podrían consumir, estos solo reciben 17-30 calorías en forma de carne y leche). En otras palabras, la mayoría de la agricultura vegetal es, de hecho, agricultura animal disfrazada.

La agricultura tradicional vegetal es mejor que la agricultura animal, pero no es lo suficientemente buena para los animales. Al cambiar a agricultura ecológica vegetal, mejoramos la situación considerablemente, pero la agricultura ecológica todavía utiliza algunos plaguicidas (en la UE, 28 de las 490 sustancias aprobadas para su uso como plaguicidas están aprobadas para su uso en la agricultura ecológica), y todavía utiliza estiércol animal como fertilizante.

La mayoría de la agricultura vegetal es, de hecho, agricultura animal disfrazada

Agricultura Vegánica Regenerativa

Hay una mejor manera. La Agricultura Vegánica Regenerativa. El término «agricultura vegánica» fue usado por primera vez en 1960 en la revista de la Vegan Society. Significa el cultivo orgánico de plantas y cultivos con una cantidad mínima de explotación o daño a cualquier animal. Por ejemplo, no hay uso de estiércol animal, hueso, pescado o pesticidas, y no mata deliberadamente a la vida silvestre.

A no ser que la agricultura se trasforme en algo muy futurista donde se cultivan plantas en edificios y no en campos (lo que ya existe y se llama agricultura vertical) siempre habrá cierto daño a la vida silvestre, pero trasformar toda la agricultura animal a vegánica es lo mejor que podemos hacer para minimizarlo.

Autor: Jordi Casamitjana Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Junio 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí