Cuando en la pantalla vemos aparecer animales salvajes, probablemente nos cuestionemos de dónde vienen, cómo viven y dónde irán a parar una vez salgan de escena o termine el rodaje. Sin embargo, a su vez, nos dejamos eclipsar por su belleza, fuerza y las cosas increíbles que osos, elefantes, tigres y chimpancés, entre otros protagonistas de películas y anuncios, saben llevar a cabo.

123rf Limited©marclschauer

Animales salvajes en el sector audiovisual

Afortunadamente, en pleno siglo XXI, el uso de animales salvajes en publicidad, televisión, cine, sesiones fotográficas y eventos comerciales es cada vez más reducido gracias a que el público demanda prácticas éticas en las producciones audiovisuales. Bajo esta premisa, hace unos años, nació ADnimalsfree, una iniciativa de FAADA, que persigue el objetivo de informar de la problemática que conlleva el uso de animales salvajes en el sector audiovisual y concienciar del perjuicio que se ejerce en el animal y que ha conseguido convencer a centenares de profesionales que hoy usan alternativas éticas.

Porque un rodaje con animales no empieza y termina en unas horas de plató. Un rodaje implica preparación, entrenos, viajes, aislamiento y muchas veces, lamentablemente, maltrato. No siempre es fácil apreciar el sufrimiento de un animal. Muchas veces parece gozar de buena salud en la pantalla, incluso puede aparecer contento. La verdadera problemática es, a menudo, invisible a primera vista.

¿De dónde provienen los animales salvajes utilizados en documentos audiovisuales?

La mayoría de los animales salvajes utilizados en publicidad, cine y TV han nacido en cautividad, pero en algunos casos, sobre todo en elefantes, éstos han sido capturados de su estado salvaje. Muchos animales provienen de circos, zoológicos o colecciones particulares que los alquilan para esta finalidad. Las duras condiciones tanto ambientales como psicológicas pueden causar traumas y problemas psicológicos tan graves que les marcan para el resto de sus vidas.

¿Los animales nacidos en cautividad, no están ya acostumbrados a vivir encerrados?

Todos los animales salvajes, ya sea nacidos en libertad o en cautividad, tienen una serie de necesidades biológicas y sociales que deben ser satisfechas para garantizar un mínimo bienestar. Aunque hayan nacido en cautividad, los animales salvajes no se acostumbrarán jamás a vivir encerrados en espacios reducidos y sin un enriquecimiento ambiental suficiente o apropiado para su especie. El conflicto entre sus instintos naturales y la realidad a la que son forzados a vivir los lleva a realizar comportamientos impropios de su especie como estereotipias, que son comportamientos repetidos de forma obsesiva y que indican una falta de adaptación a su entorno, en otras palabras: enloquecen.

¿Pero estos animales no están domesticados?

La domesticación es un proceso en que durante cientos de generaciones interactuando con, y siendo seleccionados por los humanos, algunas especies de animales han adquirido ciertos caracteres morfológicos, fisiológicos o de comportamiento que benefician a los humanos. En animales salvajes cómo osos, grandes felinos o elefantes, no han pasado suficientes generaciones en cautividad como para haber perdido, por ejemplo, el miedo a los humanos, y su mera presencia les angustia.

ADnimalsfree es una iniciativa de FAADA, que quiere informar de la problemática que conlleva el uso de animales salvajes en el sector audiovisual

Para que los entrenadores puedan “hacérselos más suyos”, es práctica habitual separarlos de sus madres a muy temprana edad y criarlos a biberón para intentar que hagan la impronta con el humano en vez de con sus madres reales y así les obedezcan- aunque cuando llegan a la madurez sexual estos animales suelen tornarse agresivos incluso con las personas que los han cuidado desde pequeños-.

Además, si estuvieran domesticados, no sería necesario sedarlos, extirparles las garras, precintarles la boca o cortarles los colmillos, como se hace a menudo con algunos animales salvajes. La desungulación es habitual para facilitar el manejo de grandes felinos y para reducir los riesgos para las personas. Esta práctica brutal y dolorosa de forma crónica consiste en cortarles la tercera falange de cada dedo hasta la articulación, amputando también hueso, nervios, ligamentos y tendones. También para evitar ataques, es común sedar a los animales.

¿Cómo se les entrena?

Conseguir que un animal actúe como un humano desea es un proceso largo que se realiza a puerta cerrada: lo que pasa dentro queda entre la persona que lo entrena y el animal.

La base de cualquier entrenamiento de un animal salvaje, ya sea para circos como para publicidad, tv, etc., es la de mantener a los animales en un estado constante de sumisión y miedo ante la dominancia de su entrenador. Los métodos para conseguir esto suelen implicar la violencia física acompañada de la verbal.

En el caso de los chimpancés, por ejemplo, el entreno empieza de forma paulatina a partir del primer año de vida del animal y según va creciendo, se le exigen trucos más complejos que van a requerir mayor concentración por parte del animal. Como parte del entrenamiento no se duda en utilizar métodos de todo tipo para conseguir el máximo de disciplina. La vida “útil” de muchos de los animales salvajes utilizados para el audiovisual es, por tanto, limitada a unos pocos años. Los chimpancés, por ejemplo, tienen una vida “artística” útil de unos ocho años, pero pueden vivir hasta 60, así que es fácil imaginar como pasarán la mayor parte de su vida.

123rf Limited©evghenimanci

¿Qué pasa con los animales cuando ya “no sirven” para el cine y la publicidad?

Cuando ya no son rentables, su vida se vuelve, si cabe, más miserable. Animales que han servido de reclamo para grandes empresas y multinacionales han terminado sus días recluidos en pequeñas jaulas durante años y utilizados para la reproducción, perpetuando el uso y maltrato animal, o vendidos a zoológicos u otros centros.

La falta de control de los animales salvajes en cautividad por parte de la administración pública hace que se desconozca cuántos animales y de qué especie son utilizados para el entertainment. Y todavía más difícil saber qué ocurre con ellos cuando son “jubilados”.

En el mejor de los casos, algunos de ellos, han sido rescatados por asociaciones, fundaciones, santuarios y centros de rescate privados. En España disponemos de muy pocos centros de rescate y las plazas que ofrecer a estos animales son muy pocas. Algunos de los primates beneficiados en los últimos años son:

Sara

Una chimpancé que fue separada de su madre nada más nacer. Apareció en varios programas de TV. Durante años, cada semana viajaba de Valencia al plató en Barcelona en el asiento del copiloto de un coche para aparecer disfrazada, dando palmas o bailando.

Cuando fue rescatada por la Fundación MONA sufría claustrofobia, se comportaba como una persona autista, balanceándose y golpeando su cuerpo contra la pared mientras hacía sonidos repetitivos con los labios, y mostraba graves carencias sociales. No sabía relacionarse con sus compañeros chimpancés y era agresiva con ellos. Llegó al centro con tres costillas rotas y varios dientes desviados 90º por una fractura de mandíbula.

Actualmente, sus estereotipias han disminuido y aunque disfruta de una socialización con un grupo familiar estable, sus traumas psicológicos hacen que le cueste relacionarse y a veces se muestra ausente e inestable emocionalmente.

Nico

El hermano de Sara, Nico, apareció en publicidad y en programas de televisión. Llegó a la Fundación MONA con numerosos problemas psicológicos; para llamar la atención de sus cuidadores se autolesionaba mordiéndose las manos y mutilándose nervios y tendones en el proceso.

Actualmente, tras la amputación de 4 de sus dedos y tras un proceso de deshumanización y rehabilitación, se ha recuperado física y psicológicamente y su comportamiento es cada vez más el de un chimpancé, mostrándose feliz y extrovertido.

La falta de control de los animales salvajes en cautividad por parte de la administración pública hace que se desconozca cuántos animales y de qué especie son utilizados para el entertainment

Toni

Toni es un chimpancé que fue capturado de su estado salvaje. Trabajó en circos, televisión y publicidad. Debido a las pésimas condiciones de vida, falta de atención veterinaria adecuada, espacio, ejercicio y dieta inapropiada, sufre una deformación en la espalda que le ha impedido tener un crecimiento normal.

Marco

Marco fue rescatado junto a otros siete chimpancés de un remolque de camión donde vivió durante ocho años, dentro de unas jaulas tan sucias y pequeñas que apenas podían mantenerse en pie. Algunos estaban encadenados y pasaban la mayor parte del día a oscuras. La falta de luz solar hizo que Marco padezca alopecia. La escasa alimentación y las pésimas condiciones de vida le han provocado una tremenda obsesión por la comida.

El uso de animales para promocionar marcas y entretenimiento es innecesario y cruel y desde FAADA aplaudimos y apoyamos el uso de nuevas tecnologías alternativas, eficaces, creativas y éticas. No necesitamos animales actores para realizar anuncios y películas inolvidables, porque los animales NO VENDEN.

Para más información: www.faada.org
faada

Autora: Carla Cornella, presidenta de FAADA (Fundación, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales)

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Septiembre 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here