Un vegano ético debería evitar la crueldad hacia todos los animales, y no hay duda de que matar a un ser sintiente, no importa de qué especie, solo por conveniencia y no necesidad, es un acto cruel. Algunos consideran que mosquitos o cucarachas no son seres sintientes, pero la ciencia los contradice.

Cómo tratar con mosquitos y cucarachas
123rf Limited©Sergiy Tryapitsyn

Como etólogo, no dudo que todos los insectos son sintientes, ya que tienen sentidos sofisticados para percibir su entorno, un sistema nervioso (que además incluye un cerebro y es central como el nuestro) que traduce sensaciones en experiencias positivas, neutras o negativas, y tienen la capacidad de moverse para reaccionar de acuerdo con tales experiencias.

Los sentidos de mosquitos y cucarachas

Por ejemplo, un mosquito tiene un sentido de olfato muy eficaz que le permite detectar mamíferos al oler el dióxido de carbono que emiten al respirar, y el ácido láctico en su sudor. Si es una hembra, su cerebro identifica tal olor como una experiencia positiva ya que indica la comida que necesita para producir sus huevos, así que ella decide, con coraje heroico, volar hacia el gigante mamífero y tomar una gota de su sangre, al mismo tiempo que evitar ser aplastada, o comida por cualquier depredador oportunista. Si no fuera un ser sintiente no podría hacer nada de esto. En consecuencia, discriminar a los insectos es especista, y no compatible con el veganismo ético.

Exceptuando las situaciones donde existen enfermedades en ciertas latitudes que son transmitidas a humanos a través de mosquitos (como es el caso de malaria y los mosquitos de las especies del género Anopheles), las inconveniencias que mosquitos y cucarachas causan a humanos en la mayoría de las situaciones son, en realidad, solo inconveniencias, y no merecen una sentencia de muerte. Pero pueden ser bastante irritantes y angustiosas para algunos, así que es mejor evitarlas. El reto es como hacerlo sin usar métodos letales.

La prevención es la mejor solución

La mejor manera de evitar el dilema de si matar o no a un mosquito es evitar que llegue a tu piel, en primer lugar. Cerrar puertas y ventanas antes de la puesta de sol, usar lociones o vaporizadores veganos que funcionan como repelentes, o incluso usar redes mosquiteras cubriendo la cama o el saco de dormir, son las más comunes. También se dice que los mosquitos detestan el olor de la albahaca fresca.

La mejor manera de evitar el dilema de si matar o no a un mosquito es evitar que llegue a tu piel

En el caso de cucarachas, no dejar ninguna comida o basura al descubierto cerca de los habitáculos, y mantener la casa muy limpia, tiene el mismo efecto. También se dice que el olor de las hojas de laurel las repele.

¿Pero qué hacer si nos despistamos y no pudimos evitar el encuentro? ¿Como yo, un vegano ético desde hace casi veinte años, he tratado tales encuentros?

Por lo que hace a mosquitos, en Europa el riesgo de malaria es bajo (de momento, ya que el calentamiento del planeta puede cambiar la situación). Por eso yo no los mato y si los veo en mi casa los atrapo con un vaso y los libero afuera. Si no pude evitar que entren en contacto con mi piel, entonces les dejo que me piquen, ya que no reacciono mucho. Prefiero que lo hagan y se vayan bien alimentados a que continúen volando a mi alrededor quitándome el sueño con su ruido irritante.

Por lo que se refiere a cucarachas, en el 2004 me mudé a un antiguo piso de planta baja en el sur de Londres. Cuando llegó el verano noté la aparición de unas pequeñas cucarachas marrones en la cocina (Blatella germanica). Como también tenía una población saludable de arañas caseras, pensé que tal vez ellas se encargarían de controlarlas. Sin embargo, cuando el número de encuentros comenzó a crecer en los días más cálidos, me di cuenta de que tenía que hacer algo.

En el caso de cucarachas, no dejar ninguna comida o basura al descubierto cerca de los habitáculos, y mantener la casa muy limpia

Decidí firmar este «tratado de paz» con ellas: 1) Sellar todos los agujeros y grietas en la cocina para minimizar las áreas en que podrían esconderse. 2) Nunca dejar comida o basura orgánica afuera y mantener todo lo comestible en la nevera o en recipientes cerrados. 3) Si viera una durante el día, perseguirla hasta perderla de vista. 4) Si las viera en su «reserva» (la cocina) a las horas «autorizadas» (entre las once de la noche y el amanecer), dejarlas «en paz». En invierno se fueron, pero luego el verano siguiente reaparecieron. Cuando con tiempo la población creció un poco más, tuve que intervenir. Después de probar varios métodos de «evacuación» con éxito diverso, al final lo que funcionó fue empujar con mi dedo a cada una adentro de un tarro vacío de yogur, y translocarlas fuera de la casa en unos segundos. Ya no volvieron más.

Vale la pena dedicar tiempo a encontrar maneras de convivir con cualquier ser sintiente que tiene tanto derecho a su existencia como nosotros.

Autor: Jordi Casamitjana, Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Julio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here