Sin tener un conocimiento profundo de los productos que consumimos, los veganos también podemos ser víctimas de la publicidad sin escrúpulos motivada por un impulso a vender a cualquier pecio un producto vegano que en realidad no lo es.

Cuando un producto «vegano» no es realmente vegano
123rf Limited©Dmytro Tolmachov

A menudo, los peores comerciantes piensan que usar términos imprecisos va a atraerles más consumidores, lanzando la ética por la borda. Habiendo un nuevo mercado creciente de personas que se definen como veganas, los profesionales del marketing ya han estado trabajando para explotarlo. Esto incluye calificar productos como veganos sin serlo estrictamente.

Pero, ¿Qué es un producto vegano?

La palabra «vegano» fue inventada en el 1944 por la Vegan Society en el Reino Unido, y por tanto un producto vegano es el que conforma su definición. En el 1988 finalizaron la definición de veganismo, que aún sigue en vigor: «Una filosofía y una forma de vida que busca excluir, en la medida de lo posible y practicable, todas las formas de explotación animal y crueldad hacia los animales, para la alimentación, el vestido o cualquier otro propósito; y por extensión, promueve el desarrollo y uso de alternativas libres de animales en beneficio de los seres humanos, los animales y el medio ambiente. En términos dietéticos, denota la práctica de prescindir de todos los productos derivados total o parcialmente de animales».

Por tanto, un producto es vegano si es «libre de animales» en el sentido que no deriva total o parcialmente de animales, y no se obtuvo a través de explotación o crueldad animal. Y aquí podemos identificar el primer problema. ¿Qué pasa con los productos que no tienen ningún ingrediente de origen animal, pero se obtuvieron a través de explotación animal? Si alguien los etiqueta como veganos, tal etiqueta sería errónea (la correcta en estos casos sería «a base de plantas», o en inglés plant-based). Por ejemplo, muchos vinos y cervezas no son veganas incluso si no contienen ningún producto animal, ya que durante su producción se usaron derivados de hueso o gelatinas de pescado para filtrarlos y eliminar impurezas. Otros ejemplos serían las trufas obtenidas con el uso de perros entrenados a encontrarlas, o los cosméticos sin productos animales pero probados con ellos.

Alrededor de 1877, John Harvey Kellogg desarrolló Nuttose, sustituto de carne hecho con nueces, cereales y soja

Tampoco nos podemos fiar de la información de ingredientes que leemos en las etiquetas de los productos. Por ejemplo, en los EEUU, si vemos que la etiqueta dice Dairy Free (libre de lácteos) no significa que no hay ningún producto derivado de la leche, sino que no hay ni leche, yogur o manteca (pero puede que tenga suero de leche, como yo descubrí en una margarina que me dieron durante un vuelo a América).

¿Pero qué podemos hacer los veganos si nos venden uno de estos productos diciendo que son veganos?

Podemos investigar el producto más allá de lo que nos dice el vendedor o lo que leemos en la etiqueta, y una vez hemos averiguado si el producto es ciertamente vegano, compartir la información con nuestros compañeros para ahorrarles el trabajo.

El trabajo de la Vegan Society

En las primeras décadas de la Vegan Society, tal labor fue realizada por sus fundadores. Esta asociación se centró en investigar qué productos eran adecuados para los veganos e informar a sus miembros dónde obtenerlos (en 1955, publicaron la primera «Lista comercial vegana»). En una nación de bebedores de té con leche, la producción de leche vegetal se convirtió en una prioridad. En 1956, Leslie J Cross, el sucesor de Donald Watson, el fundador más conocido de la Vegan Society, creó una asociación de leche vegana para investigar, fabricar y comercializar leche de origen vegetal. En 1965, dicha organización creó su propia empresa para producir leche vegana de soja, que más tarde se llamó Plamil (y todavía se vende).

Lo siguiente serían los sustitutos de la carne. Los chinos inventaron muchas carnes falsas cuando crearon el tofu y el seitán durante la dinastía Han (206 a. E. C. – 220 E. C.). Los indonesios inventaron el tempeh probablemente en el siglo XII. Alrededor de 1877, John Harvey Kellogg desarrolló Nuttose, sustituto de carne hecho con nueces, cereales y soja. En la década de 1960, la empresa estadounidense Archer Daniels Midland inventó la YVP (proteína vegetal texturizada).

123rf Limited©Aleksandar Varbenov

La marca comercial vegana

Sin embargo, no podíamos esperar que las asociaciones veganas y sus pioneros fabricaran todas las alternativas libres de animales, por lo que fue necesario que la Vegan Society entablara un diálogo con los productores de alimentos para persuadirlos de que, si los producían ellos mismos, tendrían ganancias económicas. Con este fin crearon la «marca comercial vegana». La marca registrada, tal como la conocemos hoy (el girasol en forma de “V”), se anunció en el 1990. El criterio para poder utilizar tal marca es que el producto final y su producción no debe incluir ningún componente de origen animal, y no debe haber sido probado en animales. Hasta la fecha, más de 18.000 productos de alrededor de 500 empresas diferentes han obtenido licencias para usar la marca de la Vegan Society.

Desde entonces, se han creado otras marcas veganas oficiales

Como el «certificado vegano», administrado por Vegan Awareness Foundation, que está permitido en productos propiedad de empresas ubicadas en los EE. UU., Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Para que un producto sea aprobado con esta certificación, no debe contener carne, pescado, aves, subproductos animales, huevos (o productos de huevo), leche (o productos lácteos), miel (o productos de abejas), insectos (o productos de insectos como la seda o tintes), o azúcar filtrado con huesos carbonizados; los productos no pueden contener ni provenir de cuero, piel, seda, plumas, plumón, hueso, cuerno, concha, lana, cachemira, cabello de borrego, angora, piel de animales, ante o mohair; los edulcorantes no pueden filtrarse ni procesarse con huesos carbonizados; los líquidos como la cerveza, el vino, el jarabe de arce y los jugos de frutas no se pueden filtrar, desespumar ni clarificar con productos de origen animal; los productos no deben haber involucrado pruebas en animales de ingredientes o productos terminados, por parte del proveedor, productor, fabricante o alguien independiente, y no pueden ser probados en el futuro; y los productos no pueden contener ningún OGM de origen animal (o genes de origen animal) en ingredientes o productos terminados.

Estar siempre alerta

Usar todas estas marcas oficiales es la mejor manera para asegurarnos de que los productos son realmente veganos, y no nos han engañado. Y si no tienen tales logos, podemos investigar y consultar con nuestros colegas (lo que con tiempo es más efectivo ya que hay más veganos investigando y más información sobre productos en Internet).

Hasta la fecha, más de 18.000 productos de alrededor de 500 empresas diferentes han obtenido licencias para usar la marca de la Vegan Society

Debemos tener cuidado con otros logos convincentes. La certificación «libre de crueldad» (con el logo del conejito saltante) que se ve a menudo en cosméticos, fue creada en 1996 por varios grupos de protección animal, y los productos que la poseen no se pueden probar en animales, pero pueden contener ingredientes de animales. Por lo tanto, esta certificación, y cualquier otro logo significando «libre de crueldad», no es garantía de que sea adecuada para veganos.

Para escoger productos veganos de verdad, escrutinio, escepticismo y diligencia son cualidades que debemos fomentar.

Autor: Jordi Casamitjana, Zoólogo especialista en comportamiento animal

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo

Bueno y Vegano, tu mensual 100% vegano
Bueno y Vegano Julio 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here