En el Reino Unido soy una persona relativamente conocida dada la publicidad generada por mi éxito en conseguir que el sistema judicial británico aceptase al veganismo ético como una creencia filosófica legalmente protegida. Por esto, a menudo la prensa me contacta sobre mi opinión en temas relacionados con el veganismo.

alimentacion vegana
123rfLimited©saschanti17

El desarrollo de trastornos alimentarios

En el otoño de 2020 una cadena de radio me entrevistó sobre una historia que estaba circulando. Una importante escuela privada para niñas, Cheltenham Ladies ‘College, estaba realizando análisis de sangre regulares a las alumnas veganas por temor de que la dieta vegana podría desencadenar trastornos alimentarios. Decían que los expertos estaban preocupados por el hecho de que parece que el veganismo y el vegetarianismo son más comunes en las niñas con el trastorno alimentario anorexia nerviosa.

La anorexia es un trastorno alimentario y una enfermedad mental grave. Las personas que tienen anorexia intentan mantener su peso lo más bajo posible al no comer lo suficiente o al hacer demasiado ejercicio, o ambas cosas. A menudo tienen una imagen distorsionada de sus cuerpos, pensando que están gordos incluso cuando tienen bajo peso. Hombres y mujeres de cualquier edad pueden tener anorexia, pero es más común en las mujeres jóvenes, y generalmente comienza a mediados de la adolescencia.

Mi respuesta a la entrevista sobre la escuela fue preguntar por qué no hacían también tales análisis en el caso de alumnas cuyo peso se acercaba al límite de peligro, independientemente de la dieta que seguían. ¿No es el peso un indicador más preciso de tales trastornos? Creo que el hecho que no se les ocurriera esto indica un cierto nivel de discriminación en contra de las personas veganas — y es por eso que buscaron mi opinión. La escuela nunca había ofrecido un menú vegano a las alumnas, lo que sugiere una falta de comprensión del significado de su reciente protección.

Conexión, pero no causalidad

Como muchas escuelas para niñas, Cheltenham tiene alumnas adolescentes que desarrollan trastornos alimentarios, lo que es muy serio y los profesores deberían estar alertas. Eso no se puede negar. ¿Pero conectar el veganismo con los trastornos alimentarios es una actitud prudente basada en hechos o una manifestación de ignorancia y perjuicio en contra de la gente vegana?

Un estudio en 2013 publicado en el Journal of Academy of Nutrition and Dietetics analizó la relación entre el vegetarianismo y los trastornos alimentarios entre las mujeres británicas, y encontró que aproximadamente la mitad de las personas con anorexia informaron comer alguna forma de dieta vegetariana, en comparación con alrededor del 2% de la población del Reino Unido.

La dieta vegana, especialmente si se basa en alimentos poco procesados y naturales, es reconocida como una de las más saludables que existe

Esto sugiere una conexión, pero no una causalidad. En lugar de concluir que el veganismo puede que produzca trastornos alimentarios, la relación podría ser la inversa: que personas que ya sufren trastornos alimentarios puede que usen el veganismo como excusa para comer menos.

Yo creo que sería relativamente fácil para una persona que quiere evitar comer — porque sufre uno de tales trastornos — que usara el veganismo como justificación para rechazar comida. El periódico The Independent publicó la historia de Katie Alice Macdonald, una estudiante de música de 21 años que sufría de anorexia. Cuando fue internada no se le permitió seguir una dieta vegana, pero cuando se convirtió en paciente ambulatoria, ella usó el veganismo como una excusa para controlar su alimentación. Ella dijo «Creo que ser vegana me facilitó no cumplir con el tratamiento porque dije que no quería que me obligaran a consumir productos animales, y recuperar peso con una dieta basada en plantas puede ser problemático para algunos dietistas, así que creo que lo usé como excusa».

compra vegana
123rfLimited©jackfrog. Pareja propietaria de una tienda de alimentos veganos

Además de la anorexia, existe la ortorexia. Es un término acuñado en 1997, significando una obsesión patológica con comer de manera saludable. Sin embargo, no es un trastorno alimentario reconocido oficialmente en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales. En un estudio realizado a principios del 2018, investigadores de la Universidad  de Dusseldorf analizaron los comportamientos alimentarios ortoréxicos entre veganos, vegetarianos y personas a dieta. Encontraron que los veganos y vegetarianos puntuaron más alto en conductas alimentarias ortoréxicas que aquellos que comen carne roja. Pero la autora principal Friederike Barthels dijo que los niveles de los comportamientos observados entre los participantes no eran lo suficientemente altos como para ser categorizados como en riesgo de ortorexia.

¿Ética o dietética?

El estudio no pudo concluir de dónde puede provenir este vínculo, pero Barthels dijo que una explicación podría ser que el veganismo está asociado con la salud. Ella dijo en el periódico The Independent: «Es muy probable que las personas con niveles más altos de ortorexia omitan la carne en su dieta. No obstante, datos no publicados de un estudio anterior revelaron que solo los veganos que omiten alimentos de origen animal por razones de salud presentan niveles más altos de ortorexia. Aquellos que se vuelven veganos por razones éticas no mostraron niveles elevados de ortorexia, por lo que los motivos subyacentes son cruciales».

Y así llegamos al tema clave: la diferencia entre veganos éticos y veganos dietéticos. Un vegano ético es un vegano que sigue la definición oficial del veganismo en la que toda explotación animal se debe evitar. Por otro lado, un vegano dietético solo usa el veganismo en su dieta, y no en nada más. Los veganos éticos siguen su filosofía porque les preocupa lo que les está pasando a los animales y al planeta, mientras que la mayoría de los veganos dietéticos solo siguen una dieta vegana por motivos de salud.

La diferencia clara entre ambos en la motivación sugiere que cualquier generalización es probable que sea tanto errónea como imprudente

Yo no soy un psiquiatra, ni tampoco un dietético, y por tanto no estoy cualificado para dar una opinión fundada sobre si existe un vínculo causal entre el veganismo y algunos trastornos alimentarios. Pero me parece a mí que es esencial que al estudiar este tema se haga una distinción entre veganos éticos y dietéticos, ya que la diferencia clara entre ambos en la motivación sugiere que cualquier generalización es probable que sea tanto errónea como imprudente.

Al fin y al cabo, la dieta vegana, especialmente si se basa en alimentos poco procesados y naturales, es reconocida como una de las más saludables que existe, y sería imprudente inculcar miedo con generalizaciones infundadas a aquellos que la quieren probar.

Abordar la problemática

Quizás sería mejor tratar el tema de forma diferente. Ayudar a incrementar la proporción y calidad de las opciones veganas disponibles para que aquellas personas que sufren trastornos alimentarios puedan seguir viviendo en acorde de su filosofía vegana sin riesgo a que su enfermedad empeore. No me imagino que la salud mental de los pacientes vaya a mejorar si se les obliga a abandonar una filosofía que ellos consideran un imperativo ético. De hecho, algunas psicopatías parecen estar asociadas con manifestaciones religiosas. ¿Son parte de tratamientos psiquiátricos eliminar toda creencia religiosa en pacientes con enfermedades mentales?

Me imagino que no. Pues si esto es cierto con creencias religiosas, también lo tendría que ser con creencias filosóficas protegidas, como el veganismo ético.

Autor: Jordi Casamitjana, Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Enero 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí