Vivimos un momento alto de diversidad vegana. A una persona que ya ha decidido hacerse vegana, pero intenta hacerlo despacio empezando con una fase de vegetarianismo, se la puede llamar prevegana. Yo conozco muchas, que por un miedo infundado extendieron demasiado la fase vegetariana, hasta el punto de merecerse tal denominación. Pero con cada pre, hay también lo que se denominan posveganos.

Ostroveganos, veganos de traspatio y otros posveganos
123rf Limited©phil_bird. Mejillones de roca

La definición oficial de veganismo creada por la Sociedad Vegana (que hoy en día se califica como «veganismo ético») dice que es una filosofía que intenta evitar todas las formas de explotación y crueldad animal.

 ¿Qué son los posveganos?

Cuando los veganos «reconsideran» su veganismo y deciden que ya no quieren adherirse a la definición completa porque ya no quieren evitar un tipo de explotación en particular, se han convertido en posveganos. Estos no deben confundirse con exveganos, que han abandonado totalmente la filosofía y desde el punto de vista de dieta ahora son carnistas u omnívoros típicos. Los posveganos aun rechazan de forma absoluta la mayoría de los productos animales, pero consumen algunos específicos, porque ahora los consideran excepciones justificables. Hay varios tipos de posveganos dependiendo de que «excepciones» han escogido.

Veganos de traspatio

Los podemos separar en dos grupos: los que justifican la excepción basada en el origen del producto, y los que la justifican basada en la especie del animal involucrado. Yo llamo al primer grupo «Veganos de traspatio», y lo defino como antiguos veganos que empezaron a consumir algunos productos animales porque los obtenían en pequeñas cantidades en sus patios traseros de fuentes que supuestamente ya no estaban relacionadas con las industrias de la agricultura animal (como el uso de lana de ovejas de traspatio rescatadas, o la apicultura no comercial). Algunos de estos aún se consideran veganos, pero la mayoría de los veganos, incluido yo, no los aceptan como tal.

Los posveganos aun rechazan de forma absoluta la mayoría de los productos animales, pero consumen algunos específicos

De hecho, la Sociedad Vegana del Reino Unido, que creó la palabra vegano y su definición en 1944, no los acepta como miembros votantes (aunque si acepta veganos dietéticos que solo se adhieren a la dieta vegana pero no al resto de la definición). Los epítomes de este tipo serían los que crían abejas y consumen su miel (en inglés se les conoce como beegans), y los que empezaron a comer huevos producidos por gallinas (a veces rescatadas) en sus patios traseros, alegando que de lo contrario serían desperdiciados (en inglés conocidos como veggans, con doble «g»).

¿Por qué no les considero veganos?

Para mí, hay muchos argumentos en contra de considerar tales personas como merecedoras del adjetivo vegano. Veamos el caso de los huevos. Si como veganos nuestro objetivo es, en última instancia, lograr un mundo compasivo vegano donde no se consume ningún producto animal, permitir el consumo de huevos es, tácticamente, el mensaje equivocado. Está mal por lo siguiente:

  1. Implica que los huevos son alimentos legítimos que los humanos a veces pueden consumir.
  2. Porque ignora cómo la industria que promueve esta idea destruye a millones de pollos machos vivos y modifica genéticamente las gallinas para producir entre 300 y 500 huevos al año en lugar de 20, como ponen sus contrapartes silvestres.
  3. Por apoyar algo fundamentalmente poco ético por conveniencia: robar un huevo de una gallina cuyo instinto es protegerlo, ya que no sabe si es fértil o no.
  4. Porque tomar los huevos induce a la gallina a producir más huevos, provocando su estrés fisiológico debido a la demanda de calcio (además del estrés psicológico de que le roben el huevo).
  5. Por promover un mensaje que dice que comer huevos llenos de colesterol es un alimento saludable para el consumo humano (un huevo de tamaño mediano contiene 186 mg de colesterol, el 62 por ciento de la cantidad diaria máxima recomendada).

Ostroveganos

El segundo grupo de posveganos crean la excepción porque consideran que algunas especies de animales no son seres sintientes. Solo hay un tipo específico en esta categoría, los ostroveganos, que consumen bivalvos como mejillones y ostras. Para mi estos son aún menos veganos que los otros, ya que no solo son especistas por discriminar contra algunas especies por no tener un sistema nervioso central como el nuestro, sino porque de hecho ni son vegetarianos, ya que matan a animales y se comen su carne (comerse marisco es comerse la carne de animales invertebrados acuáticos). Como zoólogo que soy, puedo confirmar que su «excusa» de que tales animales no son sintientes es errónea.

No hacía falta esperar a que se comprobara científicamente que los bivalvos son sintientes, ya que la actitud prudente de los veganos es asumir que todos los animales lo son

Un ser sintiente es uno que tiene la capacidad de experimentar sensaciones positivas y negativas, lo que requiere dos cosas: en primer lugar, sentidos para percibir las sensaciones de los estímulos provenientes del entorno y, en segundo lugar, un sistema nervioso para procesar esas sensaciones y traducirlas a experiencias que permitan a los animales reaccionar adecuadamente, según sean negativas o positivas (por ejemplo, huyendo de un entorno adverso o moviéndose hacia una fuente de alimento).

Ostroveganos, veganos de traspatio y otros posveganos
123rf Limited©engdao

Los bivalvos tienen todo esto:

  • Tienen sentidos. Todos tienen mecanorreceptores (tacto) y quimiorreceptores (gusto). También tienen estatocistos que les ayudan a detectar y corregir su orientación, y células sensibles a la luz que pueden detectar una sombra (algunos tienen ojos reales, como las vieiras, que tienen ojos más complejos con un cristalino, una retina de dos capas y un espejo cóncavo).
  • Tienen un sistema nervioso, que consiste en una red nerviosa y una serie de ganglios emparejados (no tienen un sistema nervioso central, pero sabemos que esto no importa ya que tienen suficientes neuronas interconectadas diseminadas en diferentes partes del cuerpo).
  • Se ha encontrado morfina endógena (un analgésico natural) en algunos tejidos específicos de bivalvos, que parece estar involucrada en la respuesta al trauma físico.
  • Reaccionan adecuadamente a estímulos negativos y positivos.
  • Aunque mucha gente no lo sabe, ellos si se mueven. A veces, muy lentamente (como en los mejillones marinos adultos quienes se pueden adherir y desprender de los hilos de biso para lograr una mejor posición en el sustrato), a veces a velocidad media (como en los mejillones de agua dulce que tienen un pie’ muscular que les ayuda a excavar y moverse distancias pequeñas), a veces bastante rápido (como las vieiras alejándose del peligro inmediato), a veces en sus estadios de larva (como en los mejillones marinos donde la larva microscópica se desplaza durante semanas, antes de asentarse en una superficie dura), y a veces mueven partes de su cuerpo, que tiene el mismo efecto de huir de una mala situación (como cerrar sus conchas para no estar más expuestos), como en las ostras y otros.
  • Finalmente, son moluscos, y en la actualidad, otros moluscos (los cefalópodos, que son los pulpos y calamares) ya se han reconocido internacionalmente como seres sintientes.

La verdad es que no hacía falta esperar a que se comprobara científicamente que los bivalvos son sintientes, ya que la actitud prudente de los veganos es asumir que todos los animales lo son, ya que no necesitamos ninguno para alimentarnos. Así como la posguerra ya no es guerra, los posveganos ya no son veganos. Ni veganos éticos ni veganos dietéticos.

Cada cosa con su nombre.

 Autor: Jordi Casamitjana Zoólogo especialista en comportamiento animal
Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Octubre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here